Los tipos de emociones que existen

Tipos de emociones

Desde siempre la psicología se ha interesado por los tipos de emociones, debido a que éstas intervienen en el pensamiento, la conducta e inclusive en la salud mental. De ahí que el concepto de inteligencia emocional ha venido abriéndose cancha en las últimas décadas y términos como gestión emocional, validación emocional o regulación emocional resultan cada vez más familiares.

Está más que demostrado que la inteligencia emocional contribuye a mejorar el bienestar y el rendimiento. En este post se hablará acerca de las emociones y cómo están clasificadas estas manifestaciones humanas.

Qué son las emociones

Es casi imposible enumerar los teóricos que han intentado dar la explicación exacta de qué son las emociones. Por ejemplo para el psicólogo David G. Meyers, las mismas se componen por “arousal fisiológico, experiencia consciente y comportamiento expresivo”.

En los tiempos que corren, es aceptable concebir que las emociones se originan en el sistema límbico y que estos complejos estados tienen los siguientes tres componentes:

  • Fisiológicos: son involuntarios y constituyen la primera reacción ante un estímulo; aumenta la respiración, se dan cambios a nivel hormonal, entre otros.
  • Cognitivos: es la información procesada consciente e inconsciente. Tienen influencia en la experiencia subjetiva.
  • Conductuales: causan un cambio en el comportamiento, por ejemplo los gestos de la cara o el movimiento corporal.

Teorías de las emociones

Desde hace décadas han venido formulándose varias teorías acerca de las emociones. Pero las más resaltantes pueden clasificarse de tres maneras:

  • Teorías fisiológicas: plantean que son las respuestas intracorporales las responsables de las emociones.
  • Teorías neurológicas: afirman que es la actividad en el cerebro la que conduce a respuestas emocionales.
  • Teorías cognitivas: exponen que actividades mentales y pensamientos tienen la responsabilidad en la formación de las emociones.

Tipos de emociones que existen

Existen diversos tipos de emociones, seguidamente se encontrará una lista con una pequeña explicación de cada una de ellas. Es importante señalara que no se trata de una clasificación definitiva, puesto ninguna plasmará en su totalidad cómo se agrupan y relacionan entre sí.

1.      Emociones primarias o básicas

Conocidas también como básicas, las emociones primarias son las que se experimentan como respuesta frente a un estímulo. Paul Ekman, afirmó que son 6 las emociones básicas: felicidad, tristeza, sorpresa, miedo, asco, e ira. Cada una de ellas representa procesos de adaptación y, teóricamente, existen en todo ser humano, sin importar la cultura en la que se desarrolló. Aunque muchas investigaciones concluyen que son sólo 4.

2.      Emociones secundarias

Son el grupo que les siguen a las anteriores. Explicándolo mejor, cuando se experimenta la emoción primaria de miedo luego pueden sentirse emociones secundarias de enfado o amenaza, dependiendo, de la situación que se esté suscitando. Por lo general, son motivadas por normas sociales y morales.

3.      Emociones positivas

Conforme al grado en que afectan el comportamiento del individuo, los tipos de emociones pueden ser tanto positivas o negativas. Las primeras conocidas también como emociones saludables, ya que afectan positivamente al bienestar de quien las siente, favoreciendo su forma de pensar, razonar y actuar. Por ejemplo, la satisfacción, gratitud o alegría provocan actitud positiva y hacen sentir experiencias que contribuyen a sentirse bien.

4.      Emociones negativas

En contraposición a las anteriores, estas afectan negativamente el bienestar de las personas. Conocidas además como emociones tóxicas, suelen provocar las ansias de evadirlas o evitarlas; ejemplos claros de ellas son el miedo o la tristeza.

Sin embargo, se debe considerar que en pequeñas cantidades e intensidad relativa baja, estas emociones no son perjudiciales, tanto así que forman parte del proceso de aprendizaje, ayudándole a la memoria emocional a recordar las consecuencias de determinadas conductas o la exposición a ciertos contextos.

5.      Emociones ambiguas

Denominadas emociones neutras, no provocan ni emociones positivas ni negativas, ni saludables ni no saludables. Ejemplo evidente es la sorpresa, que no hace sentir ni bien ni mal.

El hecho de que el humano pueda experimentar estos tipos de emociones aclara la complejidad del propio ser y que las experiencias pueden presentan distintos matices.

6.      Emociones estáticas

Algunos autores hacen referencia de estas emociones como aquellas que se producen gracias a diferentes manifestaciones artísticas, por ejemplo: la pintura o la música.  Es por ellas que al oír una canción es posible sentirse muy feliz o muy triste, aunque esa sensación sería cualitativamente distinta a la felicidad o tristeza experimentada ante cualquier otra experiencia, puesto que se vive en un contexto artístico, influido por atribuciones y símbolos acerca de las intenciones del autor.

7.      Emociones sociales

A diferencia de los que se pueda pensar, las emociones sociales hacen referencia a aquellas culturalmente aprendidas, sino más bien es necesario que exista otra persona presente para que puedan aflorar. Muestra de ellas son la venganza, orgullo, gratitud o admiración. En síntesis son emociones que se sienten respecto a otros individuos.

8.      Emociones instrumentales

Se refieren a aquellas que tienen como meta o propósito la manipulación o el objetivo de conseguir algo. Son confusas de reconocer debido a que pueden parecer naturales. No obstante, son emociones forzadas que esconden una intención. Ocasionalmente, son producto de la auto-sugestión, es decir, de someterse voluntariamente a ciertos contextos para hacer que parte de esa emoción tiña la forma de comportarse.

La importancia de la educación emocional

Muchas veces no se cae en cuenta de la importancia que tiene la educación emocional. Por ejemplo en las escuelas, se está más preocupado por enseñar a ser buenos profesionales, y se aparta el convertir a la persona en un ser inteligente emocionalmente sano. Se ha demostrado que inteligencia emocional es una herramienta elemental para la salud mental e innegablemente, una manera de empoderar al individuo ante la vida, convirtiéndolos en personas mucho más preparadas para lidiar con el día a día.

Daniel Goleman fue el precursor de ese término que se hizo tan famoso, y desde entonces muchas investigaciones han afirmado que la inteligencia emocional es positiva tanto para la vida cotidiana, como para el trabajo, deporte e inclusive educación, por ser de gran eficacia y aportar cantidad de beneficios para el rendimiento.

Según Goleman,  la inteligencia emocional se compone de:

  • Autoconocimiento emocional
  • Automotivación
  • Autocontrol emocional
  • Relaciones interpersonales
  • Reconocimiento de las emociones de los demás

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*