Saltar al contenido

Las etapas de la sexualidad infantil según Sigmund Freud

18 enero, 2020

Uno de los principales propósitos de Sigmund Freud (médico neurólogo y catalogado desde entonces como el “Padre del psicoanálisis”) fue explicar y mostrar cuáles son las etapas del ser humano y el comportamiento de los mismos en la transición de cada una de ellas.

En este artículo, hablaremos específicamente de la parte sexual, perteneciente a los trabajos realizados por parte de Freud en contribución al psicoanálisis.

Según Freud, de todas aquellas experiencias que puedas vivir en esas etapas, dependerá el desarrollo de tu sexualidad como persona.

“La sexualidad es un tema clave en la personalidad e influye de una manera u otra en las decisiones que tomamos día a día”, cita textualmente el austriaco.

La libido y su evolución

A lo largo del tiempo, Freud llevó a cabo una cantidad considerable de ensayos acerca de este tema.

Y fue en el año 1905 cuando le da vida a la primera edición referida a los tres ensayos acerca de la teoría sexual:

  • Sexualidad infantil
  • Sexualidad puberal
  • Sexualidad adulta

“El camino hacia una actitud sexual madura comienza desde la infancia y no en la pubertad”, sostuvo siempre el galeno. Por lo tanto, uno de los aportes más significativos de sus trabajos hacia estas teorías, fue comenzar a observar la forma en cómo se comportaban los niños y analizar su desenvolvimiento con acciones tan comunes como chuparse un dedito, referidas completamente a la sexualidad.

Etapas sexualidad

Diez años exactos aplicó Sigmund (1913 – 1923) para finalmente introducir diversos estudios relacionados con la etapa pre-genital: oral, anal, fálica.

Etapa oral

De acuerdo a las bases de Freud, esta es la primera etapa. Asegura la importancia que radica en que el niño experimente a través de la boca.

Y es que es un hecho que los bebés duran un buen tiempo introduciendo cualquier objeto a su boca por desconocido que sea o sucio que esté. No tienen el conocimiento, pero sí una necesidad de vivir, de percibir o probar.

Cabe guardar sumo cuidado, sobre todo los padres, con respecto a tomar acciones (debido a la preocupación) que impidan que un niño viva y experimente ciertos hechos, pues, en un futuro, podría causarles traumas o incluso retrasar su desarrollo mental con respecto a otros niños, ya que, en una fase en la que estén un poco mayores, sobrará el desconocimiento en ellos y quizás tiendan a actuar de forma incorrecta.

Ahí se convertiría en un problema en el tema de educación mental.

Etapa anal

“Es importante que esta etapa se viva en el momento justo”, confirma Freud. Se lleva a cabo entre el segundo y el tercer añito del niño y principalmente, se refiere al control de esfínteres. Es cuando el bebé cae en cuenta que hay una parte de su cuerpo que puede defecar.

Etapa fálica

En el año 1923, ya prácticamente finalizando sus informes, Freud desarrolló ampliamente la exploración de esta etapa, la cual se manifiesta entre los tres y cinco años.

Asimismo, expresa que es la misma etapa en la que los niños comienzan con preguntas como: “¿por qué los niños tienen pene y las niñas no?”.

Hay una fase curiosa que, por mucho miedo o incomodidad a los padres, no debería ser reprimida. Y muchas cosas van a depender de las respuestas que ellos les den a sus niños.

Sexualidad no es genitalidad

Los adultos significamos el término sexualidad con genitalidad y ello se debe a que la sexualidad adulta es efectivamente genital en tanto la vida sexual consistiría en poner en contacto los genitales propios con otra persona. El gran hallazgo del psicoanálisis, un escándalo en su momento y controversial aún hoy, fue entender que la sexualidad comienza desde el nacimiento. Es decir que los niños poseen sexualidad, de allí que Freud presente la sexualidad infantil, pero lejos está de la genitalidad. La vida sexual “incluye la función de la ganancia de placer a partir de zonas del cuerpo, función que es puesta con posterioridad al servicio de la reproducción.”

