Saltar al contenido

Entrevista con Nieves Marí, sexóloga

24 octubre, 2019

Antes de comenzar, permítame decirle que estamos muy agradecidos de que haya reservado parte de su valioso tiempo para esta entrevista.

 

Explícanos tu trayectoria en el mundo de la psicología

 

No había acabado la licenciatura de Psicología, que ya empecé el Posgrado en Terapia Sexual y después enseguida hice el Posgrado en Terapia de Pareja. Ahí fue cuando tuve a mi primer paciente. En la vida había estado tan nerviosa como cuando le atendí. Y le estoy muy agradecida porque aprendí mucho de él.

Después de los Posgrados estuve trabajando en el Casal Lambda en Barcelona, aunque normalmente trabajaba por mi propia cuenta en mi propia consulta. Cometí errores, no lo voy a negar, pero también he aprendido de ellos. Los psicólogos y me imagino que todo el que esté de cara al público aprendemos muchísimo de las personas con las que nos encontramos. Yo personalmente voy aplicando todo lo que aprendo en cada sesión.

 

Pero la sexualidad y la vida en pareja es un terreno muy íntimo y resbaladizo por lo que he tenido éxitos y fracasos pero sin duda alguna mi mayor dificultad hasta este momento fue la crisis personal que tuve en el año 2012 que me obligó a abandonar el Casal Lambda y Barcelona y trasladarme a mi tierra natal, a Ibiza y a dejar de ejercer la psicología por un tiempo y no fue hasta finales del año 2015 que retomo de nuevo lo que es mi gran pasión: la sexología.

 

No sin dificultades que a lo largo de estos años me han obligado a dejar de lado por un tiempo en numerosas ocasiones la sexología aunque hace ya algunos años que la he vuelto a retomar por completo y me he especializado aún más en hombres con eyaculación precoz.

 

¿Por qué elegiste esta profesión?

 

Elegí la psicología como profesión porque siempre me ha interesado saber más de la mente y las personas en general, de pequeña siempre me quedaba leyendo toda la información que encontraba relacionada con la psicología en las revistas, que tampoco es que fuera mucha, pero algo había, además ayudar a los demás siempre me ha gustado y ha sido siempre mi vocación y trabajar como psicóloga me permitía dedicarme a ello. Más en concreto decidí especializarme en sexología a raíz de una clase que me llegó al alma de Mayte Sánchez Martín mientras estudiaba psicología de la sexualidad ya en la universidad. Cuando terminó la clase me dije: “yo quiero ser como ella”. Y en ello estoy. Y más en concreto ahora hace un tiempo me he especializado aún más y estoy dedicada de lleno a hombres con eyaculación precoz y a sus parejas porque siempre me ha apasionado y además me he dado cuenta que es un problema muy común en la consulta.

 

¿Qué es lo que te gusta de la psicología?

 

De la psicología lo que más me gusta es la posibilidad que te da de conocer a las personas y poder ayudarlas a mejorar sus vidas y la sexología además te permite ayudar en un terreno tan íntimo y desconocido como es la sexualidad de una persona o una pareja. A pocas personas les dejan entrar en un terreno tan íntimo, la verdad que soy una privilegiada.

 

¿Podrías explicarnos los problemas más comunes en tu consulta?

 

Actualmente como te puedes imaginar al estar especializada en ese tema el más común en la consulta es la eyaculación precoz en el hombre. Ya me especialicé en él, entre otros motivos, porque me di cuenta que era por lo que más me consultaban.

La dificultad para llegar al orgasmo o la falta de deseo en la mujer también son temas frecuentes. Después creo que le seguirían los problemas de pareja y la disfunción eréctil en el hombre.

 

¿Crees que están al mismo nivel de conocimiento sexual de su cuerpo la mujer y el hombre?

 

No, para nada. Tanto en el hombre como en la mujer hay aún mucho desconocimiento del cuerpo y de la propia sexualidad, pero sin duda el hombre conoce mucho mejor su cuerpo (que partes tiene, como funciona, como darse placer, etc.) que la mujer. Al fin y al cabo los hombres siempre han tenido sus genitales más a mano. La mujer siempre ha vivido una sexualidad más escondida y aunque estos últimos años está como abriéndose más sigue habiendo mucho desconocimiento.

