Psicología perinatal: cómo acompañar a una mujer embarazada

Depresión en el embarazo

El embarazo es, para la mayoría de las mujeres que han transitado por ese estado, el momento más trascendental de sus vidas. Una sociedad que siempre nos obliga a buscar la felicidad ha construido una imagen ideal de la mujer embarazada. Sin embargo, no es tan fácil cargar con una vida nueva que se va gestando adentro del propio cuerpo. La inconmensurable felicidad de un bebé en camino puede estar acompañada de gigantescos temores, sobre todo en madres primerizas. El cuerpo de la mujer sufre grandes cambios. Sus emociones también. Y quienes rodean a la embarazada deben contar con las herramientas necesarias para ayudarla. Esa es la incumbencia de la psicología perinatal

Los problemas que acarrea un embarazo

Reiteramos que, generalmente, las historias de embarazos hacen foco en los momentos hermosos que atesora nuestra memoria. Pero esa experiencia mágica tiene también varios aspectos que hay que saber sobrellevar.

Muchas madres se sienten solas durante los meses del embarazo. Otras experimentan  síntomas de estrés y ansiedad. Una gran parte no transita el embarazo como ese período de la vida soñado que se puede idealizar a través de las revistas o las telenovelas y películas.

Muchas veces, a la mujer embarazada le toca vivir en un entorno problemático. O tiene la mala suerte de experimentar un parto traumático. Estos factores pueden derivar en una depresión postparto.

La psicología perinatal tiene como objetivo prevenir y mejorar este tipo de situaciones complejas. Y si esto no es posible, ayudar a la gestión de las situaciones difíciles para promover una adecuada salud materno-infantil.

Miedos y temores durante el embarazo y la maternidad

Es muy común que las mujeres que afrontan un embarazo tengan muchos. “¿Todo estará bien?”, “¿Saldrá en la ecografía algo raro?”, “No me gustó la cara que puso el médico al ver los análisis”, “No me están contando toda la verdad”, son algunos de los pensamientos más comunes que ocupan la mente de una mujer embarazada.

La maternidad, efectivamente, supone un cambio radical. En cualquier persona, esta situación activa temores, inseguridades y estrés. En una situación de embarazo, todos se potencia, porque está en juego una vida nueva. Un parto prematuro o traumático; dificultades durante la lactancia o la creación del vínculo con el bebé, son situaciones complejas para enfrentar. Y más aún si lamentablemente para la felicidad de la madre, se produce un aborto natural o existen problemas para concebir por la genética materna.

Qué enfoques tiene la psicología perinatal

La psicología perinatal se encarga de preservar la salud mental de la madre. El objetivo es asegurar su bienestar, brindarle apoyo en esta etapa tan especial y elevar al máximo posible su calidad de vida. Además, esta especialidad de la psicología se ocupa de  trabajar la autoestima de la mujer con el objetivo de abordar las dificultades desde otra perspectiva.

La psicología perinatal no es solo para la embarazada: el rol familiar

Por suerte para las mujeres, el paradigma tradicional de una mujer embarazada está quedando atrás para abrir las posibilidades a las nuevas formas de familias que existen en el siglo XXI.

El caso del hombre proveedor que trabaja y tiene a su esposa en la casa para que pueda descansar todo el día en la cama en su hogar es una vieja foto en blanco y negro olvidado en algún lejano cajón.

En la actualidad, las mujeres embarazadas continúan trabajando la mayor parte del tiempo que su estado les permite. El hombre, de a poco, va entendiendo que su rol no es solamente encargarse de contratar los servicios médicos y pagarlos. Es fundamental un involucramiento emocional para acompañar a su mujer durante los nueve meses y el proceso postparto.

El caso anterior es analizable si estamos hablando de una pareja tradicional. Pero hoy existen muchos otros modelos de familias, y de eso se encarga también la psicología perinatal. Determinar los roles y obligaciones de parejas, padres, abuelas, tías, tíos, hijos y otros seres queridos alrededor de la única protagonista de esta historia de amor: la mujer embarazada.

A la mujer que gesta un bebe le afecta el proceso de embarazo más que a los demás. Es evidente, en primer lugar el gran número de cambios físicos que sufre. Y lo que no pueden ver quienes la acompañas pero deben estar atentos para advertir: los cambios hormonales y emocionales que produce un embarazo.

Los diferentes estadíos de la psicología perinatal

Apoyo antes de la concepción: No siempre es fácil quedar embarazada. Muchas parejas tienen problemas para concebir. Muchas personas se someten a tratamientos de fertilidad que generan presiones y estrés. El psicólogo perinatal trabajará con las creencias sobre tener hijos si es que, finalmente, es imposible concebirlos. Y también ayudará a superar experiencias traumáticas del pasado, como puede ser un aborto.

Apoyo durante el embarazo: las madres primerizas pueden tener miedo al parto por no haberlo vivenciado nunca. Además, los cambios físicos y psicológicos durante el embarazo les generarán mucha ansiedad. En este punto es donde la psicología perinatal puede ayudar a calmarlas y apoyarlas con distintas estrategias de relajación y respiración. Esto les ayudará a gestionar y controlar el miedo y estrés.

Apoyo después del parto: Algunas madres atraviesan partos traumáticos si el bebé no está en la posición correcta. También, aún ocurre, que en casos extremadamente complicados se utilizan fórceps. O, si después de varios intentos por la vía natural, finalmente los médicos eligen realizar una cesárea. La psicología perinatal será necesaria para evitar que estas experiencias desemboquen en una depresión postparto. De esta manera, una madre con buen estado de ánimo y con una personalidad estable podrá vincularse mejor con su hijo.

SÉ EL PRIMERO EN COMENTAR

Dejar un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*