Desarollar el Destino Propio El Diálogo con el Inconsciente El Proceso de la Individuación El Misterio de la Energia Psiquica Psicología Diccionario de los Sueños

Síntomas físicos de la ansiedad

Síntomas físicos de la ansiedad
Iman de Emoji

La palabra ansiedad es cada vez más común dentro de los estados mentales que la gente manifiesta con frecuencia. Los síntomas físicos de la ansiedad producen un desequilibrio general en el organismo y la mente que lleva a muchos al psicólogo. Sin embargo, mediante tratamiento, terapia e incluso autoevaluación constante, se puede controlar sin problemas.

Hay que decir que en muchos lugares y según la actividad de cada individuo se presentan picos ansiosos que pueden afectar desde el entorno laboral hasta el académico, familiar, etc. Para los psicólogos Bilbao, ansiedad es un trastorno fácil de tratar, siempre y cuando el paciente reconozca su condición a tiempo y busque ayuda antes de que la psicopatología se vuelva más limitante.

Síntomas físicos de la ansiedad

¿La ansiedad se puede reflejar en el cuerpo? La respuesta es sí, los psicólogos tienen muchas formas de detectar que la ansiedad, los picos ansiosos y el estrés están afectando al organismo. Estos son algunos de los síntomas más representativos.

Síntomas físicos de la ansiedad

Dolores musculares en el cuerpo

Tanto el dolor de cabeza como el dolor de nuca, de pecho y los dolores musculares en general son una alerta, siempre y cuando coincidan con algún estado emocional dañino. Pueden ser enfados, tristezas o preocupaciones. Estos suceden porque el cuerpo se llena de tensión y los músculos, presentes en todo el cuerpo, se contraen para estar alerta por si el cuerpo necesita defenderse.

Temblores incontrolables

Luego de la tensión muscular vienen los temblores, porque donde hay un musculo contraído también habrá una liberación de tensión. La forma en la que el cuerpo libera toda esa adrenalina contenido en los músculos es temblando. Por eso durante una crisis de ansiedad es normal sentir como tiemblan los labios al hablar, los brazos, las manos e incluso las piernas al intentar ponerse de pie.

El cuerpo estuvo alerta para defenderse pero al no utilizar la energía para ningún fin dinámico, se libera de esta forma. No es extraño sentir temblor en los parpados o en un solo ojo. Todo es producto del estrés.

Trastornos estomacales

Trastorno de ansiedad

La ansiedad también bloquea las funciones del estómago y puede producir dolor estomacal, nauseas, diarrea, irritación del colon y micción.

También se asocian estos síntomas con el sistema nervioso autónomo que regula la temperatura corporal, la dilatación de las pupilas y hasta las ganas de ir al baño. Una persona con altos niveles de ansiedad puede sentir como se acelera su ritmo cardíaco, y como en la boca del estómago se reflejan dolores y movimientos involuntarios.

Otras sensaciones incomodas durante las crisis de ansiedad

Es normal que durante una crisis, la persona contraiga la mandíbula, puede ser por rabia, tristeza, llanto, etc. Esta contracción causa que los músculos cercanos al oído influyan sobre el equilibrio y causen mareos. Se pueden experimentar también dolores de oído y dolores de cabeza.

El estrés deshidrata y esto es una realidad, la resequedad en la boca es evidencia de ello y se produce ya cuando las crisis se han tornado agresivas. El organismo en la búsqueda de recuperar su equilibrio comienza a enviar pocas o muchas señales que parecen confusas pero todas apuntan a lo mismo “deja la ansiedad, eso me está afectando”.

Es normal experimentar todos los malestares a la vez, el dolor de cabeza junto a las náuseas y los mareos o los temblores junto a la incapacidad de caminar y el sentido de desorientación. Cuando el cuerpo recobra su equilibrio, su tranquilidad y paz entonces los síntomas comienzan a ceder.

La frecuencia de estos eventos es lo que determinará finalmente si el paciente requiere psicoterapia, análisis más profundos o medicamentos para tratar el estado mental, que no solo es ansiedad sino que también puede ser consecuencia de: trastorno obsesivo compulsivo, fobias, hipocondría, etc.

SÉ EL PRIMERO EN COMENTAR

Dejar un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.