Entrevista de Psiqueviva a Pedro Jara

Vamos a inaugurar esta sección de entrevistas con el psicoterapeuta Pedro Jara Vera, socio fundador e impulsor de la Asociación ReGenera-Consciencia de Cambio, al cual agradecemos con todo nuestro cariño su colaboración con Psiqueviva. Dicha asociación dispone del siguiente manifiesto:

Somos mujeres y hombres de procedencias y pensamiento diferentes, con una aspiración común: movilizarnos hacia la utopía de otro mundo posible. Y queremos hacerlo distanciados de cualquier tipo de dogmatismo y estrategias de conflicto o de imposición, para orientar nuestras energías y talentos a inspirar y promover, en todos los contextos posibles, acciones concretas que contribuyan a reordenar la vida del ser humano en el ámbito de la naturaleza y de su propia construcción cultural, poniendo la economía, la ciencia y la tecnología al servicio de las necesidades profundas y reales de las personas. Tenemos la certeza de que somos muchos los que pensamos así, los que no nos resignamos, los que apostamos por un cambio global desde la suma de muchas conciencias que quieren adherirse libremente a formas de vida más propicias para la felicidad de todos. Caminar integrando conciencias y voluntades, promoviendo sinergias y construyendo una existencia más ética y colaboradora, sin privilegios ni exclusiones por razones sociales, políticas, de territorio, sexo o cultura. Todo viaje por largo que sea, comienza con un primer paso. Comencemos.

Para más información podéis visitar la página web oficial de la asociación ReGenera-Consciencia de Cambio

La siguiente entrevista tiene como objetivo conocer más en profundidad las impresiones del psicoterapeuta Pedro Jara sobre la sociedad actual, y dar a conocer cuales son las propuestas que promueve la asociación Regenera-Consciencia de Cambio.

Pedro Jara-Psiqueviva


1- Qué considera que está funcionando mal en esta sociedad actual.

        Bueno, acabo de escribir un libro entero para responder a esa pregunta, y no deja de ser una síntesis. Lo he llamado “El Mundo Necesita Terapia”. Precisamente en los próximos meses lo distribuiremos gratuitamente a través de ReGenera. Os diré por tanto, de momento, algo muy sintético:

        Mi visión es que las cosas que funcionan mal en esta sociedad actual son, en su aspecto esencial, las mismas que funcionaban mal hace siglos. No me parece que sea apropiado, de cara a pensar en soluciones reales, considerar los problemas de un modo estrictamente contemporáneo, pues lo urgente puede hacernos perder de vista lo importante. Actualmente vivimos inmersos en un modelo neoliberal capitalista que determina no sólo el funcionamiento económico,  sino también todas las demás esferas de la vida, como la educación, la política y la vida social. Y este modelo es intrínsecamente patológico por muchos motivos que tienen que ver, entre otras cosas, con que se basa en la necesidad del crecimiento ilimitado en cuanto a la producción y el consumo materiales; conduce de este modo, inexorablemente a un agotamiento de los recursos naturales del planeta, a un desastre ecológico y a una profunda desigualdad social, a la acaparación del poder en pocas manos y la consiguiente pérdida de libertad, a que todo quede subsumido al valor económico, a la obsesión por el trabajo, al miedo asociado a una dinámica competitiva, al individualismo, a una educación orientada al productivismo y a los conocimiento técnicos, pero no al autoconocimiento y la felicidad, a la frustración en cuanto a la satisfacción de las necesidades profundas y reales de las personas…

        Son muchos los errores de gran calibre que percibo, y que desembocan en un alud de consecuencias dramáticas como las que he señalado. Y desde luego, no me estoy refiriendo sólo a España, sino al mundo. Además de esta dinámica absurda del crecimiento ilimitado, que es intrínsecamente patógena a muchos niveles, mencionaré sólo otros dos aspectos que me parecen particularmente significativos: La perversión del concepto de democracia que domina en la mayor parte del mundo, habida cuenta de que las democracias representativas que solemos observar quedan muy lejos de poder ser calificadas de democracia real; y el desarrollo de un nivel de globalización y complejización en nuestro modelo de civilización que ha superado con creces la capacidad de representación mental del ser humano, es decir, hemos construido un mundo tan complejo organizativa y tecnológicamente, y tan globalizado, que ha quedado enormemente desalineado de nuestras necesidades y capacidades reales, naturales, que poseemos como especie sobre la Tierra. A esto me refiero cuando señalo con frecuencia que nuestra inteligencia operativa a superado a nuestra sabiduría, y a que los productos del pensamiento han superado al pensador. A partir de aquí es natural que surjan todo tipo de problemas y pérdidas de control.

