La influencia de las drogas en nuestra sexualidad

Influencia de las drogas en sexualidad

Influencia de las drogas en sexualidad

¿Drogas y Sexo es una buena combinación? A continuación se analizará un breve test sobre el efecto de las drogas en la sexualidad, intentando desmitificar algunas creencias que sobre éstas cuestiones se ha formado gran parte de la población.

Cannabis y sexualidad

 – El consumo continuado de Cannabis está relacionado con disfunción eréctil y  reducción de esperma en los hombres: VERDADERO

La marihuana está considerada una droga perturbadora del Sistema Nervioso Central pero al igual que el alcohol tiene efectos depresores; y las consideraciones sobre sus efectos de relajación física y mental y el sentimiento de bienestar probablemente provengan del mismo tipo de desinhibición que la producida por el alcohol. Quizás por esto, algunas personas hablan de la utilidad de la marihuana para enfrentarse a la ansiedad asociada a situaciones relacionadas con la conducta sexual. La desinhibición permite obviar los prejuicios sociales y los tabúes personales.

Pero es cierto que el consumo continuado de Cannabis está relacionado con disfunción eréctil, inhibición en la producción de la testosterona y reducción de esperma en los hombres. También contribuye a un mayor número de espermatozoides anómalos y a un desinterés hacia el sexo.

En las mujeres suprime la ovulación y puede alterar el ciclo menstrual. Además puede producir alteraciones hormonales, aunque pueden ser reversibles; y  disminuye la lubricación vaginal, lo que en ocasiones hace el coito más doloroso.

A largo plazo puede llevar a una falta de interés sexual tanto en hombres como en mujeres e incluso a la esterilidad. Produce desinterés y dificultad para llegar al orgasmo.

El alcohol y la sexualidad

 -El alcohol produce orgasmos más intensos: FALSO

El alcohol en pequeñas dosis nos puede hacer sentir más desinhibidos pero a medida que se incrementa el consumo y después de la fase inicial de euforia, disminuye el funcionamiento del cerebro y por tanto el control que ejercemos sobre nosotros mismos desaparece.

alcohol y sexualidad

En las mujeres produce menor lubricación vaginal, dificultad para alcanzar el orgasmo y orgasmos menos intensos.

En los hombres se encuentran dificultades para lograr la erección o una bajada rápida de ésta, impidiendo la penetración. También se da dificultad para alcanzar el orgasmo, para eyacular y orgasmos menos intensos.

Además provoca pérdida del interés sexual en ambos sexos y anorgasmia. Por todo esto podemos concluir que el alcohol es un célebre enemigo de la sexualidad.

Cocaína y sexualidad

– La cocaína consumida habitualmente produce cuadros severos de impotencia sexual y disfunción del deseo: VERDADERO

La cocaína, es quizás una de las sustancias que tiene más fama de ser capaz de aumentar la excitación y la respuesta sexual. Pero, si bien es cierto que se cita con frecuencia a la cocaína como un fuerte estimulante sexual, también se sabe que provoca disfunciones sexuales.

Influencia de la cocaina en la sexualidad

En el trabajo de Kolodny se observa que el 17% de los 168 cocainómanos de su muestra presentaban disfunciones eréctiles cuando consumían coca, y el 4% había padecido priapismo  (erección mantenida y dolorosa), al menos una vez inmediatamente después de consumirla.

Otros autores confirman la aparición de disfunciones eréctiles en el hombre, así como un importante disminución en el interés sexual; lo que puede provocar a su vez impotencia situacional.

La cocaína, en cuanto que estimula el sistema nervioso central, puede facilitar una transmisión más eficiente de los mensajes nerviosos. Sus efectos eufóricos pueden cambiar la percepción de uno mismo y de las propias experiencias o interacciones sexuales. Pero, por otra parte, tras los  momentos de euforia aparece la caída a momentos de depresión.

– Frotar la punta del clítoris con coca aumenta la sensibilidad y excitación sexual de la mujer: FALSO

El que algunos consumidores utilicen y crean que frotar la punta del clítoris con cocaína aumenta la sensibilidad y excitación sexual de la mujer es sorprendente dado el hecho de que la cocaína, en medicina, se usa como un potente anestésico local.

Alucinógenos y sexualidad

 – El LSD hace que se experimenten sensaciones más intensas y prolongadas, aunque raramente potencian el deseo sexual: VERDADERO

El LSD como droga alucinógena, acentúa, acelera, prolonga y, en dosis elevadas distorsiona los procesos perceptivos y las sensaciones asociadas a los mismos. Sin embargo, su consumo puede ser inhibidor del deseo provocando dificultades de erección en los hombres y falta de lubricación en las mujeres.

 – Él éxtasis intensifica la respuesta sexual: FALSO

El éxtasis es una conocida droga usada con fines presuntamente placenteros y eróticos. Estructuralmente está emparentada con un estimulante, la anfetamina, y con un alucinógeno, la mescalina. Su efecto se debería a la liberación y recaptación de las aminas de cerebro, particularmente la serotonina y la dopamina. Estas aminas biógenas que produce nuestro organismo son las responsables de la modulación del deseo, la excitación, la erección y el orgasmo.

El éxtasis ocasiona un aumento en la liberación de la serotonina y a corto plazo ocasiona problemas neuronales, disminución de la líbido y de la respuesta sexual en general. Tanto el éxtasis, las anfetaminas o la cocaína, después de su acción estimulante acarrean un cierto efecto depresivo, especialmente si su uso continuo. Así, son comunes episodios de insomnio, ansiedad, excitación psicomotriz y cuadros de impotencia y anorgasmia.

La transmisión central dopaminérgica, facilita el deseo sexual y la satisfacción, mientras la actividad serotoninérgica es inhibidora de la erección y de la posibilidad de lograr el orgasmo.

La conclusión es que drogas estimulantes como la cocaína, las anfetaminas y el éxtasis van generando cuadros de intoxicación crónica que terminan por derrumbar el deseo, la erección, el orgasmo y a la persona en su totalidad.

Bibliografía

Helen Singer Kaplan. La nueva terapia sexual. Editorial: Alianza

Brannon, L y Feist, J (2001). Psicología de la Salud. Paraninfo

Sobre Cristina Prieto 12 Artículos
Soy Psicóloga Sanitaria y Sexóloga Clínica. Me dedico a la evaluación, asesoramiento y tratamiento psicológico, sexual y de pareja en una consulta privada en Majadahonda (Madrid) además de atender a domicilio. Así mismo me desempeño en el área educativa como docente, impartiendo talleres de educación sexual y prevención de violencia de género. Para más información, puedes visitar mi página web: www.cristinaprietopsicologia.com

1 Trackback / Pingback

  1. Cocaína: consumo y efectos - El Poder de la Mente El Poder de la Mente

Deja un comentario