Las etapas de la sexualidad infantil según Sigmund Freud

Freud psicoanálisis

Uno de los principales propósitos de Sigmund Freud (médico neurólogo y catalogado desde entonces como el “Padre del psicoanálisis”) fue explicar y mostrar cuáles son las etapas del ser humano y el comportamiento de los mismos en la transición de cada una de ellas.

En este artículo, hablaremos específicamente de la parte sexual, perteneciente a los trabajos realizados por parte de Freud en contribución al psicoanálisis.

Según Freud, de todas aquellas experiencias que puedas vivir en esas etapas, dependerá el desarrollo de tu sexualidad como persona.

“La sexualidad es un tema clave en la personalidad e influye de una manera u otra en las decisiones que tomamos día a día”, cita textualmente el austriaco.

La libido y su evolución

A lo largo del tiempo, Freud llevó a cabo una cantidad considerable de ensayos acerca de este tema.

Y fue en el año 1905 cuando le da vida a la primera edición referida a los tres ensayos acerca de la teoría sexual:

  • Sexualidad infantil
  • Sexualidad puberal
  • Sexualidad adulta

“El camino hacia una actitud sexual madura comienza desde la infancia y no en la pubertad”, sostuvo siempre el galeno. Por lo tanto, uno de los aportes más significativos de sus trabajos hacia estas teorías, fue comenzar a observar la forma en cómo se comportaban los niños y analizar su desenvolvimiento con acciones tan comunes como chuparse un dedito, referidas completamente a la sexualidad.

Etapas sexualidad

Diez años exactos aplicó Sigmund (1913 – 1923) para finalmente introducir diversos estudios relacionados con la etapa pre-genital: oral, anal, fálica.

Etapa oral

De acuerdo a las bases de Freud, esta es la primera etapa. Asegura la importancia que radica en que el niño experimente a través de la boca.

Y es que es un hecho que los bebés duran un buen tiempo introduciendo cualquier objeto a su boca por desconocido que sea o sucio que esté. No tienen el conocimiento, pero sí una necesidad de vivir, de percibir o probar.

Cabe guardar sumo cuidado, sobre todo los padres, con respecto a tomar acciones (debido a la preocupación) que impidan que un niño viva y experimente ciertos hechos, pues, en un futuro, podría causarles traumas o incluso retrasar su desarrollo mental con respecto a otros niños, ya que, en una fase en la que estén un poco mayores, sobrará el desconocimiento en ellos y quizás tiendan a actuar de forma incorrecta.

Ahí se convertiría en un problema en el tema de educación mental.

Etapa anal

“Es importante que esta etapa se viva en el momento justo”, confirma Freud. Se lleva a cabo entre el segundo y el tercer añito del niño y principalmente, se refiere al control de esfínteres. Es cuando el bebé cae en cuenta que hay una parte de su cuerpo que puede defecar.

Etapa fálica

En el año 1923, ya prácticamente finalizando sus informes, Freud desarrolló ampliamente la exploración de esta etapa, la cual se manifiesta entre los tres y cinco años.

Asimismo, expresa que es la misma etapa en la que los niños comienzan con preguntas como: “¿por qué los niños tienen pene y las niñas no?”.

Hay una fase curiosa que, por mucho miedo o incomodidad a los padres, no debería ser reprimida. Y muchas cosas van a depender de las respuestas que ellos les den a sus niños.

Sobre Rafa Aragón 260 Artículos
Autor/Redactor del blog Psiqueviva. Psicólogo y sexólogo con número de colegiado: AO09281. Ilusionado por transmitir conocimientos sobre psicología, así como de promover hábitos saludables a través de las ciencias de la salud en general. Colaborador articulista en páginas como E- ciencia, La mente es maravillosa y marketing4ecommerce.

1 Trackback / Pingback

  1. Carl Gustav Jung: “libro rojo” - El Poder de la Mente

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*