Que es la alienación parental

¿Que es el SAP ?

El llamado “síndrome de alienación parental” (SAP) es un término que denomino el médico estadounidense Richard Allan Gardner en 1985. Con él describe un conjunto de comportamientos mostrados por niños que supuestamente habían sido manipulados psicológicamente para posicionarse en contra de uno de los progenitores y que surge en disputas por la custodia.

La receta de Gardner para atajar este “síndrome” es una “terapia de la amenaza”, como él mismo la llamó: un tratamiento de choque que pasa por retirar la custodia al supuesto padre o madre alienador, de modo que se saca al niño de su entorno.

La práctica de la aplicación del SAP demuestra que, pese a la forma neutra del término, no hace referencia al sexo del progenitor

Un fantasma recorre los foros incel: la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha incluido el concepto “alienación parental” en su Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE), un catálogo que sirve como estandarización mundial de la información de diagnóstico en el ámbito de la salud.

En la comunidad científica, el término tiene poca aceptación, y también el CGPJ ha recomendado repetidamente que no se utilice en los juzgados.

También el Consejo General del Poder Judicial en su Guía de Criterios de Actuación Judicial contra la violencia de género asegura que utilizar los planteamientos de Gardner en los procedimientos de guarda y custodia de menores “supone someter a éstos a una terapia coactiva y una vulneración de sus derechos por parte de las instituciones que precisamente tienen como función protegerles”. Un criterio en el que ha insistido luego.

La realidad en una separación

La separación de un matrimonio no es fácil para los afectados, y parece increíble la reacción que pueden tener éstos respecto a la otra parte. El odio que son capaces de sentir el uno por el otro ha llamado la atención de muchos psicólogos, pues las conductas de desprecio, en muchas ocasiones inimaginables, que se pueden ver en esta situación, enmascaran el amor que puede haber sentido en su día la expareja.

Pero el problema se agrava cuando hay hijos por medio. Ellos pueden sufrir más que nadie esta situación dolorosa. Especialmente cuando los padres los utilizan para hacer daño al otro. Esto se conoce como Síndrome de Alienación Parental.

Cuando el SAP es una realidad

El SAP puede ocurrir cuando el hijo es influenciado por un progenitor (progenitor A) para rechazar al otro progenitor (progenitor B). Por ejemplo, el progenitor A puede decirle al hijo que el progenitor B no quiere visitarle, cuando, en realidad, el progenitor B está trabajando.

En muchas ocasiones, este tipo de influencia negativa, utilizada de manera repetida, provoca que el hijo rechace u odie al otro progenitor.

¿ Como saber si un padre lleva a cabo el SAP ?

  • Menospreciar, insultar o desvalorizar al otro progenitor delante del niño, mencionando temas de la pareja que no tienen que ver con el vínculo parental.
  • Contarle a un hijo los detalles del divorcio cuando el ex-cónyuge no está presente, pero como si este último fuese el culpable. El progenitor lo que busca es que el niño piense que el otro progenitor es la víctima y que, de esta manera, no empatice con él.
  • No permitir el derecho de convivencia del hijo con el otro progenitor.
  • Influir en los niños con mentiras sobre el otro llegando a asustarlos.
  • Incluir al entorno familiar y a los amigos en los ataques al otro progenitor.
  • Subestimar o ridiculizar los sentimientos de los niños hacia el otro progenitor.
  • Gratificar y reforzar los comportamientos despectivos y de rechazo por parte del niño hacia el otro progenitor.

¿ Porque puede un padre hacer esto ?

  • Enfado acumulado durante la relación por no haber tratado los problemas de la manera correcta. La falta de control de la ira puede provocar, en estos casos, que los progenitores no sean capaces de separar los problemas de la relación de sus funciones parentales.
  • Problemas de autoestima. Lo que provoca dependencia emocional hacia el otro progenitor.
  • Falta de habilidades sociales y dificultades en la expresión y comprensión de las emociones. Pueden ser incapaces de sentir empatía hacia el niño y hacia el ex-cónyuge.
  • Trastornos de personalidad. Por ejemplo: narcisismo o Trastorno Límite de Personalidad.

El daño a largo plazo de un niño acosado por SAP por su padre o madre

La AMP Asociación Americana de Psicología no lo ha reconocido como trastorno y, por eso, no aparece en el DSM-V. Pero el sufrimiento que puede causar en los actores es devastador, porque el daño emocional que acarrea este fenómeno puede afectar chavales para el resto de su vida.

Conclusión

En torno a la familia se han generado diferentes discursos, y su transformación a lo largo del tiempo es evidente.

La estructura familiar ha ido cambiando. Son muchos los hijos que crecen con sus padres separados, conviviendo con personas con quienes no los vincula ningún lazo de parentesco.

Los procesos de separación cada vez son más complejos y las partes involucradas quedan inmersas en situaciones conflictivas que muchas veces, por ser mal gestionadas, generan daños irreparables para ellas y sobre todo para sus hijos.

A menudo, cuando los miembros de la pareja toman la decisión de separarse, no logran realizar un adecuado proceso de disolución del vínculo conyugal, y este hecho comienza a afectar su vínculo parental. No es fácil funcionar como padres cuando no logramos aceptar que no funcionamos como cónyuges; los conflictos se generan, las prioridades y los intereses se confunden.

1 Comment

  1. Existe, e incluso cuando la nueva pareja del padre o madre influencia a sus hijos hijastros eso se vuelve más delicado porque los niños le dan toda la confianza a quién convive constantemente con ellos aunque ese padrastro o madrastra sólo manipula por conveniencia… Los juzgados deben creerle a los niños y deben escuchar a todas las partes. Es doloroso que incluso al padre o madre que sufre este mal le culpabilizan de mal padre o madre cuando es todo lo contrario. Pero los hijos crecen y siempre se dan cuenta de todo… Les tocó una situación de sufrimiento diferente a la de sus padres.

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*