 

En un tema de actualidad tan polémico como es la prohibición o no del porno ¿No crees que al final es un tema más de educación que de imposición? O tenemos que poner limites a lo que enseñan en las películas, que al final proporcionan el contenido por la demanda del usuario?

 

Yo creo que una cosa no quita la otra. Estoy de acuerdo en que debe de haber una educación sexual al usuario del porno, que sepan que lo que se ve en el porno no forma parte de la realidad. Al fin y al cabo son películas. Pero también creo que debe de haber unos límites porque queramos o no el porno es lo que educa a la mayoría de jóvenes, hombres en su mayoría, que su primera vivencia de lo que debería ser la sexualidad con otra persona es a través del porno. Y aunque no todo el porno es igual y ahora ya hay un porno, incluso autodenominado feminista, que va más dirigido a mujeres y que no es tan denigrante, en muchos casos, como el porno tradicional sí que debe de haber unos límites porque visionar este tipo de películas pueden marcar mucho tus relaciones futuras.

 

Y al final también hay que tener muy claro que hayas tenido la educación sexual que hayas tenido siempre se puede uno educar para mejorar o empeorar su sexualidad. Y el porno, por suerte o por desgracia, influye en nuestra educación sexual.

 

¿Crees que la realidad virtual se abrirá paso en el sexo futuro o moderno o siempre necesitaremos el contacto humano?

 

Yo estoy firmemente convencida de que siempre se necesitará el contacto humano por mucha realidad virtual que haya y aunque tengamos mucho sexo virtual, y por muy fabulosos que sea, no hay nada como el contacto humano. De hecho, en Japón ya está pasando que las personas están tan desconectadas unas de otras que existe la figura del hosto o hostess un hombre o una mujer de compañía a la que pagas para poder simplemente hablar, vestir según tus fantasías o incluso para salir a cenar acompañado.

 

Se habla mucho de la impotencia sexual, pero apenas de la eyaculación precoz. Que consecuencias tiene en la pareja?

 

Bueno a mi para empezar no me gusta hablar de impotencia sexual. Yo creo que las palabras son importantes. Como nos hablamos es el primer paso para aprender a cuidarnos. Un hombre que pierde la erección o que no consigue tenerla no es que pierda su potencia o su poder sexual. Puede hacer muchas otras cosas para satisfacerse a sí mismo o a una pareja.

 

Dejando esto claro y volviendo a la pregunta, la eyaculación precoz mal gestionada tiene consecuencias muy graves para una pareja pudiendo llevar incluso a la ruptura. Con esto no quiero alarmar a nadie y que ahora piensen no he podido controlar la eyaculación ya me va a dejar mi pareja. No es así. Pero sí te sucede a menudo. Te vas sintiendo frustrado. Tú pareja también se frustra. No lo habláis entre vosotros o sí pero no le ponéis solución… lo más probable es que lleve a la ruptura de la pareja.

Pero las parejas que llegan a la ruptura, es porque ya los primeros episodios de eyaculación precoz en el hombre causan mucha inseguridad en sus relaciones, ya no confían en sí mismos y se ve afectada su autoestima causando que a la hora de tan sólo pensar en mantener una relación sexual sea para ellos y/o para la pareja fuente de estrés y ansiedad, lo que hace más probable que se dé un nuevo episodio de eyaculación precoz con la consiguiente frustración que provoca pudiendo llegar incluso a evitar los encuentros sexuales. Todo esto, como ya he comentado, a largo plazo si no se trata lleva a la ruptura de la relación de pareja.

 

Tiene cura la eyaculación precoz?

 

El 91% de los hombres tratados con la metodología que utilizo en mi consulta son capaces de identificar y solucionar los errores que les llevan a la eyaculación precoz y por lo tanto solucionarla y volver a disfrutar de una sexualidad plena y satisfactoria a solas o en pareja.

