Técnicas para el control de las emociones

Emociones

En un mundo en el que estamos sometidos a continuas presiones y en donde los continuos estímulos externos pueden dejarnos los sentimientos a flor de piel, es necesario aprender a controlar nuestras emociones. Un buen uso de ellas se puede convertir en una herramienta infalible en nuestro día a día;  una mala gestión, en cambio, nos puede llevar a fracasar en muchos aspectos de nuestro día a día incluso en el profesional.

Por eso, aprender a gestionar nuestras emociones se convierte en una asignatura imprescindible para salir airoso en cualquier situación. Aquí os presentamos algunas sencillas y prácticas técnicas que podéis tener como manual de cabecera.

Gestionar para ganar

Las emociones no son malas, pero la falta de gestión de las mismas nos puede llevar a tomar decisiones erróneas o precipitarnos. Por esto es imprescindible aprender a controlarlas y poder adaptarlas a la situación que vivimos. El poker es un juego de estrategia con el que podemos aprender a regular los sentimientos.

En este juego se puede pasar por mucho tipos de emociones diferentes: ira, tristeza, alegría, miedo, desesperación, euforia… Y un mal control nos puede hacer perder la partida. Por esta razón, aquel que aprender a gestionar cada una de las emociones es el que se proclamará ganador.

Gestionar para crear

Otra manera de gestionar de forma positiva aquellas emociones negativas, es la de convertirlas en algo creativo. Todas las emociones nos pueden llevar a crear algo: mientras la tristeza nos ayuda a desarrollar actitudes más críticas, la alegría nos hace más originales. Debemos aprender a canalizar la emoción para convertirla en algo nuevo y original.

La pintura, la música, la danza, en definitiva, la práctica de cualquier arte, nos puede ayudar a transformar un sentimiento negativo en una creación salida del inconsciente. No hay nada más reconfortante que ver como algo que te duele lo conviertes en algo hermoso.

Entra las nuevas formas de expresión artística, hay una nueva corriente en danza denominada biodanza que utiliza los sentimientos que pueden provocarte la música y el movimiento para conectar con uno mismo. El objetivo es encontrarte con tus propias emociones para poder expresarlas y cambiar las negativas, por otras que te ayuden a crear lazos afectivos.

Detención del pensamiento

Se trata de una técnica utilizada en psicología para ayudar a resolver los conflictos causados por emociones negativas como pueden ser la ira, la culpabilidad o la ansiedad. El objetivo de esta técnica el de detener el pensamiento negativo que te está causando la sensación de malestar y cambiarlo por otro positivo.

Por ejemplo, si nos descubriéramos a nosotros mismos diciendo cosas como “seguro que lo hace a posta”, deberemos cambiar la frase por otra como “seguro que todavía no se ha dado cuenta” o, si nuestro pensamiento recurrente es “soy un desastre”, seguro que encontramos razones para llegar a decir “hay cosas que hago bien pero hay otras muchas que hago fenomenal”.

pensamientos-diferentes

La simulación

Esta técnica es perfecta para aquellos a los que la emoción negativa se la provoca una situación en concreto. Para ello la técnica más sencilla es la de la simulación mental, que consiste en imaginarte una y otra vez la situación que te incomoda y por la que vas a pasar, como por ejemplo una entrevista de trabajo, una conferencia o una reunión laboral.

De hecho, si hablamos de entrevistas de trabajo, ya hay simuladores hechos con la única intención de ayudarte a practicar la situación. Para otro tipo de situaciones se recomienda que puedas simularlo pidiendo ayuda a otras personas cercanas o, que repitas mentalmente una y otra vez, qué es lo que vas a decir en esa temida reunión hasta que te sientas totalmente seguro.

Cambiar la respuesta

Las emociones también se reflejan con una respuesta fisiológica. Las más negativas pueden llegar a mostrarse de forma alarmante con una fuerte taquicardia o falta de respiración; algunos cuadros graves de ansiedad pueden convertirse en un trastorno de conversión, revelándose en forma de ceguera.

Algunas de las soluciones que encontramos para aplacar nuestras emociones pueden ser muy positivas, como practicar ejercicios, controlar la respiración o, distraernos. Otras, en cambio, pueden tener consecuencias negativas, como intentar evitar las situaciones que nos estresan, lo que podría llevarnos al aislamiento o, intentar reprimir nuestros sentimientos, lo que nos conduciría a la larga a tener peores síntomas fisiológicos.

Es imprescindible encontrar formas positivas de cambiar la respuesta fisiológica, ya que nos ayudará a cambiar la emocional. De entre todas las opciones posibles, las técnicas de relajación se muestran como las más infalibles. La respiración abdominal y las relajaciones musculares ayudan a modificar los efectos fisiológicos y de la experiencia, para que no tengan efectos negativos.

Recomendado

Sobre Rafa Aragón 269 Artículos
Autor/Redactor del blog Psiqueviva. Psicólogo y sexólogo con número de colegiado: AO09281. Ilusionado por transmitir conocimientos sobre psicología, así como de promover hábitos saludables a través de las ciencias de la salud en general. Colaborador articulista en páginas como E- ciencia, La mente es maravillosa y marketing4ecommerce.

2 Trackbacks / Pingbacks

  1. Los mejores libros sobre la depresión - El Poder de la Mente
  2. Los mejores libros de inteligencia emocional - El Poder de la Mente

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*