        Dado que éste es un blog de Psicología, haré notar especialmente que todo lo señalado, además, no deja de ser la manifestación contemporánea del paradigma del ego en el que el ser humano en general, como especie, se viene desenvolviendo desde tiempo inmemorial. Un paradigma mental egoico se caracteriza por principios de comparación, competitividad, diferenciación y auto-importancia, y denota un nivel de madurez mental bastante atrasado en cuanto a la evolución esperable de la conciencia humana. En general, creo que el ser humano está mentalmente muy poco evolucionado todavía.

2- Qué promueve la asociación para hacer un cambio de mentalidad real.

        Si te refieres a Regenera, hay que entender que se trata de una organización de personas inquietas por desarrollar y promover alternativas. Somos personas de distintas procedencias, formación e inquietudes, que sin embargo, compartimos el compromiso por intentar una acción coherente hacia el cambio que reclamamos. Es por esto que, respondiendo a tu pregunta, promovemos en primer lugar la comprensión de que el cambio social ha de provenir necesariamente de una transformación personal, individual. Queremos establecer un modelo de formación y trans-formación interior de las personas, empezando por nosotros mismos. Promovemos un cambio desde dentro hacia fuera del individuo y desde abajo hacia arriba de la sociedad, e intentamos poner a disposición de las personas un mapa de posibilidades y alternativas reales para empezar a formar parte de “otro tipo de mundo”.

      Afortunadamente, hay muchas organizaciones y movimientos sociales que están desarrollando modelos alternativos a nivel económico, energético, educativo, de consumo, de relación con la naturaleza, etc. Nosotros estamos creando relaciones y sinergias con muchas de estas iniciativas que ya están en marcha para, como decía, promover y poner a disposición de las personas un abanico amplio de posibilidades concretas y efectivas a través de las cuales empezar a participar de otro modelo de vida. Todo ello implica ir quitando el combustible a este sistema e ir otorgándoselo a otro sistema muy diferente, acorde con otros principios.

      Pero dentro de este esfuerzo hay un propósito central, que fue la idea original como surgió Regenera, y se trata de ir configurando Regenera-Escuela de Vida. Me refiero con ello a ir dando forma a una estructura y modelo de formación y transformación personal, con una oferta cada vez más amplia, que desde una concepción del aprendizaje bastante poco tradicional pueda ir acogiendo a emprendedores, empresarios, líderes sociales y personas en general que desean transformarse interiormente para poder formarse  hacia el desarrollo de nuevas maneras de producir, de consumir, de hacer negocios, de educar, de dirigir… de vivir.

        La Escuela de Vida está dando ahora sus primeros pasos, pero tenemos el compromiso de ir desarrollándola para que se convierta en una alternativa real a la formación tradicional. Entendemos que la educación acorde con otra concepción del mundo debe centrar nuestros principales esfuerzos.

3-Cuáles son sus principales valores, los cuales considera necesarios para lograr este cambio.

        Ciertamente, todos los cambios a los que me estoy refiriendo se orientan en torno a una serie de principios que, desde nuestra fundación como asociación, fueron asambleariamente muy debatidos. Estos principios o valores rectores que nos unen se pueden agrupar en diez apartados:

        En primer lugar, y lo mencioné antes como necesario punto de partida y esencia de todo lo demás, la transformación personal como vía hacia la transformación social. Empezamos por el auto examen de nuestras acciones y la toma de consciencia personal. Compartimos la idea promovida por Gandhi acerca de la necesidad de convertirnos en un modelo del cambio que queremos ver en el mundo, y con ello el valor y la decencia de las pequeñas acciones como motor esencial del cambio colectivo. Asumimos el principio de que, cualquier otro cambio significativo en el ámbito de lo social y de los sistemas con que nos organizamos, ha de estar fundamentado en la regeneración de la conciencia individual y en la libre voluntad de las personas.

        En segundo lugar, apostamos por otro modelo de desarrollo. Cuestionamos abiertamente el modelo de un crecimiento económico sin más, que está trayendo en su versión más extrema el fortalecimiento de una cultura bruta de competitividad y puro consumo: ganar más dinero, para tener más; agresión medioambiental, aumento de las desigualdades sociales y agotamiento de los recursos naturales. Desde la sintonía con los planteamientos emergentes del decrecimiento controlado, abogamos por un retorno a la sencillez en los aspectos esenciales de la vida: dedicar al trabajo el tiempo suficiente para vivir con lo necesario, devolviendo al dinero su valor como medio y no como objetivo, recuperación del tiempo libre para un ocio de mayor calidad humana y unas relaciones más cuidadas. En definitiva, vivir mejor, con menos. Optamos por la cooperación frente a competitividad, apostando por un desarrollo de los aspectos ilimitados del ser humano: su educación, su cultura, su dimensión artística, espiritual y relacional.

