Consigue que tu bebé se duerma con estos consejos

Bebé se duerma en brazos

Esta es una de las quejas más habituales, sobre todo la de los padres primerizos: ” no sé cómo hacer para que mi bebé se duerma”. Esto es algo que puede crear en los padres mucha ansiedad, que a su vez están transmitiendo a su bebé. Por eso te vamos a dar algunos consejos para que puedas hacer dormir a tu bebé sin desesperarte en el intento.

La mayoría de los padres que tienen bebés no duermen bien, y esto les afecta en su vida cotidiana, no solo al rendimiento, sino también en su carácter. Es fácil que en esta situación la ansiedad nos domine y la frustración nos sobrepase. Sin embargo, hay ciertas cosas que podemos hacer para darle solución a esto. Si conseguimos que el bebé se calme y duerma, entonces eso repercutirá en nuestra mejor calidad de sueño.

Pero ¿cómo hacer para que el bebé se calme y no se despierte a cada momento? En primer lugar tenemos que tener en cuenta lo que hemos comentado, cualquier síntoma de ansiedad, nerviosismo, intranquilidad, miedo e inseguridad, son sensaciones que estamos continuamente transmitiéndoselas a nuestro bebé; por lo que es importante concienciarse de este aspecto fundamental. Si logramos relajarnos nosotros primero, nuestro bebé también podrá relajarse.

Buenos hábitos de sueño para que el bebé se duerma

Los expertos en la materia tienen muchas teorías al respecto, pero la mayoría coinciden en este. Hay que cuidar de la calidad de sueño del bebé. El espacio y la cuna donde duerme el neonato son factores muy importantes para crear buenos hábitos de sueño. Podemos encontrar hasta minicunas de originalbaby que son las más prácticas y cómodas para desplazarlas de un lugar a otro sin interrumpir el sueño de nuestro bebé.

Para que el bebé se duerma

Un recién nacido necesita muchas horas de sueño para recuperar toda la energía que invierten en su rápido crecimiento. Al menos necesita dormir entre 15 y 22 horas. Por lo que se convierte en un proceso básico en el desarrollo del bebé. Por eso los padres no podemos descuidar este aspecto, que es tan importante como alimentarse bien, recibir cuidados y afecto. Para que el bebé se duerma y adquiera buenos hábitos de sueño hay que tener en cuenta lo siguiente:

  • Aprovechar y potenciar la necesidad natural que tiene el recién nacido para dormir. Cuando comience a dar muestras de sueño y cansancio hay que crearle un entorno propicio, alejándolo de las distracciones, del ruido y la luz, para que duerma sin interrupciones.
  • La responsabilidad de que el bebé duerma bien es siempre de los padres. Por lo que no podemos eludir esta responsabilidad. Es necesario enseñarles a dormir bien, ya que esta habilidad la van aprendiendo poco a poco durante su desarrollo. Esto supone crear el entorno adecuado y transmitirle la mayor tranquilidad y sosiego.
  • Cultivar paciencia. Los padres han de realizar este trabajo diariamente, el de ser pacientes, para no entrar en rabia ni alterarse ante las dificultades que puedan ir presentándose.
  • Es fundamental que durante el descanso del bebé los padres se tomen también su tiempo para relajarse, descansar y cuidar su higiene de sueño. Desconectarse un poco de las tareas que realizan por y para el bebé; salir a pasear, relajarse, conversar de cosas diferentes, etc. Todo ello para renovar las energías y cuidar de la propia salud mental y física.

¿Por qué y para qué llora nuestro bebé?

El último consejo que os vamos a ofrecer es de cuando el bebé llora y rápidamente los padres acudimos a ver qué ocurre y atenderlo lo antes posible. Es importante saber que hay diferentes tipos de llanto de un bebé, de cuando tienen hambre, cuando están nerviosos o temerosos, y cuando quieren hacer otra cosa o quieren llamar la atención de los padres.

Cuidado del bebé

Hay que saber que si vamos corriendo a atender al bebé en cuanto llora y es su hora de dormir, el bebé aprende a que debe de llorar, y estamos reforzando esa conducta. Podemos asegurarnos de que esté bien si utilizamos algún aparato para saber lo que ocurre en la habitación del bebé, puede ser con una cámara y altavoz especial para este tipo de situaciones. Si solamente está intentando llamar la atención de los padres, los llantos poco a poco irán cesando, y es así como aprenderá a que con sus llantos no va a recibir la atención inmediata de los padres.

Aprender esto es algo, que sin duda, mejorará nuestro sueño y nuestra tranquilidad. También, para que el bebé se duerma y vaya adquiriendo mejores hábitos del sueño, sin que esto dependa absolutamente de los padres.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*