Saltar al contenido

Habilidades sociales: aprendiendo asertividad

2 julio, 2016

Pareja con habilidades sociales

La asertividad es una de las habilidades sociales más preciadas, y que más repercusiones tienen en la propia autoestima y confianza. En la práctica clínica es fundamental esta habilidad social para entrenarla con el psicólogo, sobre todo por el malestar que supone su déficit en la vida diaria.

Aprendizaje de habilidades sociales

La asertividad como cualquier otra de las habilidades sociales, puede ejercitarse y aprenderse. Por el propio carácter o pos ciertas características del individuo (inseguridad, timidez, vergüenza, etc…), hay personas a las que les cuesta más tener una conducta asertiva.

Mostrase asertivo supone defender los propios derechos, expresando las propias opiniones y punto de vista sin faltar al respeto, mediante una actitud correcta y dialogante que permita la comunicación y el entendimiento.

La persona asertiva consigue relacionarse socialmente de una forma sana y auténtica, poniendo de manifiesto sus habilidades sociales, ya que se muestra tal y cómo es, sin pretender cumplir con las expectativas de nadie; mediante esa actitud consigue mantener relaciones más profundas y sinceras, consiguiendo vínculo más estrechos y honestos.

Disponer de habilidades sociales siempre ayuda a evitar las manipulaciones de los demás y los chantajes emocionales, ya que supone aprender a decir que NO cuando la situación lo requiere, y hay algo con lo que no se está de acuerdo. También ayudan a desenvolverse con soltura sin nerviosismo y sin limitaciones para conocer a los demás individuos.

Cómo influye la cultura en la falta de asertividad

Socialmente se aprende a callarse ante situaciones injustas, obteniendo castigo cuando se expresa la propia opinión personal. La consideración de que lo importante es agradar y no entrar en discusiones, forma parte del repertorio de una educación que motiva el miedo al rechazo, a la propia inseguridad, y a la falta de afirmación sobre las propias ideas. Entre estos motivos está el hecho de que sean tantas las personas que carecen de asertividad.

Esto produce malos entendidos en las relaciones, y una necesidad de aceptación que supone una incapacidad para expresar las propias emociones, falta de reconocimiento a sí mismo, e inseguridad para expresar y defender los propios derechos; lo cual repercute en una gran insatisfacción personal.

Niños abrazándose

Consultar al psicólogo para la adquisición de habilidades sociales

El psicólogo es un buen recurso para aprender habilidades sociales como la asertividad, ya que como hemos dicho anteriormente es posible aprender a ser asertivo; lo más importante es comprometerse y estar dispuesto a ejercitar esta actitud para llegar a ir consolidándola. El psicólogo dispone de los conocimientos para atender a este tipo de cuestiones, ayudando a una persona con falta de asertividad a que disponga de las habilidades necesarias para conseguir sus objetivos, aumentando su satisfacción personal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Digital Inspiration S.L. .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios Digital Inspiration S.L..
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.