En el inicio de la vida el placer que se descubre en el cuerpo, en sus diferentes zonas, llamadas entonces zonas erógenas, va mutando concomitante con el desarrollo orgánico y cognitivo. De allí que el autor presente tres etapas consecutivas donde tres zonas distintas toman protagonismo y ninguna revela una acción genital. Ellas son la boca, el ano y el falo. Respecto a la última, uno podría esbozar que aquí sí se asemeja a la función genital. Error, ya que justamente el único órgano que toma relevancia es el falo y no la vagina. Allí radica el hallazgo, la sexualidad es un concepto mucho más amplio, complejo, que cambia con los años hasta llegar a la pubertad.

Es importante resaltar que las zonas corporales mencionadas corresponden a las fases oral, sádico-anal y fálica, respectivamente. Que ellas se suceden cronológicamente, pero no se revelan una a otra de manera neta, sino que se agregan una a la otra, se superponen, coexisten. Podríamos arriesgar que en parte es una desorganización de las pulsiones (energía sexual) que secundarán en la latencia, es decir reposaran hasta el advenimiento de la pubertad donde aparece la cuarta fase, ahora sí genital: los órganos reproductivos son los que toman protagonismo.

Fenómenos Sexuales en cada etapa

Retomamos que los niños entre el nacimiento y los cinco, seis años, atraviesan, es decir vivencian, fenómenos sexuales y repetimos, no genitales. Por ello, Freud define a estas tres etapas como PREGENITAL. Ampliemos cada una:

Oral

Podemos ubicar a la boca como zona erógena, siendo el chupeteo la actividad preponderante. Si bien tiene como punto de partida la recepción del alimento, rápidamente aspira a una ganancia de placer extra, porque no está todo el tiempo comiendo, ese plus que no es nutritivo es sexual. Ejemplos de esto es el uso de chupetes, el baboseo de todos los objetos que le alcanzan al niño o éste tiene cerca

Sádico Anal

En palabras de Freud : “(…) llamamos “sádico –anal” porque aquí la satisfacción es buscada en la agresión y en la función excretora.” Un ejemplo, al llevar a cabo una actividad de modelado con plastilina donde hunden sus dedos con fuerza o apretarla hasta que la masa se desborda por sus dedos, o cuando empuja a otro niño para que se deslice por el tobogán. Asimismo, en sus diálogos, durante el juego simbólico puede registrarse cómo toman posiciones de dominio frente al otro al representar roles parentales: “Vos sos mi bebé”. A su vez, se observa un registro mayor sobre sus propios cuerpos, aunque no hayan dejado los pañales. Pero en sus juegos aparece esta situación, acompañan a su bebé y éste hace pis. Justamente, en esta fase los principales pares de opuestos son actividad/pasividad, según Freud “(…) en ésta fase (…), (…), (…) sádico y anales (…) ocupa su lugar la oposición entre activo y pasivo”. Es decir que su autonomía tanto corporal como verbal ayudan a que los niños logren representar roles que vivencian pasivamente como el ejemplo citado anteriormente. Volverse activos frente a situaciones donde la vivencia es pasiva, ellos juegan que llevan a su bebé a hacer pis o caca, mientras los adultos incitan a los niños a dejar los pañales.

Fálica

Comienza la investigación sexual, hablamos de la pulsión de saber, se basan en la premisa que “todos tenemos falo” y con ella van construyendo diferentes teorías. En palabras de Freud “(…), se asemeja ya en un todo a la plasmación de la vida sexual. Es digno de señalarse que no desempeñan un papel aquí los genitales de ambos sexos, sino sólo el masculino (falo). (…). Con la fase fálica, y en el transcurso de ella, la sexualidad de la primera infancia alcanza su apogeo y se aproxima al sepultamiento. (…).” Es decir que durante la misma, tanto niños como niñas, “(…) empezaron a poner su actividad intelectual al servicio de la investigación sexual, y ambos parten de la premisa de la presencia universal del pene.” Pueden observarse en los niños cuando se dirigen al baño a espiar tanto a sus pares como a los adultos, o el nacimiento de algún bebé cercano conlleva teorías sobre cómo nacen los mismos. Algunos ejemplos serían “te cortan la panza y sale el bebé”, y otro: “Te cortan y aparece un bebé muy chiquito”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Digital Inspiration S.L..
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Digital Inspiration S.L..
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.