¿Qué es el trastorno de ansiedad generalizada (TAG)?

Flechas apuntando a persona con trastorno de ansiedad generalizada

Flechas apuntando a persona con trastorno de ansiedad generalizada

El trastorno de ansiedad generalizada (TAG) consiste en una preocupación excesiva que provoca ansiedad. Es persistente y difícil de controlar, influye e interfiere en numerosos ámbitos de la vida cotidiana, sobre todo en el rendimiento laboral y académico.

Este trastorno de ansiedad no afecta solamente a una población específica, son vulnerables tanto niños, como adultos y ancianos. Afecta sobre todo a personas con un perfil específico de personalidad, que les hace ser más vulnerables a las preocupaciones y la propia exigencia.

El TAG en niños y adolescentes

Según el manual diagnóstico de los trastornos mentales (DSM-IV-TR) cuando este trastorno se produce en niños y adolescentes, se trata de una preocupación excesiva acerca de las competencias llevadas a cabo en el ámbito escolar y deportivo. Buscan constantemente la aprobación de los demás. Tienden a la perfección y a no estar conforme con lo que se hace, por lo que repiten los trabajos una y otra vez ante la insatisfacción.

Niño con TAG

TAG en adultos

En adultos se presenta ante las circunstancias que viven, preocupaciones laborales, familiares, sociales. Sobre cosas que hay pocas probabilidades de que sucedan, añadiendo un dramatismo irracional. Le dan vueltas una y otra vez a las consecuencias negativas, fracasos y dificultades, anticipando los posibles problemas que puedan surgir.

Todos, en ciertos momentos de nuestras vidas, nos preocupamos por lo que vivimos, o tendemos a ver las cosas de forma más negativa, a causa de la experiencia y las circunstancias. Para una persona con TAG las preocupaciones son constantes y aparecen con los distintos temas de interés que van surgiendo en su vida. La preocupación genera un estado de ansiedad incontrolable.

  • Preocupaciones y obsesiones

Es importante no confundir preocupaciones con obsesiones, ya que las obsesiones se presentan como algo inaceptable y van acompañadas de impulsos, se imagina de forma más real que las preocupaciones, añadiendo imágenes a los pensamientos, por lo que suelen presentarse compulsiones para reducir el malestar y la ansiedad que le genera al individuo, como sucede en el trastorno obsesivo compulsivo (TOC).

Principales características del trastorno de ansiedad generalizada

Las personas con TAG tienen una predisposición biológica de hipersensibilidad al estrés, que puede interactuar con una vulnerabilidad psicológica de afrontamiento, ya que hay ciertas características de personalidad comunes a la mayoría de los pacientes como el perfeccionismo, falta de asertividad y dependencia. De tal forma que el grado de ansiedad será más o menos alto dependiendo de factores que moderan estas preocupaciones, como el apoyo social y las habilidades de afrontamiento de las que disponga el individuo.

Se informa de que los pacientes con TAC que acuden a clínica presentan también mayor incidencia de conflictos familiares durante la infancia. Se muestran hipervigilantes, centrándose solo en descubrir posibles amenazas, por lo que presentan un sesgo atencional, que les hace estar pendientes continuamente de las amenazas que puedan acontecer.

La intolerancia a la incertidumbre, permite el mantenimiento de las preocupaciones, puesto que aumenta el control por saber todo lo que puede llegar a ocurrir en una situación determinada, interpretando cualquier situación ambigua como amenazante.

Incertidumbre en el TAG

  • Síntomas

Los síntomas que aparecen en este trastorno suelen ser de irritabilidad, tensión muscular, alteraciones del sueño, impaciencia, inquietud y fatigabilidad. Lo síntomas depresivos también suelen ser frecuentes.

Se diagnostica trastorno de ansiedad generalizada cuando estos síntomas permanecen durante un periodo continuo de 6 meses.

  • Ejemplo de situación

“Me siento en todo momento preocupado por todo, aunque los problemas no existan, pienso constantemente en que puedan aparecer, eso hace que me altere y me impaciente. Me cuesta concentrarme en el trabajo, ya que tengo estos pensamientos recurrentes de que pueda ir algo mal. Por las noches me siento intranquilo y me cuesta mucho dormir, eso hace que descanse poco, y me siento muy irritable con mi familia a la más mínima estamos discutiendo”

Ante el inicio de estos síntomas generados por preocupaciones constantes, se aconseja acudir a un psicólogo; antes de que la ansiedad vaya a más y deteriore gravemente la salud del individuo. El profesional podrá guiar en el proceso a quien sufre estos síntomas; practicando métodos de relajación, promoviendo las actividades de ocio, haciendo corrección de creencias erróneas, identificando aquellas preocupaciones que sean exageradas, buscando soluciones para afrontar los pensamientos negativos, y estructurar el método más adecuado para la resolución de problemas.

Bibiografía consultada:

Capafons, A. (2001). Tratamientos psicológicos eficaces para la ansiedad generalizada. Psicothema13(3), 442-446.

Bobes, J. (2002). Trastorno de ansiedad generalizada.

 

Recomendado

Sobre Rafa Aragón 269 Artículos
Autor/Redactor del blog Psiqueviva. Psicólogo y sexólogo con número de colegiado: AO09281. Ilusionado por transmitir conocimientos sobre psicología, así como de promover hábitos saludables a través de las ciencias de la salud en general. Colaborador articulista en páginas como E- ciencia, La mente es maravillosa y marketing4ecommerce.

1 Comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*