El chantaje emocional, ¿una realidad en las parejas?

El chantaje emocional

Un polo de la vida es el hombre y el otro la mujer (yinyang). Caracteres distintos, donde cada uno posee su complejidad. Pero ¿qué es lo que convierte a este perfecto dúo en un desastre irremediable? En el chantaje podemos encontrar algunas de las claves, como veremos a continuación…

La deformación del amor, donde las relaciones toxicas que salen de control son el resultado, suelen ser la realidad de muchas parejas que atraviesan los chantajes emocionales, pasando de dúos perfectos, a parejas que se sintetizan en dos roles: el manipulador y el manipulado, obteniendo una relación para la satisfacción de obligaciones o exigencias más que de amor, es pues, que el amor por ellos mismos y por su pareja a quedando en otros planos.

Evaluemos los vínculos establecidos en relaciones sentimentales, con nuestro entorno y con nuestros hijos.

 

Causas: ¿Será que Vienes de una familia chantajista?

Como es conocido la personalidad del ser humano es formada durante los primeros años de vida, donde este se encuentra sobre expuesto a ilimitados estímulos pues aun, no ha podido desarrollar una consciencia sobre las cosas como para tomar sus propias decisiones, sin embargo, el conocido inconsciente se va formando, almacenando tanto la información del sujeto como de su ambiente, desarrollándose desde muy temprana edad la consciencia colectiva.

Es por ello que aun cuando no recordemos esos estilos de relaciones que iban gestándose a nuestro alrededor, estas quedaron guardados en nuestros caudales del inconsistente. Así pues, la repetición de estos patrones erróneos nos conduce a la nefasta “dependencia emocional”.

¿Será el chantaje una Condición Humana?

Todos los indicativos así lo señalan. Parece que partiendo del género distinta será la forma como se suscite el chantaje. El hombre por su parte en su necesidad de poderío, (porque así lo ha demostrado la evolución del Homo sapiens), no le será fácil dejarse penetrar, tomando muchas veces el rol del chantajeado y la mujer en su arquetipo de sumisión porque su mente no le “permite” ejercer la fuerza del hombre, realiza un juego en el que la necesidad de manipular o chantajear le es más sencilla para penetrar esos ángulos que le resultan tan herméticos.

De igual manera, estos roles pueden encontrarse a la inversa, cualquiera que sea el caso, lo que nos indica, es que estas dos potencias principalmente contrapuestas, pero naturalmente perfectas y/o complementarias (hombre- mujer), no logran establecer lazos más allá de modelos tóxicos aprehendidos.

No obstante, con lo aterrador que esto suena y comprendiendo que forma parte de una condición humana, la cura o sanación también se encuentra representada dentro de dicha condición, es por ello, que las soluciones serán factibles a la hora de salvar una relación, donde mejorar su calidad de vida, para así obtener una nueva condición humana debe ser el objetivo.

El chantaje emocional

¿Cómo se puede solucionar el chantaje emocional?

Ante todo, debemos recordar que el chantajista se negará a dejar su rol, porque perdería su fuerza extorsionadora sin poder exigir constantemente, por consiguiente, si este se da a la tarea de recapacitar y aceptar que incurre en un maltrato psicológico, que puede convertirse en una agresión severa, primero deberá reconocer que la opresión del otro no es la solución y que su falta de autoestima debe solucionarse de otro modo. El manipulado debe recobrar su inteligencia emocional perdida y empoderársela, poniendo freno a los abusos, rompiendo el miedo que será el agente fundamental que le impide terminar este hecho, ya que teme a la no aceptación si no contribuye en las exigencias de su chantajista, se responsabilizara de ser libre y cumplir sus sueños y metas, reconociéndose como lo más importante para ser feliz.

                                                                                      

Sobre Alberto Vivancos 16 Artículos
Psicólogo especializado en consulta clínica privada.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*