Deterioro cognitivo: la importancia de los juegos móviles en su detección

candy crush

Una investigación de la Universidad de Kent revela la utilidad de juegos populares como el ‘Candy Crush’ o el ‘Tetris’ en la detección del deterioro cognitivo. El equipo de especialistas explica que estas herramientas suponen un elemento útil para prevenir este tipo de afecciones tanto en personas mayores, en las que es más frecuente, como en deportistas con alta exposición a lesiones cerebrales.

El deterioro cognitivo supone uno de los grandes retos para los profesionales de la salud. Por ello, cada vez es mayor el número de especialistas que recurre a los Posgrados de Psicología, especializándose y actualizando su formación para adaptarla a los nuevos tratamientos que surgen constantemente.

Cuando hablamos de deterioro cognitivo nos referimos a una situación de cambios en las habilidades motoras que pueden afectar al lenguaje, la memoria, la atención o la capacidad para razonar. Este a su vez puede desencadenar en otro tipo de afecciones más graves, aunque no necesariamente, como son el Alzheimer o la demencia. Por ello, es fundamental detectarlo a tiempo, con el objetivo de aplicar un tratamiento efectivo que permita estabilizarlo o identificar la enfermedad en fases tempranas.

La utilidad de los juegos móviles en el diagnóstico

La investigación de la Universidad de Kent muestra que algunos juegos para smartphones, como el ‘Candy Crush’ o el ‘Tetris’, permiten a los especialistas identificar signos tempranos de deterioro cognitivo. Esto los posiciona como una herramienta eficaz en la exploración del paciente, utilizada para diagnosticar en base a las capacidades mostradas durante la jugabilidad.

La velocidad, la longitud y la intensidad en los movimientos han sido los patrones seleccionados para analizar la capacidad cognitiva, ya que se trata de variables que se relacionan directamente con la función cerebral. Los investigadores, por medio de sensores integrados en los teléfonos móviles, han logrado obtener información esencial sobre la salud mental de los 21 participantes, como pueden ser la habilidad visual, la flexibilidad mental y la inhibición de sus respuestas.

El equipo de la Universidad de Kent ha llegado a la conclusión de que este tipo de juegos populares permiten detectar cambios en las habilidades motoras que se relacionan generalmente con el Alzheimer, el derrame cerebral, el trastorno obsesivo compulsivo y la esquizofrenia. Sin embargo, más allá de prevenir estas afecciones, también se posiciona como una herramienta crucial para identificar problemas a nivel cognitivo en deportistas que están expuestos a lesiones cerebrales como boxeadores o futbolistas.

En primera instancia, los participantes realizaban una evaluación cognitiva en papel, seguida de dos sesiones de juego con una duración de 10 minutos. Por otra parte, los juegos seleccionados para el estudio fueron ‘Tetris’, ‘Fruit Ninja’ y ‘Candy Crush’.

“Estamos muy animados por los resultados de nuestro estudio y hemos recopilado datos de pacientes que mostraron signos de daño cerebral desde entonces”, afirma el doctor Jim Ang, miembro del equipo de investigación. Además, confirma que actualmente están trabajando en el diseño de un algoritmo que les permita monitorizar el rendimiento cognitivo de los pacientes mientras estén jugando.

¿Cuáles son los síntomas más frecuentes?

El cerebro se va deteriorando con los años, lo que conlleva una pérdida progresiva de memoria. No obstante, la aparición de este síntoma junto a alguno de los siguientes puede llegar a suponer la presencia de un deterioro cognitivo:

  • Olvidar cosas con frecuencia.
  • No recordar acontecimientos importantes.
  • Perder el hilo de la conversación.
  • Dificultad para nominar objetos o recordar los nombres de familiares.
  • Aumento en la impulsividad.
  • Deterioro del sentido de la realidad.
  • Sentimiento de opresión en la toma de decisiones.

Además, este deterioro en las funciones cognitivas también puede traer consigo la aparición de otras complicaciones como son la ansiedad, la irritabilidad, la apatía o la depresión.

La importancia del diagnóstico

Uno de los beneficios principales de detectar el deterioro cognitivo en su fase leve es que permite identificar a aquellos pacientes que tienen un mayor riesgo de desarrollar demencia. Por otra parte, conocer esta información facilita a los individuos un acceso más temprano a los tratamientos, adoptando un estilo de vida más saludable.

Aproximadamente el 15% de personas diagnosticadas con deterioro cognitivo leve evoluciona a un cuadro de enfermedad de Alzheimer. Sin embargo, un experimento de Schaie y Willis publicado en 1986 ha demostrado que el entrenamiento cognitivo ayuda a la recuperación de la memoria. De hecho, actualmente se utilizan terapias no farmacológicas, con el objetivo de revertir o frenar la progresión de la enfermedad.

 

 

 

 

SÉ EL PRIMERO EN COMENTAR

Dejar un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.