Saltar al contenido

¿Somos infieles por naturaleza?

22 abril, 2020

Hay muchos cuentos e historias, aún en la actualidad, que van enseñando a los más pequeños que la fidelidad es algo normal. Por ello, hoy queremos reflexionar sobre si somos infieles por naturaleza o no.

De modo que, desde pequeños, se va instalando en nuestra psique la creencia de que encontraremos un príncipe azul y este será fiel por toda la vida. Incluso, la mujer también lo será, aunque se sabe de culturas en la cuales si una mujer es infiel es lapidada.

Pero, en todo caso, queremos dejar remarcado que la infidelidad es un hecho y existe y lo peor es que los seres humanos, como especie, quizá no estén tan dados al estilo de vida promiscuo como otras, pero tampoco son monógamos completamente.

especie humana no es tan dada a la promiscuidad como otras, no se puede decir que

¿Somos infieles por naturaleza?

Algunos estudios señalan que:

“La infidelidad es una ruptura de un contrario, acuerdo o pacto implícito o explícito, en el cual uno de los dos miembros en una pareja, tiene algún tipo de relación con una tercera persona”.

Sin embargo, aunque la definición queda clara, lo que no es tan evidente son los límites de lo que se considera una infidelidad o no dentro de una relación, y de allí partirá el poder decir que “esta pareja por naturaleza es monógama”, o “ellos son infieles por naturaleza”.

Por ejemplo, la conceptualización de infidelidad puede variar de una pareja a otra. Así, mientras algunos consideran que si no hubo penetración no existió infidelidad, hay quienes piensan que su compañero/a es infiel solo por tener fantasías sexuales con otra persona.

Antes de embarcarse en una relación conviene saber de antemano cuáles serán los límites que tendrán, ya que es más fácil decir “somos monógamos” o “somos infieles” y terminar culpando a la naturaleza. Pero los acuerdos se establecen entre seres humanos y la naturaleza no tiene nada que ver.

La monogamia en la naturaleza

De hecho, si vamos a buscar muestras en el mundo animal, encontraremos que la monogamia es un fenómeno poco usual practicado apenas por un pequeño porcentaje de mamíferos.

Pues, desde la biología, la monogamia es más bien comprendida como una estrategia que beneficia al entorno en tanto que funciona para la reproducción y asegurar la supervivencia de la especie.

Si trasladamos esto a nuestras sociedades, entonces, a modo de calco, las parejas deberían ser todas fieles, o en su mayoría, y tener un número grande de hijos, en comparación con quienes optan por tener varias parejas, o deslices.

Hay muchos estudios al respecto, pero también hay opiniones que apuntan a que la fidelidad es una estrategia humana, más que una obediencia soberana a los planes de la naturaleza.

Analizando muestras de ambos casos, la mayoría de las veces, tanto hombres como mujeres coinciden en los porcentajes de promiscuidad, así que, la teoría de que los hombres son más promiscuos, también podría discutible.

Una bióloga lo explica

Para la bióloga Olivia Hudson, cuya posición es evolucionista, existe una batalla de los sexos, y esto lo expuso en su libro “Consultorio sexual para todas las especies”.

De acuerdo con esta batalla, existirían intereses opuestos entre hombres y mujeres referentes al tema de la reproducción. Pues, el fenómeno reproductivo no implica ni significa lo mismo para un hombre que para una mujer y esto también es influyente cuando se desea analizar la variable e infidelidad por naturaleza.

Según esta bióloga, algunas veces, el macho es fiel porque no hay tantas hembras disponibles, o se encuentran en lugares dispersos, así que prefieren quedarse con la primera que han tropezado, sin tomar los riesgos para ir tras otra, sobre todo si esto implica un viaje lleno de peligros.

Para estas mujeres, en cambio, puede ser que ser fieles no sea muy fácil, a menos que su pareja le sea de utilidad para la defensa del territorio y para que contribuya a cuidar las crías.

Esto explicaría por qué el pequeño hámster de Mongolia ayuda a toda su descendencia a crecer fuertes, y hasta juega el rol como comadrona. Este, por supuesto, es un caso muy atípico. Casi no se observa en otras especies.

De acuerdo con otras posturas, existiría una competencia entre machos, en los que unos machos tendrían incluso el saco escrotal de mayor tamaño y tener un gran desarrollo, como en el caso de los gorilas, aunque, vale aclarar que no ocurre con los chimpancés.

Correspondencia en la vida real

Así ocurriría en la vida real, existirían hombres con desarrollo más corporal que las mujeres, y también viceversa. Así que podría ocurrir que existan especies polígamas y monógamas.

En todo caso, la infidelidad quizá no es tan alta como se piensa. Generalmente, nos decantamos por una pareja y al sentirnos bien emocionalmente, decidimos permanecer a su lado, sin hacer análisis profundos de teorías evolucionistas.

Pese a que esto no excluye que se formen otras parejas. Algunos biólogos tienen más respuestas para los casos de la infidelidad que los psicólogos mismos. Pues, ellos también han aclarado que, entre los seres humanos, podría ocurrir algo que también sucede en la naturaleza y que se conoce como “monogamia imperfecta” o “poligamia moderada”:

Sin embargo, sabemos que son muchos los factores que influyen y el hecho de que una pareja sea infiel o no cabe explicarse por múltiples elementos, y no solo en términos biológicos, pues, realmente sería mucho más sencillo.

Finalmente…

Hoy día, sabemos que las parejas se unen con propósitos más elevados que los de la reproducción, tal como la consecución de proyectos en común, el perseguir metas, darse apoyo para lograr objetivos, y muchos otros componentes que no pueden ser desestimados al momento de explicar si somos infieles por naturaleza o no.

Algunas parejas, quienes ya se han visto afectadas por la infidelidad, también vuelven a sus relaciones porque deciden que aún hay cosas que pueden rescatar de ellas y, al final, cada caso es particular.

 

Bibliografía:

  • Imaz, J. A. G., & Alum, J. S. (2012). Las infidelidades: aprendiendo desde dentro de las conversaciones terapéuticas*. Revista Colombiana de Psiquiatría. https://doi.org/10.1016/s0034-7450(14)60025-1
  • La dinámica vincular celos-infidelidad. (2011). Pensamiento Psicológico.
  • PERCEPCIÓN SOCIAL DE LA INFIDELIDAD Y ESTILOS DE AMOR EN LA PAREJA. (2014). Enseñanza e Investigación En Psicología.
  • Ortiz, J. M. C., García, P., & Gómez, L. (2009). Celos y emociones : Factores de la relación de pareja en la reacción ante la infidelidad Jealousy and emotion : how partners react to infidelity. Athenea Digital. https://doi.org/10.5565/rev/athenead/v0n15.528
  • Valdez Medina, J. L., Colín, B. G., Maya Martínez, M. U., Montes de Oca, Y. P. A., Arratia López Fuentes, N. I. G., & Torres Muñoz, M. A. (2013). Las Causas Que Llevan A La Infidelidad: Un Análisis Por Sexo. Acta de Investigación Psicológica.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Digital Inspiration S.L..
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Digital Inspiration S.L..
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.