Saltar al contenido

La realidad del Punto G

20 septiembre, 2020

El Punto G está denominado así por el descubrimiento en los años 40 del siglo pasado que hizo el ginecólogo alemán Ernst Gräfenberg, del que se tomó su inicial. En este fantástico documental se presentan las investigaciones realizadas en la actualidad acerca del punto G. Se desmonta la famosa tesis de la genetista y psicóloga Andrea Burri, quien fue portada en 2009 de los diarios internacionales de medio mundo, concluyendo que el punto G no existía.

Punto-G

Resolviendo muchas de las polémicas y mitos asociados al Punto G, se demuestra mediante las investigaciones llevadas a cabo como la tesis de Andrea Burri estaba equivocada. Encontrando y detallando pruebas incuestionables de que el punto G existe como una evidencia científica, y de que incluso es posible la eyaculación femenina.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Digital Inspiration S.L. .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios Digital Inspiration S.L..
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Comentarios (3)

Amosaver….. aquí hay algún error de bulto. Lo del puntico de la G no pudo ser obra del Gräfenberg ese. Fue cosa de la Sra. Andrea Gurri esa (la que se cita). E…pour quoi? Porque, ¿quién, sino una mujer se puede inventar, perdón, descubrir, algo que no sabe lo que es, no sabe donde está, ni como funciona, pero… es tan importante que si no se le pone en funcionamiento no es feliz? Y….halehoop! Para que la Sra. Andrea sea inmensamente feliz es necesario que su Gregorio le busque, le encuentre y le haga cosquillas a ese puntico que ni ella misma sabe que es ni donde está. Y si no funciona… pues la culpa es del Gregorio! Y mira por donde, las culpas a otro, y yo suspiro de resignación, media vuelta en la cama y a soñar con el Sr. Grey, que con sus cincuenta sombras seguro que me encontraba los puntos G, los F, y unos cuantos más que seguro que existen. Y mi Gregorio…que pruebe con los solitarios.
Por cierto…¿alguien ha leído Las 50 sombras de Gregorio? Que ese libro también existe.

Responder

…y lo de la «eyaculación femenina»… ¿no será que «se le escapa el puntico»?

Responder