Carl Gustav Jung: el tarot y la psicología

Tarot de jUNG

Aunque pueda parecer que no hay ninguna relación entre el tarot y la psicología, y los científicos se mantengan excépticos ante todo lo que tiene que ver con la adivinación. Carl Gustav Jung se aventuró a ofrecer nuevas alternativas y respuestas a través del tarot, basándose en los arquetipos para un mejor análisis psicológico. A continuación veremos la relación que hizo Jung entre la psicología y el tarot.

El afamado psiquiatra Carl Gustav Jung, fue el primer profesional de la psicología, que se apoyó en las cartas del tarot para valerse de su simbología. En concreto las 22 primeras cartas de la baraja, los arcanos mayores, que tuvo en consideración que podían usarse para realizar un análisis psicológico de cualquier persona. Al igual que existe el, o la Vidente sin Cartas, que gozan de una especial sensibilidad, también nos encontramos con profesionales que necesitan de estas cartas para realizar análisis psicológicos complejos.

Sin duda, el simbolismo está en estrecha relación con el ser humano, y Jung mostró cómo se puede sacar, por lo tanto, una gran utilidad psicológica a este recurso tan menospreciado por la ciencia.

Qué es el arquetipo en el tarot

Los arquetipos simbolizan los comportamientos, actitudes, creencias y pensamientos más arcaicos. Forman parte por así decirlo de la historia de la humanidad. Tal y como descubrió Jung estos símbolos ancestrales sirven de forma interpretativa. Jung identificó hasta 5 arquetipos fundamentales que son de un gran interés para la psicología como disciplina científica:

  • El Anima: la imagen femenina de la psique masculina.
  • El Animus: la imagen masculina de la psique femenina.
  • La Sombra: una parte que todos tenemos que no queremos reconocer. Es nuestra parte más oscura que procuramos evitar.
  • El Auto: representa la esencia de la psique, lo que permite al individuo ser y realizarse.
  • La Persona: resulta ser la cara representativa del mundo.

La sombra arquetipo de jung

Qué aplicaciones tiene el tarot en la psicología

Otros arquetipos que se repiten frecuentemente y representan nuestro modelo de conducta, son la representación de la madre, el sabio, el niño, etc. Todos ellos tienen relación con el comportamiento humano, y por lo tanto pueden ser de gran interés para la psicología. Puesto que esta disciplina se dedica al estudio y el análisis del comportamiento humano.

La simbología de los arquetipos y el tarot se pueden aplicar tanto a una persona como a una conducta, dividiéndose en dos subcategorías:
  • Estereotipos: se refieren al tipo de personalidad o conducta que se repite en una misma cultura o grupo de individuos, y llega un momento en el que hay una asociación.
  • Epítomes: refiriéndose al ejemplo general de un comportamiento o personalidad. Una representación global que puede ser aplicada de una forma concreta.

Jung se servía de los arcanos mayores de las cartas del tarot para aplicarlo en sus análisis psicológicos, intentando comprender mejor las soluciones que pueden emplearse en una situación conflictiva determinada. Gracias a su teoría de los arquetipos, Jung encontró en el tarot una gran colección de simbolismos que resultan de gran beneficio para la psicología analítica. Estas representaciones forman parte de cada uno de nosotros, siendo los símbolos de nuestra psique y de los más profundo de nuestra mente.

Jung y el tarot

No es de extrañar que el médico suizo encontrara un excelente recurso en el tarot para aplicarlo al conocimiento psicológico. Incluso los más excépticos comprenden que nuestro modo de vida caótico, conflictivo y lleno de patologías se rige en términos de simbología. Y comprendiendo esta simbología se puede llegar a conocer en más profundidad al ser humano. En su libro “El hombre y sus símbolos” realizó la siguiente afirmación:

El arquetipo es una tendencia a formar tales representaciones de un motivo –representaciones que pueden variar mucho en el detalle sin perder un patrón básico… Son de hecho una tendencia instintiva (…) Es esencial insistir que no son meros conceptos filosóficos. Son pedazos de la vida misma –imágenes que están integralmente conectadas al individuo a través del puente de las emociones–. No se trata, pues, de representaciones heredadas, sino de posibilidades heredadas de representaciones. Tampoco son herencias individuales, sino, en lo esencial, generales, como se puede comprobar por ser los arquetipos un fenómeno universal.

Sobre Rafa Aragón 260 Artículos
Autor/Redactor del blog Psiqueviva. Psicólogo y sexólogo con número de colegiado: AO09281. Ilusionado por transmitir conocimientos sobre psicología, así como de promover hábitos saludables a través de las ciencias de la salud en general. Colaborador articulista en páginas como E- ciencia, La mente es maravillosa y marketing4ecommerce.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*