¿Qué es la asfixia perinatal?

La hipoxia tisular, ya sea de mayor o menor intensidad,  se caracteriza por una disminución o ausencia metabólica de oxigeno o glucosa, que incrementa la muerte neuronal por necrosis o apoptosis. Estos efectos presentan mayores consecuencias cuando se trata de niños, ya que las afectaciones son mayores en su desarrollo mental, puesto que aún existen regiones cerebrales que no han tenido un proceso de madurez necesario para las funciones psicológicas superiores, así como funciones inferiores sensio-motoras que son de suma importancia para seguir avanzando en el desarrollo del niño.

Los desencadenantes para que ocurra una hipoxia tisular pueden ser provenientes de lesiones agudas en el SNC, como trastornos craneoencefálicos (TCE), accidentes cerebrovasculares (ACV) o asfixias (ASF). Entre estas lesiones agudas se da con menor frecuencia en los niños los ACV que se produce en niños prematuros, o  malformaciones en venas y arterias cerebrales, en cardiopatías severas o en anemia falciforme. Según los últimos informes las lesiones por TCE o ASF se han incrementado debido a una mayor tasa de accidentes automovilísticos, accidentes por descuidos de los padres o caídas y golpes mientras jugaban.

La asfixia puede ser perinatal, por ahogamiento o por un paro cardiorrespiratorio. La asfixia más frecuente suele ser perinatal. Se debe a una falta de oxígeno que puede ocurrir antes del nacimiento, durante el embarazo, el parto o después del nacimiento, si no es tratada a tiempo con rapidez puede agravarse la patología considerablemente.

Los factores más frecuentes asociados a la asfixia perinatal son:

Factores preparto

Factores intraparto

Hipertensión con toxemia gravídicaDistocia de presentación
Anemia o iso-inmunizaciónActividad fetal disminuida
Hemorragia agudaFrecuencia cardíaca fetal anormal
Infección maternaMeconio en líquido amniótico
DiabetesHipertonía uterina
Rotura Prematura de membranasProlapso de cordón
Gestación post-términoCirculares irreductibles

            La gran mayoría de asfixias perinatales suelen ser de origen intrauterino, durante el parto en la expulsión (85%). La incidencia de asfixia, teniendo en cuenta la definición diagnóstica en los diferentes centros de salud, se estima en alrededor de un 0,2% a un 0,4% de los recién nacidos.

Las principales regiones cerebrales afectadas por estas lesiones isquémicas-hipóxicas, son el hipocampo, influyendo en el deterioro de la memoria, el stratum, afectando a las emociones, y las regiones frontales que intervienen en la motricidad. Estas regiones son especialmente vulnerables a la falta de oxígeno, en el desarrollo cerebral del niño, ya que son regiones psicológicas superiores en periodo de formación para el apoyo en el aprendizaje del niño. El grado en el que se vean afectadas dependerá en la intensidad y duración de la asfixia.

Actualmente los indicadores que se estiman para el diagnóstico de asfixia perinatal son:  el puntaje de Apgar entre 0-3 después del 5º minuto y la acidosis metabólica, un pH inferior a 7.00 en la arteria umbilical.

Recomendado

Sobre Rafa Aragón 269 Artículos
Autor/Redactor del blog Psiqueviva. Psicólogo y sexólogo con número de colegiado: AO09281. Ilusionado por transmitir conocimientos sobre psicología, así como de promover hábitos saludables a través de las ciencias de la salud en general. Colaborador articulista en páginas como E- ciencia, La mente es maravillosa y marketing4ecommerce.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*