Como ayudar a alguien que tiene depresión

depresion

En pleno XXI la depresión continúa siendo esa sombra gris que sólo somos capaces de comprender del todo si nos ha acompañado alguna vez. Este artículo tiene objetivo qué si conoces a alguien que la está sufriendo, puedas ayudarle mejor.

La depresión paraliza, y no sólo a la persona que la padece, si no también al entorno que no sabe que hacer. La frustración e impotencia que sentimos con ese “no sé que hacer”, a menudo y sin pretenderlo, se la colocamos a la persona enferma haciéndole responsable de no ser capaz de revertir la situación en la que se encuentra.

Voy a exponer algunos de los puntos que como psicólogo me encuentro con más frecuencia en consulta cuando trabajo con personas con depresión y sus allegados.

 

1.Culpar por no hacer

Imagina que estas atrapad/a en arenas movedizas e intentas decirle a tus músculos que reaccionen y se muevan para salir, pero estos nos responden.

Esta podría ser una buena metáfora de lo que le ocurre a una persona con depresión, en su fuero interno quiere cambiar la situación y dejar de sentirse como se siente, pero no puede, la “maquina” que llevamos dentro encargada de insuflar energía, ilusión y motivación se encuentra averiada cuando sufrimos depresión.

Dos síntomas característicos son la apatía y la anhedonia, responsables de la inacción de la persona que sufre depresión.

Por tanto, los cambios o acciones que debemos pedirle a una persona con depresión son mínimos, y varían en función del nivel de gravedad de la misma. A veces debemos comenzar por lo más básico y ocuparnos de necesidades básicas del autocuidado como son la higiente, la alimentación, el sueño, étc.

 

2.No buscar grandes soluciones

Las personas que tienen depresión sienten que se repiten mucho y esta es una de las principales razones por la que dejan de expresar lo que sienten y progresivamente se van aislando, lo cual empeora notoriamente el trastorno.

Un cerebro deprimido, además de apagado, es un cerebro en bucle, que piensa y piensa las mismas cosas una y otra vez. Uno de los errores que solemos cometer es tratar de dar respuestas a la persona que sufre depresión cada vez que nos cuenta sus pensamientos.

Al principio lo solemos hacer pensando que estamos ayudando, después, cansados de que nada cambie, dejamos de estar receptivos y de escuchar.

Salir de una depresión es como construir un castillo de naipes, debemos ir recuperando la sensación de control, autonomía y satisfacción para poder llegar a la cúspide.

 

3.Ayudar no es resolver

Como psicoterapeuta esta es una de las cuestiones que más tengo que trabajar con las familias y el entorno.

Ayudar no es resolver los problemas ni dar soluciones. Ayudar es escuchar, acompañar, distraer y proporcionar buenos momentos. De lo contrario, nos agotaremos, nos rendiremos y acaremos culpando a la persona de no mejorar.

 

4.Olvidarnos de la persona

En ocasiones cuando llevamos mucho tiempo al lado con alguien que sufre depresión, comenzamos a ver solo el trastorno y dejamos de ver a la persona. Le dejamos de preguntar por otras cuestiones de su vida o de tratarla como a una persona normal.

Es importante comentar que una de las formas de salir de la depresión es conseguir que la persona vaya recuperando la sensación de ser como ha sido siempre y que puedan volver a reconectar consigo misma.

Inclusoun exceso de compasión puede ser perjudicial. Debemos tratar a la persona como le hemos tratado siempre, adaptándonos a sus circunstancias actuales, ya que sino le estamos confirmando su creencia.

 

5.Sentir en vez de pensar

Como comentaba anteriormente, nuestra labor como cuidadores no es resolver. Cuando buscamos soluciones estamos pensando, sin embargo, lo mejor que le puede suceder a la persona que padece depresión es tener un buen momento, reírse y sobre todo, recuperar la sensación de que su compañía es agradable para los demás y que aunque tenga depresión también puede aportar cosas buenas.

 

6.Tener paciencia

La depresión a veces es como una curva, la persona ha perdido algo, y necesita tocar antes de poder volver a la normalidad. Debemos dar tiempo. Tenemos derecho a rendirnos y a renunciar a la vida durante un tiempo.

 

Espero que este artículo te haya ayudado y no te haya hecho sentir culpable. No son asuntos sencillos y duele mucho ver a alguien que queremos así.

Si tuviera que decir cual es la pauta más importante para ayudar a alguien que tiene depresión, sería que nosotros como cuidadores gestionemos nuestra propia impotencia.

 

Alejandro Vera – Experto en psicología  y nutrición

SÉ EL PRIMERO EN COMENTAR

Dejar un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.