        Acorde a lo anterior apostamos también por otro modelo de empresa. Las empresas que aspiran a mejorar el mundo que les rodea, deben comenzar haciéndolo con las personas que trabajan dentro. Las empresas, como personas jurídicas, tienen los mismos deberes -ni más ni menos- que cualquier habitante del planeta. Deberes de protección de los derechos humanos, de defensa de la dignidad y de desarrollo integral de los individuos y conservación de la naturaleza. Entendemos que las empresas deben servir a la sociedad con productos útiles y en condiciones justas, donde el beneficio es un síntoma o consecuencia, pero no un fin en sí mismo; donde todos cuentan, participan y se benefician. Apostamos especialmente por la Empresa Social, que identifica una necesidad o problema social que exija una solución, y pone en marcha el negocio que lo solucione; se sostiene a sí misma, y reinvierte las ganancias, para proseguir generando beneficios sociales.

        Otro principio alude a un nuevo tipo de consumo. Consumir es un acto responsable que puede contribuir a un mundo más justo y ético, y a un planeta menos contaminado. Cada acto de compra es una elección: de producto, de empresa, de proveedor, del banco con el que operamos, del medio de comunicación con el que nos informamos. Nuestro dinero tiene valor, es un potente voto económico.

       Un valor muy importante es la diversidad y permeabilidad. Que la sociedad esté presente en nosotros; que entremos y entre. Queremos ser una comunidad de personas diferentes en pensamiento, origen social y etnográfico, creencias, religión y cultura. Tenemos la diversidad como propósito.

        Otro principio nuclear alude a nuestra relación con el Planeta tierra. Mantenemos la premisa de que la Tierra no es de nadie y es de todos. Por lo tanto, el respeto y compromiso con el medio ambiente, con el equilibrio ecológico, debe ser esencial en nuestro comportamiento individual, social y económico-empresarial.

      Entendemos también como un valor la consideración de que los problemas de la humanidad son nuestros. La pobreza, la ignorancia, el hambre y las enfermedades son nuestro problema. Los principios expuestos para la construcción de un nuevo modelo de vida se integran en nuestro compromiso con el respeto a todos los seres humanos. Nuestra visión es global y nuestra intervención, individual y local.

        Desde luego, un principio insoslayable consiste en la búsqueda de otra educación. Buscamos un nuevo modelo educativo en sintonía con todas las propuestas anteriores, que actúe como motor y soporte de las mismas. Una educación que no solo transmite conocimientos, sino que se fundamenta en los aprendizajes en torno a las emociones, las relaciones, el emprendimiento social, y el enriquecimiento ético y espiritual de las personas. Una educación que enseñe a pensar, y que respete el talento y la individualidad de los educandos.

       Apostamos también por la participación política, la transparencia y los derechos humanos. Es necesario darle entidad al concepto de soberanía popular, a través de la democracia directa y participativa en cualquier nivel, donde las personas encuentren su mejor armonía con el bien común. Apoyamos las iniciativas que permitan a las personas controlar y corregir a sus representantes y legislar a través de referéndums vinculantes. Abogamos por la transparencia y el acceso a la información, y hacemos de la defensa de las libertades y derechos civiles nuestro compromiso.

        Creemos finalmente que todo lo hasta aquí mencionado debe estar integrado en una actitud que consiste en practicar el arte de la vida. Entendemos la vida como un arte, como una obra en la que cada persona debe encontrar su talento y su pasión, y disfrutar compartiéndolos, alimentando la sencillez y la profundidad de la alegría de vivir. El sufrimiento no puede ser la vía prioritaria hacia la felicidad; debemos disfrutar del camino, porque el cambio es una buena noticia.

4- He de suponer que ante tal proyecto existe una gran esperanza de cambio positivo en la sociedad, por lo que, ¿qué futuro imaginan que se avecina para la actual sociedad?, ¿qué sería lo deseado?

        Yo diría que no es exactamente esperanza, sino compromiso y coherencia. En la acción misma ha de estar el núcleo de nuestra propia felicidad, y en la manera de caminar está el sentido del camino. Por eso nosotros creemos en la utopía como una dirección con valor en sí misma. La funcionalidad de la coherencia es básicamente la integridad, consistencia y paz interior de quien la practica, de manera que con independencia de adónde podamos llegar, entendemos que es preciso hacer lo correcto, sencillamente, porque es lo correcto. En este sentido he de decir que, al menos personalmente, me preocupa poco el asunto de la esperanza, y más bien considero que es el conocimiento y la coherencia con ese conocimiento lo que puede imprimir en las personas una fuerza apropiada. Una implicación ventajosa de esto es, entre otras, que tampoco me preocupa el miedo.

