El insomnio y los problemas para conciliar el sueño

Problema con el sueño para dormir

No poder descansar de manera adecuada es un gran inconveniente que afecta a muchos individuos hoy en día. La verdad es que los problemas para conciliar el sueño, son dificultades que se deben atacar para evitar interferencias en la vida cotidiana.

Cuando el sueño se interrumpe

Insomnio

Generalmente, los problemas para conciliar el sueño suelen afectar de manera directa a las actividades diarias. De tal manera que el individuo que no puede descansar, presenta dificultad para mantener la concentración, mal humor y cansancio excesivo. Esta afección es muy común sobre todo, en las personas que llevan una vida agitada llena de ansiedades. De hecho, diversos estudios a nivel mundial estiman que más de un 40% de la población sufre de insomnio, observándose una inclinación hacia el sexo femenino.

La incapacidad para poder obtener un sueño conciliador arrastra consigo innumerables problemas. Pero quizás el inconveniente más grande radica en la escasa importancia que le dan las personas que sufren de esta afección. De hecho, se estima que son pocos los individuos que acuden a consultas especializadas para tratar  los problemas para conciliar el sueño. Por lo tanto, recurren a la solución más rápida de comprar productos o pastillas para dormir. Esto, puede ser una solución inmediata a corto plazo. Pero, lo recomendable es indagar más a fondo sobre los factores que influyen en el insomnio.

Los problemas para conciliar el sueño

Son muchos los factores que resultan ser determinantes al momento de conciliar el sueño. De hecho, se puede considerar el insomnio de acuerdo a su frecuencia y durabilidad. Por lo tanto, se pueden observar aquellos que son ocasionales. Es decir, su frecuencia no es continua, y es más fácil de tratar. También, existe aquel que se presenta solo en un periodo de tres semanas. Finalmente, se considera crónico cuando la incapacidad de descansar bien, se extiende por un periodo mayor a un año.

Problemas para conciliar el sueño en horarios constantes

Se presenta cuando existe dificultad para mantener un horario regular a la hora de dormir. Esto ocurre, en mayor medida en las personas que deben ajustarse a horarios diferentes a los habituales. Generalmente, cuando se tiene que viajar por compromisos laborales a países con zonas horarias diferentes. También, se presentan problemas para conciliar el sueño con personas que laboran en turnos rotativos. Algunos de los síntomas asociados con esta causa son:

  • Levantarse durante el transcurso de la noche con frecuencia.
  • Dificultad para conciliar el sueño durante la noche.
  • Presentar más de tres episodios en el transcurso de 24 horas.
  • Cansancio excesivo durante el día.
  • Malestar general, dolores de cabeza.
  • Dolor en los músculos.

Es importante, entender que el cuerpo humano configura de alguna manera el reloj biológico. Por lo tanto, al realizar cambios drásticos puede alterar la conciliación del sueño.

Problemas para conciliar el sueño asociados a conductas anormales

Entre los trastornos que pueden afectar la conciliación del sueño existe la parasomnia. La cual consiste en interrupciones causadas por emociones, percepciones y temores. Generalmente, es en la etapa infantil cuando se presentan este tipo de problemas para conciliar el sueño. No obstante, se han dado casos patológicos durante la etapa adulta. Se pueden identificar este tipo de trastornos mediante los siguientes síntomas:

  • Interrupción del sueño causado por temores nocturnos.
  • Sensación de confusión.
  • Respiración y sudoración excesiva.
  • Episodios de gritos y movimientos bruscos.
  • Falta de orientación al despertar.
  • Hablar mientras se está dormido.

Generalmente, este tipo de trastornos no permite conciliar un placentero sueño. Por lo tanto, al despertar se puede tener la sensación de cansancio, acompañado de un agotamiento extremo.

