Cuáles son las diferentes psicoterapias

Psicoterapia grupal

La psicología nace como una rama de la filosofía que se encargaba del estudio del alma (psyche: alma, logos: conocimiento). En un principio, eran médicos (en su mayoría neurólogos y fisiólogos) que buscaban tratamiento a las patologías mentales de la época, para las cuales las terapias médicas convencionales no surtían efecto en los pacientes.

A partir de determinado momento (en la Modernidad), se consideró que sólo se podía dar credibilidad a terapias y tratamientos que respondieran al método científico. Se buscaba evitar las malas prácticas, muchas ligadas a fenómenos sobrenaturales, prácticas mágicas de chamanes o charlatanería en muchos otros casos.

¿A qué nos referimos con el método científico? A las prácticas que pueden ser replicadas y comunicables para que la investigación empírica constate su solidez, eficacia y eficiencia; y así dar credibilidad a las mismas.

Y así, se comenzaron a realizar experimentos más rigurosos y controlados. Wilheim Wundt (1832-1920) fue el precursor de la “psicología científica”. En el laboratorio se dedicaba al estudio científico de la mente y los constituyentes del pensamiento para poder comprenderlos. Esta psicología experimentalista, tenía como objetivo la medición y la experimentación de los fenómenos de la mente.

El estudio de los fenómenos de la mente derivó en el desarrollo de terapias (psicoterapias) para el tratamiento de sus patologías. Psicoanálisis, psicología cognitiva, psicología humanista, psicodrama ¿cuál  es la diferencia de estas ramas de la Psicología?

 La magia de la palabra, el poder de curar

El psicoanálisis de Sigmund Freud fue la primera psicoterapia en utilizar la palabra como cura de los trastornos. Su psicología profunda se aleja de las demostraciones en base al método experimental, enfocándose en el inconsciente y en el estudio de las situaciones traumáticas que son fuente de conflicto.

Terapias Conductuales

En este caso, ya no hay un centramiento en los conflictos inconscientes y recuerdos reprimidos, sino que investigan los determinantes de la conducta. Para ello desarrollan técnicas que apuntan a desaprender conductas o malos hábitos.

Psicodrama

Es una terapia grupal que consiste en teatralizar los conflictos que cada uno vive. Mediante la escenificación de los problemas planteados, se ayuda a resolverlos (trabajo de psicoanálisis). Levy Moreno fue el creador de esta técnica.

Ahora, frente a la variedad de terapias, ¿existe alguna mejor que otra?, ¿cómo saber elegir la terapia adecuada frente a la diversidad que existe en la actualidad?

La psicoterapia busca reestablecer en los pacientes su bienestar anímico; y son múltiples causas las que llevan a los sujetos a consultar al psicólogo. Padecimientos de diversa índole, crisis vitales, asesoramiento para mejorar la relación de pareja…La terapia también puede ser una herramienta para el desarrollo personal. En términos generales, los psicoterapeutas intervienen sobre el sufrimiento psíquico propio del ser humano, buscando el logro de la autonomía del sujeto.

Crisis vitales, inevitables en el ser humano, nos confrontan y nos llaman a una reflexión profunda… pero, ¿cómo elijo a mi terapeuta? ¿Qué tratamiento es el más adecuado para mi padecimiento?

Como mencionamos anteriormente, las terapias deben tener basamento científico y aval empírico. El campo psi es muy amplio, pudiendo el psicólogo especializarse en una gran variedad de terapias. Es importante que el psicoterapeuta tenga los conocimientos teóricos y la experiencia necesaria para el abordaje de los tratamientos.

También no podemos olvidar mencionar la posición ética que debería encontrarse en cada profesional de la salud mental. Para ello nos enfocaremos en el consentimiento informado.

Consentimiento informado

Nos referimos al acuerdo que se realiza entre psicoterapeuta y paciente de realizar el tratamiento. A través de éste, el paciente entiende y acuerda realizarlo. Asimismo, el profesional está obligado éticamente a informar el diagnóstico y los síntomas asociados, utilizando un lenguaje comprensible para el paciente. Mencionará las alternativas de tratamiento con sus riesgos y beneficios. De esta manera, el paciente ya informado, podrá decidir el tratamiento a seguir. En el caso de menores de edad o en caso de no estar capacitado para tomar decisiones, el consentimiento lo hará un adulto (tutor) a cargo. El consentimiento informado, más allá de la cuestión ética que conlleva, genera mayor simetría en la relación terapeuta-paciente (evitando el abuso de poder).

¿Cómo estimar la duración de un tratamiento? Podrían ser 20 sesiones (tratamiento breve) o largos meses, dependerá de cada individuo, y del caso puntual por el que se consulta.

En los últimos años ha crecido la cantidad de usos (y abusos) de medicamentos para el tratamiento de patologías mentales, que merece largos y profundos debates acerca de sus alcances, beneficios y consecuencias no deseadas.

A nivel mundial, ha aumentado la toma de antidepresivos en los jóvenes y adolescentes, inclusive en niños pequeños. Nos preguntamos entonces, ¿qué ha pasado que se incrementa la demanda de tratamientos farmacológicos? ¿Es propio del contexto en el cual estamos viviendo? Sociedades que enferman o individuos con menor capacidad de afrontamiento, menores recursos psíquicos para hacer frente a la cantidad de estímulos que nos invaden…?

SÉ EL PRIMERO EN COMENTAR

Dejar un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*