Los trastornos de la conducta alimentaria

Trastornos de la conducta alimentaria

Como todos sabemos, comer y beber son dos actividades que responden a la satisfacción de necesidades nutritivas, pero también suponen un aspecto simbólico.

Son bien conocidos los trastornos como la bulimia y la anorexia, por ser los más comunes entre la población. Sin embargo, existen otros trastornos de la conducta alimentaria que debemos destacar:

Trastornos de la conducta alimentaria

  • La voracidad y la glotonería, se caracterizan por la necesidad impulsiva y descontrolada de ingerir alimentos. Es común en ciertos tipos de deficientes mentales profundos.
  • La potomanía consiste en la necesidad impulsiva y descontrolada de ingerir líquidos, especialmente agua. Se puede observar en ciertos pacientes esquizofrénicos, llegando a padecer serias intoxicaciones por exceso de ingestión de agua.
  • La sitiofobia, por el contrario, se basa en una reducción o inhibición de la conducta alimentaria provocada por un miedo exagerado a la comida. Se produce por tanto, un continuo rechazo a la comida y es característica de algunos enfermos psicóticos.
  • En la bulimia se producen continuos ataques de hambre que provocan la ingesta descontrolada de una gran cantidad de comida (atracón), provocando posteriormente sentimientos de culpa. A modo de paliar su culpabilidad, dichos pacientes llevan a cabo después, una serie de conductas purgativas o compensatorias por el atracón, como por ejemplo, provocarse el vómito, ejercicio físico intenso y una gran cantidad de dietas que luego les cuesta cumplir.

    Un trastorno similar a la bulimia, lo encontramos en el trastorno por atracón, cuya ingesta de comida se produce de la misma manera pero sin los sentimientos de culpabilidad posteriores ni las conductas compensatorias.

  • La anorexia, bien conocida por todos, se entiende como la falta de ganas de comer, propia de algunos estados depresivos. Sin embargo, la más común y la que es más vivenciada entre la población, es la anorexia nerviosa, en la cual se conservan las ganas de comer, pero se inhibe la conducta por pánico a ganar peso o a no poder seguir perdiendo más peso del ya perdido. Dicha voluntad antialimentaria, lleva a las pacientes (que en su gran mayoría son chicas adolescentes y jóvenes adultas) a realizar verdaderas maniobras con la comida y el control de su peso, como por ejemplo: caramelos para reducir el hambre, uso sistemático de laxantes, provocación de vómitos hayan ingerido o no alimentos y exceso de ejercicio físico pese a su gran estado de agotamiento y desnutrición.

    Estos comportamientos autodestructivos, llevan a muchas pacientes a padecer amenorrea (ausencia del ciclo menstrual durante varios meses).

  • Otros trastornos alimentarios menos frecuentes que podemos destacar son: la alotriofagia, que consiste en la ingestión de sustancias que no aportan ningún componente nutritivo o asimilable por el organismo, como la cal, la tierra, la pintura e incluso excrementos (coprofagia), y es común en algunos tipos de demencia y esquizofrénicos; el mericismo, que se caracteriza por la rumiación de alimentos (devolver a la boca alimentos que ya habían sido tragados, para volver a masticarlos e ingerirlos por segunda vez), con o sin regurgitación (regreso sin esfuerzo del contenido alimentario a través del esófago), propia de deficientes mentales profundos; y por último, los antojos alimentarios, que no son propios únicamente del embarazo sino también de algunos estados psicopatológicos como ciertas depresiones.

Bibliografía:

  • Pedro J. Mesa, Juan F. Rodríguez Testal. (2007) Manual de Psicopatología General. Ed: Pirámide
Sobre Joana López 14 Artículos
Psicóloga por la Universidad Complutense de Madrid. Máster en Neurociencias por la Universidad de Salamanca (Instituto de Neurociencias de Castilla y León). Interesada en la Neurociencia, la Neuropsicología y disciplinas afines.

3 Comentarios

  1. He estado googleando un poco por artículos de alta calidad o entradas en webs sobre estos temas. Explorando en Google por fin encontré este sitio web. Con lectura de esta información, estoy convencido que he encontrado lo que estaba buscando o al menos tengo esa extraña sensacion, he descubierto exactamente lo que necesitaba. ¡Por supuesto voy hacer que no se olvide este blog y recomendarlo, os pienso visitar regularmente.

    Saludos

    • Hola, Juan Luis, muchas gracias por tu comentario y por confiar en Psiqueviva. Intentamos mejorar cada día aportando información de calidad. Agradecemos tus palabras, nos dan mucho ánimo para seguir adelante. Un cordial saludo.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*