Sociedad actual. Una paradoja en aumento

Cuanto más escuchas la radio, ves la televisión, lees los periódicos o consultas en internet noticias de sociedad más cuenta te das de la falta de valores y ética que atañe a nuestra sociedad actual. ¿Qué está sucediendo?

Van apareciendo noticias que nos parecen inaceptables, por ejemplo, la corrupción política. Cada vez aumenta más y eso nos lleva a normalizar este tipo de conductas, de forma que progresivamente vamos dejando de impresionarnos ante nuevos casos de corrupción y aceptando de forma implícita que en nuestra sociedad una gran parte de los políticos son corruptos.

paradoja

Hoy quiero hablar en este artículo de un tema que está causando gran controversia últimamente y es la industria farmacéutica y la creación de enfermedades físicas y mentales. Si por un momento nos paramos y miramos a nuestro alrededor, de inmediato nos daremos cuenta de que a cada uno de nosotros se nos pueden detectar uno o varios trastornos y enfermedades. A mí por ser excesivamente ordenada, a ti por no tener ganas de salir durante varios días y a él por no ser capaz de dar una conferencia delante de mucha gente.

Vivimos en el bucle de la paradójica felicidad, cuantas más cosas tenemos, más insatisfechos nos sentimos. Cada día se crean ante nuestros ojos más “necesidades” innecesarias que prometen hacer más plenas y felices nuestras vidas.

Siguiendo con el tema de los fármacos, si reflexionamos por un momento nos daremos cuenta de que muchos de ellos van más dirigidos a “ricos sanos” que a “pobres enfermos”. Las industrias farmacéuticas gastan cada vez más dinero en el marketing y divulgación de la necesidad de prevenir el alto colesterol y los síntomas de la menopausia, por ejemplo. Haciendo de procesos naturales de la vida de cada individuo problemas a tratar como prioritarios y de esta manera, dejando atrás un gran número de enfermedades que atañen a medio mundo y en las que realmente si sería conveniente aplicar los avances de la ciencia.

Hoy en día, las farmacéuticas controlan gran parte de la investigación científica sobre las enfermedades y sus causas, simposio de psiquiatras y médicos en los que se determinan y definen las enfermedades físicas y mentales, creando límites cada vez más flexibles y difusos que permiten etiquetar a más personas dentro de una determinada enfermedad. Lo cual conlleva a patologizar procesos naturales del ser humano como la tristeza, timidez o alguna que otra manía.

No debemos obviar la excelente función que cumple una medicación administrada de forma responsable y sensata. Y mejor aún, su eficacia junto a otro tipo de terapias. Sin que detrás de ello haya intereses ocultos que vayan más allá que velar por la salud de las personas.

Vivimos en un mundo en el cual no se fomenta el gran potencial del que cada uno de nosotros dispone para la sanación. Tal vez, para las industrias farmacéuticas sea más rentable hacernos depender de sustancias externas que enseñarnos a descubrir nuestro poder interior.

interior

Lo ideal sería crear una sociedad en la que cada cual aprenda a conocerse a sí mismo y valorar sus puntos débiles y fuertes. Saber canalizar la energía que poseemos para conseguir ser personas sanas física y mentalmente.

Es trabajo de cada uno de nosotros saber qué es lo que realmente necesitamos y que es lo que nos están vendiendo como “necesidad innecesaria”, para ello, tan solo nos queda ir despiertos por el mundo.

Sobre Laura Torres García 6 Artículos
Psicóloga clínica y redactora.

1 Trackback / Pingback

  1. 5 Documentales para comprender mejor la esquizofrenia El Poder de la Mente

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*