¿Qué es la amnesia anterógrada?

La amnesia anterógrada es un tipo de amnesia, o pérdida de memoria, donde los nuevos acontecimientos no se guardan en la memoria a largo plazo, es decir, la persona afectada no es capaz de recordar algo si deja de prestarle atención unos segundos. Este tipo de amnesia es a menudo llamada «pérdida de memoria a corto plazo». Sin embargo, técnicamente se usa el término amnesia anterógrada puesto que el problema no está en la memoria inmediata sino en los recuerdos a largo plazo.

Las causas de la amnesia son orgánicas o funcionales. Las orgánicas incluyen daño al cerebro, causado por enfermedades o traumas, o por uso de ciertas drogas (generalmente sedantes). Las personas que sufren esta enfermedad teóricamente pueden recordar episodios vividos antes del comienzo del trastorno, aunque casi todos los casos a largo plazo de amnesia anterógrada están relacionados con la amnesia retrógrada (pérdida de memoria en la que no se recuerda lo vivido antes del hecho que produjo tal afectación)

                La amnesia anterógrada puede afectar de manera diferente a los distintos tipos de memoria (nuevos movimientos, palabras, sucesos del día, hechos históricos, etc.). Algunos pacientes pueden aprender y recordar algún movimiento debido a que no afecta a la memoria procedimental (como tocar una nueva canción) y luego no acordarse de cuándo lo han aprendido. Hay algunos casos de pacientes que aprendían y recordaban nuevas palabras o hechos históricos (memoria semántica) pero no eran capaces de recordar algún suceso del día anterior (memoria episódica).

                Probablemente el caso de amnesia anterógrada más conocido sea el de Clive Wearing, un músico británico que desarrolló este trastorno en su forma más severa a partir de una encefalitis. Concretamente, su memoria solía durar entre 7 y 30 segundos. A la vez, recordaba pocos detalles de su vida anterior y de carácter muy general. Una de las habilidades que se mantuvo intacta fue tocar el piano; no obstante, una vez que terminaba la composición musical, inmediatamente olvidaba que la había tocado. En este caso, las áreas afectadaseran el hipocampo, el lóbulo temporal y el frontal.Compositor Clive Wearing tocando el piano

             La investigación reciente sugiere que al menos parte de esta pérdida de memoria severa puede ser el producto de interferencias retroactivas. En el experimento de Dewar y otros (2010), trataron de averiguar si una nueva información dada inmediatamente después de aprender algo nuevo puede interferir en su retención y posterior recuperación. Se cogieron 10 personas con problemas serios de amnesia y 10 personas sanas para el grupo de control. Los sujetos debían retener en la memoria durante diez minutos un texto. Ambos grupos estaban divididos en dos, unos que harían la tarea sin ningún tipo de interferencia durante los diez minutos de retención y otros que tendrían que escuchar durante ese tiempo interferencias no específicas (notas de piano).

                El grupo amnésico tuvo unos resultados mejor de lo esperados en la retención, pero al parecer, las interferencias no específicas no les influían tal como se esperaba. La hipótesis sobre estos resultados es que los efectos de interferencia son cualitativamente diferentes, que ocurren durante los distintos procesos de la memoria: la recuperación (interferencia tema específico) y la retención (interferencias no específicas).

                El desconocimiento general de este tipo de amnesia lo ha convertido en una interesante fuente de inspiración para el cine, como podemos comprobar en Memento, Novo o 50 primeras citas (en esta última, la enfermedad de la chica, es totalmente ficticia y no podría darse en la vida real)

Documental sobre el caso del compositor Clive Wearing

Referencia: Dewar, M., Della Sala, S., Beschin, N. y Cowan, N. (2010). Profound retroactive interference in anterograde amnesia: What interferes? Neuropsychology, 24(3), 357-367.

3 Comentarios

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*