Saltar al contenido

Trastorno del deseo sexual

11 agosto, 2020

El trastorno del deseo sexual se suele dar en la mayoría de los casos en mujeres, no debe de confundirse con la asexualidad. orientación que consiste en que la persona no se siente atraída sexualmente por nadie, no llegando a implicar esto un trastorno.

Las personas que sufren de este trastorno sobre la carencia del apetito sexual se lamentan de no poder disfrutar en sus relaciones sexuales. Se da en mayor número de mujeres jóvenes que en mujeres mayores de 35 años.

Principales causas

Las principales causas de la carencia en el deseo sexual suelen ser de tipo psicológico. El estrés, disputas, experiencias negativas y expectativas inexpresadas.

Los estudios realizados de una muestra representativa en Hanover en el 2002 demostró que este tema resulta ser tabú en las consultas, donde la mayoría de pacientes no se atreven a abordar este tema, no obstante les gustaría que fuera el médico de familia quien se atreviera a sacar el tema. En cuanto a los hombres se refiere el medicamento más famoso en este caso, es el sidenafil, más conocido como viagra, la eficacia de este medicamento está condicionada a la necesidad sexual, que depende sobre todo de la función cerebral. Las pacientes con este tipo de trastorno responden mejor que los hombres a los placebos, mostrando signos de excitación sexual, ( humedad incrementada en la zona vaginal, circulación sanguínea) en cambio el sidenafil aunque produce cambios físicos en las zonas erógenas de las mujeres, no ejerce su efecto en la excitación mental, por lo que no existe un deseo placentero.

En la actualidad el medicamento más prometedor, que obtiene excelentes resultados, es el PT-141– una hormona que actúa sobre la descarga de dopamina y oxitocina, que curiosamente regula el color moreno de la piel, fue en un principio desarrollada como protector solar. En los ensayos clínicos, en ambos sexos se produjo un aumento de la libido, este medicamento se encuentra sometido a diferentes pruebas, por lo que todavía no ha salido al mercado. En el próximo post se comentará la terapia sexual para este tipo de trastorno, ligado al terreno psicológico.

Bibliografía consultada:

Berner, W. (2010). Disfunción sexual. Mente y cerebro, 43, 30-31.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Digital Inspiration S.L..
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Digital Inspiration S.L..
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.