Podrías detallar, como lo tratáis en vuestra consulta, en que consiste la terapia y duración

 

De todas formas, me gustaría dejar claro que la duración y evolución de la terapia varía mucho de una persona a otra. Yo hago terapias muy breves. La duración de cada sesión es de entre media hora y 45 minutos, menos la primera sesión, o sesión de estrategia como yo la llamo, que es más larga. La terapia que yo hago es terapia breve, así a grandes rasgos yo diría que de media la terapia dura unas 10 sesiones, a veces dura más y a veces menos, pero de media diría que 10 sesiones.

 

Una vez comenzada la terapia, tiene varias fases:

– Una primera fase: Suele durar una o dos sesiones y nunca se alarga más de tres. En esta fase, antes que nada explico cómo funciona la sesión de estrategia. Hago rellenar algunos documentos, que me ayudan a ver la evolución del problema y como está yendo la terapia. A continuación, antes de empezar con el problema en sí, me gusta siempre comenzar haciendo algunas preguntas para relajar el ambiente y conocernos un poco.

Una vez ya más relajados, lo que hago es hacer preguntas para conocernos aún más, sobre todo sobre la vida sexual de la persona y el formulario que he recibido. Luego si vemos que puedo ayudarles y si encajamos, les explicó cómo funciona toda la terapia y firman el consentimiento informado que garantiza que todo lo tratado es 100% confidencial.

Si al final de la sesión de estrategia, ambos queremos continuar con la terapia, es probable que les diera ya alguna tarea para hacer y tendríamos algunas sesiones más. En ellas continuaría preguntándoles sobre ellos, sobre su vida sexual y, como la terapia es 100% práctica, les doy tareas para mejorar ya la eyaculación precoz.

– Una segunda fase: En ella se realizan las tareas que os dé, tanto para casa como en la consulta. Y ya aviso que doy bastantes porque como he dicho es una terapia 100% práctica.

– Una fase de consolidación de los resultados conseguidos: En ella, al ver que se han conseguido resultados pero aún no están consolidados y podría recaerse fácilmente, se alarga el tiempo entre sesiones y se siguen dando instrucciones para consolidar los resultados. Esta fase es corta, no dura más de 2 sesiones. Si durante este tiempo se recae se vuelve a la fase anterior.

– Y una última fase de seguimiento. Durante esta fase ya no se tiene que acudir a la consulta, sino que se realiza mediante llamada telefónica un año después de la última sesión presencial. En esta llamada hago una serie de preguntas para comprobar que después de un año siguen consolidados los resultados obtenidos. Tengo comprobado que después de un año siguen las mejoras en el 91% de los casos tratados.

 

Y lo que me interesa especialmente durante la terapia es saber y ser conscientes (porque en muchos casos no son conscientes de las estrategias utilizadas, aunque te aseguro que todos utilizan o han utilizado alguna estrategia para solucionar la eyaculación precoz) de que estrategias han seguido para intentar solucionar el problema, tanto si ha funcionado como si no. Porque eso me será muy útil para generar nuevas estrategias a seguir que funcionen a largo plazo.

 

De todas formas, si queréis saber más de la terapia que yo hago podéis llamar al 649.122.998 o escribirme a hola@psiconieves.com o si lo preferís ir a https://www.psiconieves.com

 

Para despedirnos… Danos un consejo para ser más felices con nuestras parejas.

 

Pues mira os voy a dar 2 por el precio de 1. El primero que os doy es que os conozcáis a vosotros mismos. Para poder estar en pareja es super importante conocerse a uno mismo, conocer tu cuerpo, sentirte a gusto con él, saber que te gusta, que no, saber cómo expresarlo, etc. Esto es básico.

Y el segundo consejo es comunícate adecuadamente. Dile a tu pareja lo que te gusta, lo que no, comunícate de forma adecuada, si no sabes cómo hacerlo tendréis muchos problemas y es sencillo aprender, atrévete aprende a comunicarte adecuadamente. Para cualquier tipo de relación la comunicación es básica, pero para estar en pareja mucho más.