Las representaciones mentales

Las representaciones mentales son formas simbólicas de reproducir la realidad en ausencia de ésta. Para dar sentido a aquello que nos rodea las representaciones se organizan en estructuras y se construyen partiendo de un contexto social propio de un grupo determinado. Es decir, el ser humano forma representaciones mediante una serie de intercambios o interacciones con los demás.

¿Qué son las representaciones mentales?

De esta manera decimos que no existen representaciones aisladas en los individuos, sino que están mediatizadas por el medio social en que se encuentran y que la tradición cultural ha ido forjando. Ello quiere decir que existe un tejido histórico-social en la naturaleza de las representaciones. Además, estas se constituyen en atributos de carácter abstracto, formado por experiencias y procesos hipotéticos expresados de manera simbólica.

Para dar sentido al entorno y con un marcado objetivo de dominio situacional, así como para controlar la situación y su consiguiente transformación, los seres humanos construyen representaciones mentales sobre su entorno, sobre la sociedad y sobre sí mismos. Estas construcciones son estructuras conceptuales, de actuación y de tipo actitudinal. Este proceso permite al hombre el desarrollo de la experiencia para posteriormente poder actuar voluntariamente sobre el medio.

Las representaciones mentales

Tipos de representaciones mentales

A la hora de estudiar el fenómeno de las representaciones se puede realizar desde diferentes perspectivas. Dos de ellas son: la cognitiva y la social.

Representación mental cognitiva

hace énfasis en la distinción entre lo que es contenido y formato en las representaciones. Cuando hablamos de contenido nos referimos a los aspectos semánticos o referenciales de la información. Por otro lado, el formato nos habla del tipo de código simbólico con que es cifrado dicha información. Con el enfoque cognitivo lo que se consigue es analizar el formato de las representaciones, como pueden ser imágenes, proposiciones, así como la sintaxis o relaciones que se establecen entre ellas.

Representación mental social

Los símbolos son una colección de información cifrada. Por lo tanto ya sabemos a lo que el formato hace referencia. Y este acervo de símbolos tendrán significado cuando haga referencia al mundo real. Entonces es lo mismo que afirmar que hablamos de representaciones internas de los hechos externos. Esto quiere decir que las estructuras mentales que el individuo ha construido son un reflejo del mundo exterior.

 

Ejemplos de representaciones mentales

En nuestro día a día estamos rodeados de ejemplos sobre lo que suponen para nosotros las representaciones mentales. Ya que nos permiten organizar los estímulos y la información que percibimos para que sea significativa. Las encontramos en todo tipo de contenidos:

  • Esquemas: se trata de teorías organizadas que representan nuestro conocimiento. Según Ausubel, los esquemas se utilizan para que la nueva información que adquirimos se conecte e interactúe con la ya adquirida. Permitiendo así un aprendizaje significativo.
  • Símbolos: en la mente de un niño se concibe al principio todo a través de la simbología. Ya que es así como interpretamos el mundo externo que nos rodea, a través de lo que desconocemos. Damos una congruencia y un significado a lo que aún no entendemos.
  • Imágenes: mediante las imágenes imaginamos un contexto y una realidad que acontece en nuestra mente. Damos un sentido a las imágenes en función al conocimiento del que disponemos.
  • Ideas y otras formas de pensamiento: a través de las ideas o pensamientos abstractos, hacemos uso de las imágenes los símbolos y esquemas.

 

¿Qué dice la ciencia sobre las representaciones mentales?

Llegados a este punto se nos plantea una duda, ¿cómo es posible que ante un mismo hecho objetivo dos individuos construyan representaciones mentales distintas?

El investigador lingüista norteamericano Lakoff decía que no existe una correspondencia exacta entre el símbolo y el referente, pues un mismo referente puede estar relacionado con símbolos distintos. Existe una explicación para saber por qué se elaboran representaciones dispares de una misma situación. En un nivel primario lo que importa es la realidad percibida. Una vez que se han formado las representaciones mediante la experiencia con lo representado se pueden empezar a construir representaciones secundarias, es decir, de aquello que podría ser. Dichas representaciones secundarias (interpretaciones del objeto realizadas por el individuo)  son separadas voluntariamente por el observador de la realidad. De ello se explica que cada persona interprete de manera distinta un mismo hecho.

Para entender las representaciones mentales propias de una persona específica; hay que considerar sus creencias, experiencias, teorías implícitas y contexto en el que se desenvuelve, donde se han construido dichas representaciones.

 Bibliografía consultada:
Arbeláez, M. (2002). Las representaciones mentales. Ciencias humanas,( nº29)

Sobre Rafa Aragón 260 Artículos
Autor/Redactor del blog Psiqueviva. Psicólogo y sexólogo con número de colegiado: AO09281. Ilusionado por transmitir conocimientos sobre psicología, así como de promover hábitos saludables a través de las ciencias de la salud en general. Colaborador articulista en páginas como E- ciencia, La mente es maravillosa y marketing4ecommerce.

2 Comentarios

  1. You’ll also want to perform high reps with low weight.
    You hate your body, you’re scared of getting bullied and you probably don’t think
    that you’ll ever get a chance with that beautiful girl over there.
    In turn, the body must consume calories to repair these muscle fibers over the course of a few days.

1 Trackback / Pingback

  1. Psicología Cognitiva - El Poder de la Mente

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*