Respuesta al ministro de educación Wert, quien aconseja estudiar sin vocación

El ministro de educación de España, José Ignacio Wert, hace unos días, aconsejó a los estudiantes que eligieran sus estudios pensando en términos de empleabilidad, siendo secundario lo que les gustara o les motivara estudiar, primando la remuneración a la vocación.

Este mensaje del ministro de educación de España refleja el estado en el que se encuentra la educación actualmente en nuestro país, seguramente tenga mucho sentido el hecho de pensar así: escoger dedicarse a algo que tenga futuro y “asegure” un puesto de empleo, sin importar que te guste más o menos lo que haces, dándole una mayor importancia a la “seguridad” de poder estar trabajando, de esta manera aspirar a disponer de autonomía e independencia económica, “solventando” la crisis en la que nos vemos envueltos.

Qué nos dice la realidad:

Este mensaje de dar prioridad a poder llegar disponer de un empleo, sin dar importancia a pensar en qué es lo que te gusta, y cuál es tu vocación, tiene algunos matices que pueden estar equivocados, y en consecuencia es importante considerar. El hecho de realizar unos estudios supone un esfuerzo para la mayoría de las personas a tener en cuenta en gran medida, tanto económicamente como a lo que se refiere a la constancia, tiempo y dedicación que es necesario emplear.

Son duros años dedicados de vida para lograr dedicarte algún día a lo que te motiva. Sin embargo invirtiendo tu tiempo en estudiar algo que supuestamente tiene más salidas, y hay mayor empleo, en primer lugar, hay que disponer de una capacidad elevada para estar estudiando y dedicarle tanto tiempo a algo que no te interesa, en segundo lugar, al no ser vocacional es muy probable que todo ese tiempo invertido acabe en frustración, y en tercer lugar, en el caso de llegar a ser profesional y dedicarte a ello, subsistirás, sí, pero a cambio de qué:  renunciando a tu alegría, tu ilusión, tu pasión por aquello que te gusta, tu dedicación, invertir el tiempo en algo que te motiva, crear proyectos importantes, y llegar a aspirar a ser un buen profesional capacitado, entregado y competente. ¿Realmente merece la pena?, renunciar a todo eso, por hacer una carrera que NO te va asegurar un puesto de trabajo, simplemente vas a tener más probabilidades, y por lo tanto NO vas a tener garantizada la autonomía y la independencia económica, y por supuesto, NO vas a poder solventar el mal momento y la situación por la que esté pasando el país.

Profesion-Feliz

Qué nos asegura estudiar lo que nos gusta:

Evidentemente no va a ser un camino de rosas, la dedicación el tiempo y la constancia, son esenciales, para llegar a conseguir lo que uno pretende, incluso es más importante que la capacidad. Lo que sucede es que cuando estamos motivados haciendo algo que nos gusta, y por lo tanto nos interesa, el esfuerzo empleado se vuelve menos agrio, menos frustrante, y se torna más satisfactorio y entretenido. A esto se le llama “motivación intrínseca” esta energía es la necesaria para poder ofrecer todo el potencial acerca de algo, mediante la creatividad y la pasión, que permite realizar un gran esfuerzo sin que resulte agonizante.

La profesión a la que te dediques será en la que tengas que pasar una parte muy importante de tu vida, es por ello que conviene encontrar aquello que te produzca una mayor satisfacción, no importa la profesión, todas ellas son igual de dignas. Pero sobre todo asegúrate de qué es lo que más te motiva, y adelante, hazlo.

Si haces lo que te gusta eso se notará en tu labor, el aprendizaje que obtengas será mayor, y las posibilidades de emprender nuevas alternativas en el sector al que te dediques se irán multiplicando, de tal manera que acabarás encontrando el trabajo adecuado, por supuesto, una vez más, con esfuerzo para encontrarlo allá donde se encuentre. Estos esfuerzos hacia lo que uno quiere conseguir serán recompensados, con una mayor satisfacción, alegría y calidad de vida, sintiéndote realizado, que en definitiva, es lo que más importa.

Ánimo y fuerza.

Este vídeo enfoca muy bien el mensaje que hemos tratado.

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=4SwHkknRLZM]

A continuación una parte del poema de Miguel Hernández “Llamo a la juventud” que transmite muy bien la situación de los jóvenes en la época actual:

Sangre que no se desborda,
juventud que no se atreve,
ni es sangre, ni es juventud,
ni relucen, ni florecen.
Cuerpos que nacen vencidos,
vencidos y grises mueren:
vienen con la edad de un siglo,
y son viejos cuando vienen.

La juventud siempre empuja,
la juventud siempre vence,
y la salvación de España
de su juventud depende.

Recomendado

Sobre Rafa Aragón 269 Artículos
Autor/Redactor del blog Psiqueviva. Psicólogo y sexólogo con número de colegiado: AO09281. Ilusionado por transmitir conocimientos sobre psicología, así como de promover hábitos saludables a través de las ciencias de la salud en general. Colaborador articulista en páginas como E- ciencia, La mente es maravillosa y marketing4ecommerce.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*