Trastornos de personalidad (1)

Un trastorno de personalidad es un patrón perdurable de experiencia y comportamiento que difiere en gran medida de las expectativas de la cultura del individuo. Un trastorno de personalidad se manifiesta generalmente en más de una de las siguientes áreas: cognición (en cómo piensa una persona), afectividad (en cómo se siente), funcionamiento interpersonal (en cómo se lleva con otros) o en su control de los impulsos. El patrón es rígido y se exhibe a lo largo de una variedad de situaciones, llevando a la angustia o a problemas en áreas importantes de la vida, como el trabajo o las relaciones.

El patrón de comportamiento que define el trastorno de personalidad de manera típica tiene una historia larga en la vida de la persona y con frecuencia puede ser rastreado hasta manifestaciones en la adolescencia o incluso en la niñez. Para ser clasificado como un trastorno de personalidad, el patrón no debe ser resultado de abuso de drogas, medicación o una condición médica.

Variedades de trastornos de personalidad

El DSM-IV (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders) enumera diez trastornos de personalidad. Éstos, a su vez, se reparten en tres grupos.

  • Núcleo errático: las personas que son diagnosticadas con trastornos que pertenecen al grupo errático tienden a tener problemas con el control emocional y dificultades específicas para llevarse bien con otros. Las personas con uno de estos trastornos frecuentemente parecen dramáticas y emocionales y son impredecibles. Este grupo consiste en cuatro trastornos de personalidad: antisocial, limítrofe, histriónica y narcisista.
  • Núcleo excéntrico: este grupo de trastornos de personalidad contiene rasgos que se combinan para hacer a las personas incómodas desde el punto de vista social y diferentes por completo. La mayor parte de la excentricidad de estos trastornos tiene que ver con la forma en que la persona interactúa con otros. Este grupo está formado por los trastornos de personalidad esquizoide, esquizotípico y paranoide.
  • Núcleo ansioso: consiste en patrones de comportamiento dirigidos a evitar la ansiedad. Los trastornos de este núcleo ilustran la paradoja neurótica: aunque un patrón de comportamiento resuelve de manera exitosa un problema para la persona, puede crear otro problema de igual o mayor gravedad. Este núcleo engloba los trastornos evitativo, dependiente y obsesivo-compulsivo.

En próximas entradas del blog desarrollaremos cada uno de los diez trastornos de personalidad que hemos mencionado.

Sobre Mario Cabrejas 25 Artículos
Psicólogo Sanitario, Nº Colegiado MU03102. Actualmente curso un Máster en Psicología del Trabajo. Tengo experiencia en selección de personal y mediación en conflictos laborales. Durante 4 años he realizado tareas de Asistente de Investigación y Docencia en el Departamento de Psicología Básica de la Universidad de Murcia. Estoy formado en Psicología Jurídica y he colaborado con la Unidad de Psicología y Psiquiatría Forense perteneciente al Servicio Externo de Ciencias y Técnicas Forenses de la Universidad de Murcia.

2 Trackbacks / Pingbacks

  1. Trastornos de personalidad (2) « El poder de la mente
  2. Trastorno paranoide de la personalidad « El poder de la mente

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*