En qué consiste la psicología de la apariencia y la belleza

Psicología de la apariencia

Existen múltiples razones por las que decidimos utilizar diariamente productos de belleza. La psicología de la apariencia y la belleza nos ayuda a entender la importancia que tienen estos ritos y actitudes que pueden ser determinantes para conseguir lo que pretendemos.

En nuestra evolución vamos adquiriendo conductas cada vez más complejas. Estamos constantemente adaptándonos a un mundo lleno de cambios y posibilidades. Las opiniones de productos de belleza logran influir a muchas personas en su conducta diaria, sin que apenas nos demos cuenta. Ya sea a través del maquillaje, pintalabios, complementos, todo esto forma parte de nuestra preocupación por la apariencia. Por querer dar una imagen concreta a cierto colectivo de personas que nos interesan.

Aunque todo esto no se produce de una forma consciente. Nuestra mente está preparada para enfrentarse a los prejuicios y la moral predominante de nuestra cultura. En cualquier lugar, sobre todo en Internet, como por ejemplo en este blog de belleza mexicano podemos encontrar consejos de estética, de alimentación y sobre los cuidados de todas las partes de nuestro cuerpo. Todas estas pautas se han ido originando a través del concepto que hemos creado sobre la belleza. La psicología de la apariencia explica la subjetividad de la belleza y cómo es su evolución con el paso del tiempo.

¿Por qué nos importa tanto la apariencia física?

A través de la apariencia somos capaces de influir a otras personas, para mandarles mensajes implícitos de cómo es nuestra personalidad, cuáles son nuestros intereses y cómo es nuestra actitud ante la vida. Como hemos indicado anteriormente, la mayoría de estos mensajes son inconscientes y los transmitimos de una forma involuntaria.

Belleza

Pero ofrecer una apariencia en concreto ¿puede tener alguna utilidad? Sin lugar a dudas la tiene. Un gran ejemplo lo tenemos en las entrevistas de trabajo. Procuramos tener cuidado con cada detalle, desde cómo nos vestimos a cómo llevamos el pelo, todo cuenta,para la impresión que se pueden hacer acerca de nosotros. Ya no son solo nuestras valías o actitudes para desarrollar el trabajo, sino además la primera impresión que damos.

Es inevitable que queramos dar una buena impresión, y para ello nos basamos, por supuesto, en lo que nos han vendido como belleza. Ya no basta con ir bien aseados y limpios. Además, hay una estética para cada tipo de persona que se cataloga con unas características determinadas. Todo esto lo tenemos en cuenta, y es por ello que gastamos una gran cantidad de dinero, e invertimos una gran cantidad de energía en ir con una estética acorde a nuestra forma de ver la vida.

Al tener una gran consciencia sobre la importancia que culturalmente tiene nuestra estética, nos sentimos más seguros llevando la que más acorde nos representa. Esta es otra de las características fundamentales de la apariencia, y es que muchos complementos, maquillajes, etc. nos hacen ganar en seguridad, a la hora de conocer a alguien o de entablar relaciones con los demás.

En psicología esta impresión que damos tiene como nombre efecto halo. Esta conducta nos demuestra como nos precipitaos a la hora de juzgar a las personas, y lo determinante que puede ser una primera buena impresión. Ya que se asocian una serie de características y valores personales sin que necesiten ser comprobadas. Nuestro cerebro actúa así como medida de ahorro de energía, no podemos permitirnos conocer en detalle y en profundidad a cada persona para formarnos una impresión sobre ella.

¿Creías que no tenías prejuicios? Pues aunque creyeras que no los tienes, es cierto que los tienes, es algo inevitable, nos sucede constantemente. Sin embargo, a sabiendas que los tenemos, podemos dar una oportunidad a las personas que no nos han causado una buena impresión de primeras para que haya otro tipo de cosas que nos puedan influir. Conocer a las personas en profundidad siempre es la mejor manera, aunque nuestro cerebro no esté por la labor.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*