Factores que intervienen en la interrupción del sueño

Existen diversos elementos que pueden interrumpir notablemente el descanso durante el sueño. Su clasificación está determinada por los siguientes factores:

Elementos externos

Indudablemente, el ambiente que rodea al área de descanso influye notablemente en la conciliación de un buen sueño. Por lo tanto, si las condiciones no son las adecuadas, es posible que cueste más el dormir placenteramente. Para ello es necesario considerar algunos de estos aspectos:

  • Demasiada claridad: El exceso de luz en la habitación de descanso, puede interrumpir considerablemente un buen dormir.
  • Incomodidad: Factores como exceso de frío o calor, generan incomodidad a la hora de dormir. De igual forma, si la cama no es lo suficientemente cómoda y las sabanas no son acogedoras, puede que se interrumpa el sueño o cueste más poder descansar.
  • Ruidos incómodos: Cuando se perciben ruidos en la habitación es difícil conciliar el sueño. De hecho, puede que no sean elevados los sonidos que se escuchen, pero al ser repetitivos pueden alterar el hábito de dormir bien.
  • Malos olores: Si en el ambiente elegido para descansar, existen olores fuertes o desagradables es difícil conciliar el sueño.

Malos hábitos

Indudablemente, el estilo de vida influye notoriamente en un buen descanso. Alguno de los hábitos que pueden considerarse dañinos para conciliar un buen sueño son:

  • Uso excesivo de equipos tecnológicos: Se ha comprobado que el uso de pantallas luminosas antes de dormir, puede interrumpir notablemente la conciliación de un buen sueño. Esto ocurre, sobre todo cuando se usan en exceso los aparatos tecnológicos, tales como computadores, tablets y dispositivos móviles.
  • Consumo de cafeína: Excederse con el consumo de café, puede causar problemas al dormir. Esto, se debe a que la cafeína ayuda a mantener el cerebro activo. Por lo tanto, al consumirlo en exceso cuesta más conciliar el sueño.
  • Cenas pesadas: Cenar justo antes de dormir, ocasiona que el cuerpo no digiera bien los alimentos. Sobre todo, cuando son alimentos llenos de carbohidratos y grasas.
  • Tabaquismo: Diversos estudios confirman, que las personas asiduas al hábito de fumar, pueden presentar problemas de insomnio.

Factores psicológicos

Los problemas para conciliar el sueño están relacionados estrechamente con diversos factores psicológicos. De hecho, algunos de estos elementos pueden interferir en un buen descanso:

  • Pendientes sin resolver: Cuando existe algún problema o punto pendiente sin resolver. Esto, evita que se pueda descansar. De hecho, las preocupaciones intervienen notablemente en la conciliación de un buen sueño.
  • Estrés: Estudios demuestran que uno de los principales factores que intervienen notablemente en la conciliación de un buen sueño, es el estrés. Este, desencadena una serie de problemas psicológicos que evitan que la mente pueda obtener el descanso adecuado.
  • Depresiones: Los estados depresivos también pueden interrumpir un descanso placentero.
  • Ira o enojo: El irse con enojo a  la cama , interrumpe notablemente la conciliación del sueño.

Trastornos y factores fisiológicos  

Algunas enfermedades pueden interrumpir un buen descanso. Algunas de estas son:

  • Enfermedades del sistema respiratorio: Cuando existe congestión nasal o algunas alergias, es difícil respirar bien. Por lo tanto cuesta más conciliar un buen sueño.
  • Dolores musculares: La presencia de dolor en alguna parte del cuerpo, evita que se pueda dormir bien.
  • Micción frecuente: Si durante la noche, la persona debe levantarse a orinar frecuentemente, se presentan interrupciones de sueño, que impiden un descanso continuo.
  • Apnea del sueño: Es una de las causas principales que interfieren en la conciliación del sueño. Se trata de una interrupción del sistema respiratorio, que puede ser grave si no se trata a tiempo.
  • Síndrome de SPI o piernas inquietas: Se conoce como una enfermedad relacionada con el sistema nervioso. Generalmente es provocado por una necesidad incontrolable de realizar movimientos en los pies.

Propiciando un buen descanso

Descanso

Sin duda alguna, no hay nada mejor para el cuerpo que un descanso reparador. Para ello, es necesario establecer las condiciones adecuadas para dormir bien. Entre ellas están; acondicionar un buen ambiente de descanso, evitar los malos hábitos y acudir a un especialista para tratar los problemas relacionados con enfermedades que impiden descansar placenteramente.

Autor: Alejandra de la Rosa de MujerConSalud.Com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*