Saltar al contenido

La importancia de los besos en nuestro cerebro para elegir pareja

3 noviembre, 2017

El acto de besar es importante y común en nuestra sociedad. Un ritual de las parejas que se funden en besos apasionados en cualquier momento sin importar dónde ni cómo, un estallido fruto del deseo, que se prende de sabores, emociones, texturas e intercambio de secretos inconscientes que nos revelan que los besos tienen su función evolutiva.

Todas las personas, sobre todo en nuestras primeras experiencias con los besos, tenemos una especial inquietud por cómo será el acto de besar. Intentamos practicar con objetos como la almohada, y fantaseamos con el momento en el que nos atrevamos a dar nuestro primer beso. Este momento tiene una especial relevancia en nuestras vidas. Pero no solo con nuestras primeras relaciones, sino con cualquier relación que sea importante para nosotros. Un buen beso puede encender las llamas de la pasión, pero no solo eso, sino que puede hacer que el ser amado corresponda a nuestro amor. Por eso algunos consejos para besar bien nunca están demás, y de hecho son muy recomendables para tenerlos en cuenta.

Los besos representan mucho más de lo que imaginamos

Las feromonas activan la testosterona y, por consiguiente, se incrementa el apetito sexual. Desempeñan un papel fundamental en el cortejo y la procreación. Besarse es mucho más de lo que nos imaginamos, implica una oleada de mensajes neuronales y sustancias químicas que producen tales sensaciones como el incremento de la excitación sexual, motivación y euforia.

Por lo que besarse es una forma muy efectiva para traspasar dichas sustancias de una persona a otra, de ahí que se hable de que el beso tiene su función evolutiva, puesto que ayuda a los humanos a encontrar una pareja adecuada haciendo que el amor o al menos la atracción, resulte literalmente ciega.

Otro detector de las feromonas sería la nariz, (más concretamente el órgano vomeronasal) de esta manera la comunicación química puede explicar hallazgos como la sincronización de los ciclos menstruales entre compañeras de piso , o la atracción que sienten las mujeres por el olor de camisetas usadas, de hombres cuyo sistema inmunológico es genéticamente compatible. Como bien se puede apreciar en este vídeo donde se realizó un experimento sobre la elección de pareja:

 

Así, pues, el beso constituye un predictor sorprendente que proporciona información subconsciente sobre la compatibilidad genética de una eventual pareja. Por lo que la razón biológica de que el beso desencadene en ciertas parejas un mayor deseo sexual, atracción y excitación producida por las feromonas proporciona información sobre qué pareja es posiblemente la adecuada, ya que si los besos de una pareja no producen niveles de excitación que alimenten el apetito sexual, resulta evidente pensar que dicha pareja no resultará compatible, ni la relación viable.

Besarse desencadena una serie de órdenes que son enviadas al cerebro produciendo dilatación pupilar, respiración más profunda, un embelesamiento que anula a la razón, suprimiendo la prudencia y conciencia de uno mismo. Todo esto sucede sin que nos percatemos. Tal como dijo el poeta Edward Estlin Cummings: “Son los besos mejor destino que la sabiduría”

Bibliografía consultada:

Chip Walter, «Labios que besan», Mente y Cerebro, 45, 2010, págs. 82-86.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Digital Inspiration S.L..
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Digital Inspiration S.L..
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.