El efecto de falso consenso

El efecto de falso consenso

El efecto de falso consenso es algo que por lo general todos experimentamos, se trata de un sesgo cognitivo en el que se tiende a sobrestimar las propias opiniones, deseos y gustos; mediante la falsa creencia de que es lo más común, y es compartido por los demás.

Mecanismo de defensa

Este comportamiento espontáneo y automatizado, se debe a un mecanismo de defensa que sirve para aumentar la confianza y valoración positiva en uno mismo, permitiendo obtener cierto equilibrio psicológico. Por ello es bastante común que decidamos estar con personas que comparten nuestros gustos e intereses. Ya que al estar en un círculo donde se comparten opiniones, éstas se refuerzan para los individuos, puesto que mediante el consenso común de un pequeño grupo; se tiende a la generalización del resto de personas.

 

¿Cómo se forma el falso consenso?

Una de las causas por las que se forma y se refuerza esta falsa creencia es también por la falta de información. Al tener ciertas creencias, lo común es que se siga por esa línea de información sin considerar las ideas contradictorias. Por ejemplo, una persona con hábitos específicos y de una determinada convicción política, se informará a través de los medios que refuerzan sus ideales, y tenderá a relacionarse con personas que apoyan sus ideas. De esta manera las personas buscamos un ambiente cómodo e idóneo, que no contradiga nuestras creencias.

Una vez encontrado nuestro ambiente seguro donde nos encontramos cómodos con la información y personas que refuerzan nuestras ideas; estas opiniones ya parecen más sensatas y seguras, considerándolas “lo normal” y más común. Inevitablemente sobrestimando la muestra.

 

Los estudios confirman este hecho

La literatura científica lejos de darlo por supuesto, lo ha investigado y comprobado mediante diversos estudios, el cómo se produce esta falsa creencia que se manifiesta como un sesgo cognitivo.

Uno de los experimentos más citados al respecto sobre el falso consenso; Ross, Greene y House, (1977), fue realizado con universitarios, a los cuales se les preguntó si estaban dispuestos a hacer de Hombre-anuncio por todo el campus, con un mensaje que pusiera “Arrepentíos”, varios centenares de estudiantes participaron en el estudio. Se dividió en dos grupos: los que aceptaron la propuesta de llevar el cartel y  los que no. Cuando se les preguntó a los que aceptaron llevar el letrero, cuántos de sus compañeros creían que también habían aceptado llevarlo al igual que ellos, informaron de que alrededor de un 60%. En cambio, los que habían rechazado llevar el cartel, pensaron que solo el 27% estaría dispuesto a llevarlo.

En otro experimento que se llevó a cabo para comprobar el efecto de falso consenso, se realizó una encuesta en la que se preguntaba ¿Cuánta gente de tu edad suele beber alcohol? Dicho estudio dispuso de una gran muestra de sujetos: 1276 encuestados en el grupo de los no consumidores y 1789 en el grupo de los consumidores. En la siguiente tabla se pueden apreciar los resultados que indican la tendencia de un grupo y de otro a pensar que los demás hacen lo mismo que ellos. Jiménez et al (2008).

estudio-alcohol

Los estudios revelan que las personas no nos damos cuenta de esta exageración. Hay muchos procesos que intervienen en la generación de estas falsas creencias, esencialmente por causas motivacionales, y la inclinación que tenemos a la aceptación social.

¿Todas las personas tienden a mostrar un falso consenso?

Partiendo de la idea acerca del falso consenso, propuesta por Ross, Greene y House, (1977) de que todos los individuos son susceptibles a este sesgo cognitivo; los investigadores Tabachnik et al (1983) realizaron un estudio para desmentir que este sesgo cognitivo estuviera presente en todas las personas.

En dicho estudio propusieron a sujetos, divididos en dos grupos, diagnosticados con depresión y sujetos sin depresión, juzgar una serie de atributos sobre sí mismos, a la vez que sus compañeros, y cómo percibían esos atributos en los demás. Los resultados revelaron que los sujetos depresivos mostraron un menor falso consenso que los sujetos no depresivos. Los sujetos depresivos se juzgaron diferentes en sus atributos al resto. Por lo que se pudo concluir que los sujetos depresivos no muestran esta distorsión del falso consenso; entendemos que esto se debe a la incompatibilidad con otras distorsiones que presentan los sujetos con depresión.

 Monos-Sesgo

Conclusiones sobre el falso consenso

Esto contribuye a la idea de que, aunque a priori, sabemos que hay otras personas con distintas opiniones, valores y creencias a nosotros; cuando nos exponemos ante un problema, nos resulta muy complicado entender que haya visiones y maneras de entender el problema diferentes. Por lo que no se suele tener en cuenta que, bajo una misma circunstancia, dos personas pueden reaccionar de una manera totalmente diferente, sin que la conducta sea mejor o peor a la nuestra. Cuando esto sucede se entra en conflicto por la falta de comprensión. Ya que cuesta admitir otras posibilidades y puntos de vista cuando nos sentimos ofendidos o rechazados. El falso consenso parte de la necesidad que tenemos de ser aceptados, sentirnos identificados y reconocidos, por lo que seguimos la tendencia a creer que lo que pensamos es más común de lo que puede ser realmente.

 

Bibliografía consultada

–       Polaino-Lorente, A., & Villamisar, D. A. G. (1984). Análisis experimental de los déficits motivacionales y cognitivos del ((Learned Helplessness)) en una muestra de adolescentes no depresivos. Cuadernos de Psicología11, 7-34.

–       Jiménez, S. Y., Rubio, E. L., Navarro, R., Serna, C., & Martínez, I. (2008). La percepción del consumo de alcohol: el análisis de los sesgos atributivos como orientación para la intervención social con jóvenes. In Jornadas de trabajo social y conductas adictivas (pp. 99-104). Universidad de Valencia.
–       Rodríguez Quintana, E. (2012). Toma de decisiones: la economía conductual.

Sobre Rafa Aragón 260 Artículos
Autor/Redactor del blog Psiqueviva. Psicólogo y sexólogo con número de colegiado: AO09281. Ilusionado por transmitir conocimientos sobre psicología, así como de promover hábitos saludables a través de las ciencias de la salud en general. Colaborador articulista en páginas como E- ciencia, La mente es maravillosa y marketing4ecommerce.

2 Trackbacks / Pingbacks

  1. El efecto de falso consenso
  2. Nuestros límites y los estados de Whatsapp – Psicología para Todos

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*