        Para nosotros es claro que lo deseado para la sociedad es que todos podamos compartir esta comprensión y estos principios a los que me referí. Cabe mucha variabilidad y mucha diversidad, que puede convivir pacíficamente en torno a unos principios comunes. Lo que esperamos es que cada vez haya más personas que despierten a la comprensión de este conocimiento, porque además, personalmente no considero que haya aquí ninguna ideología que propagar. Hablo de conocimiento porque mi visión es que, los valores y modos de vida que pueden estructurar un mundo mejor, no pueden proceder de ninguna ideología, sino sólo de una visión lúcida de lo que la realidad reclama. Así que en Regenera imaginamos que la sociedad irá crecientemente expandiendo esta lucidez y esta coherencia con ella en los modos de vivir, es decir, produciendo, consumiendo, relacionándose e implicándose de otro modo en la demanda y construcción de un mundo mejor. Esperamos que todo esto sean cada vez más hechos y menos palabras bonitas con las que nos conformemos.

        Pero también sabemos que estas transformaciones no se van a producir sin su buena dosis de dolor, sin el estímulo que a menudo nos provoca la insatisfacción y las carencias. La cuestión es si sabremos canalizar esa fuerza en la dirección apropiada.

5- Cómo pretende la asociación Regenera Consciencia llegar a la mayor cantidad de personas posibles, para que una gran parte de la sociedad pueda captar el mensaje que se promueve.

        Bueno, tenemos los medios que tenemos. Estamos intentando desarrollar una influencia creciente a través de la red, con nuestra web y blog, facebook y Twitter. Hoy día este trabajo en el mundo virtual es absolutamente imprescindible para poder llegar a mucha gente. Y luego están los encuentros en abierto, lo que llamamos las “kedadas”, que tenemos cada dos meses para compartir ideas, proyectos y acoger a nuevas personas interesadas. Las distintas acciones que empezamos a desarrollar y que intentamos propagar por nuestros propios medios y esperando que los medios de comunicación se presten a darnos cada vez un poco más de cobertura.

        El tiempo irá diciendo hasta dónde podemos llegar y qué nuevas acciones pueden ir surgiendo. Esperamos poder ir creando nuestras publicaciones y canales de información con un impacto cada vez mayor. La construcción progresiva de nuestra Escuela de Vida, a la que antes me referí, requiere desde luego una buena difusión y participación.

           Y al final de todo, “está el boca a oreja” y la manera de vivir de cada uno de nosotros, que tenemos el reto de que sea un mensaje valioso en sí mismo que pueda inspirar a otras personas. La idea no es simplemente lanzar un mensaje, sino integrar. Debemos trascender a los nombres y símbolos y entender que Regenera es un nombre, una plataforma. Lo importante es lo que hay detrás, la comprensión, la actitud y el compromiso. En ese sentido esperamos que crezca, que todo el mundo se regenere, que todos seamos partícipes de este movimiento.

Y hasta aquí la entrevista íntegra. Damos de nuevo las gracias por su colaboración a Pedro Jara. Siempre es un placer poder leer todos los asuntos con los que nos deleita, que son de una importancia trascendental. Desde Psiqueviva apoyamos estás iniciativas que no se quedan en meras palabras, sino en acciones que tratan de promover, concienciar y hacer participe a los que quieran implicarse en la actividad diaria, de lograr un mundo más justo y consecuente con la naturaleza del ser humano.

“Mucha gente pequeña en lugares pequeños,
haciendo pequeñas cosas,
puede cambiar el mundo” (Proverbio africano).

 Web oficial de Pedro Jara: Pedrojara.es

 

Sobre Rafa Aragón 232 Artículos
Autor/Redactor del blog Psiqueviva. Psicólogo y sexólogo con número de colegiado: AO09281. Ilusionado por transmitir conocimientos sobre psicología, así como de promover hábitos saludables a través de las ciencias de la salud en general. Colaborador articulista en páginas como E- ciencia, La mente es maravillosa y marketing4ecommerce.

  1. Me parece muy bien que Regenera trate de hacer entender a la gente la necesidad de lograr el cambio individual para vivir en un mundo mejor, donde se de preferencia a las necesidades Profundas y Reales del ser humano para alcanzar la felicidad.

Deja un comentario