Saltar al contenido

Enfermedades de Transmisión sexual

16 octubre, 2020

Mujer con enfermedad de transmisión sexual

Las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS), son un conjunto de enfermedades infecciosas agrupadas por tener en común la misma vía de transmisión: de persona a persona a través de un contacto íntimo, que se produce casi exclusivamente durante las relaciones sexuales.

¿Qué las producen?

Los agentes productores de las infecciones de transmisión sexual incluyen bacterias, virus, hongos e incluso parásitos.

Aunque casi todas tienen tratamiento, algunas de ellas, como las producidas por virus, nunca se curan de manera definitiva. El agente que las causa permanece en estado latente, sin manifestarse, reapareciendo cíclicamente.

Actualmente existen 30 tipos de ETS, de las cuales 26 atacan principalmente a las mujeres y 4 a ambos sexos.

¿Cómo se transmiten?

La transmisión de las ETS se produce a través de un contacto íntimo casi de forma exclusiva durante las relaciones sexuales, pero no únicamente de esta manera. Muchas de las ETS se contagian por vía cutánea o por medio de fluidos no directamente vinculados al coito.

Otras se transmiten por la membrana mucosa del pene, de la vulva y menos a menudo, de la boca. Y algunas infecciones etiquetadas como ETS se pueden transmitir por el contacto directo de la piel. El herpes es un ejemplo de ello.

Las membranas mucosas se diferencian de la piel en que permiten que ciertos patógenos (virus o bacterias) entren en el organismo.

Clasificación

Tradicionalmente han sido clasificadas como de transmisión sexual 5 enfermedades: la sífilis, la gonorrea, el chancroide, el linfogranuloma venéreo (infección por clamidias) y el granuloma inguinal.

Sin embrago, muchas otras se transmiten sexualmente, incluyendo el herpes genital, el molluscum contagiosum, el piojo púbico, la sarna y la infección por VIH (que produce el SIDA).

¿Cuáles son las más comunes?

Sífilis: Es una enfermedad de transmisión sexual ocasionada por una bacteria. Necesita un ambiente tibio y húmedo para sobrevivir, como por ejemplo las membranas mucosas de los genitales, la boca y el ano.

Se transmite cuando se entra en contacto con las heridas abiertas de una persona con sífilis.

Es una enfermedad que tiene varias etapas (primaria, secundaria, principios de la latente).

Sus síntomas son llagas, erupciones en todo el cuerpo, en las palmas de las manos en las plantas de los pies o en alguna otra zona. Fiebre leve, inflamación de los ganglios linfáticos y pérdida del pelo. Si no se trata puede causar serios problemas como trastornos mentales, ceguera, un periodo indefinido de deterioro hasta llegar a la muerte.

Gonorrea: Es de las enfermedades de transmisión sexual más frecuente y es causada por una bacteria.

Los síntomas en la mujer son: Secreción vaginal inusual, sangrado vaginal inusual y dolor en la parte inferior del abdomen. La mujer infectada puede no tener síntomas o presentar ligeras molestias al orinar.

Los síntomas en el hombre son ante todo una secreción uretral purulenta. En el varón se necesita 2 o 3 días después del contacto sexual para producir síntomas que sobre todo se trata de dolor al orinar. La gonorrea y la infección por clamidias pueden causar esterilidad cuando no son tratadas.

VIH: El virus de la inmunodeficiencia humana es responsable del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) y ataca a los linfocitos T-4 que forman parte fundamental del sistema inmunológico del ser humano. Como consecuencia disminuye la capacidad de respuesta del organismo para hacer frente a infecciones oportunistas (virus, bacterias, protozoos…).

El VIH puede transmitirse por vía sexual (pene-vagina o pene-recto) mediante el intercambio de fluidos vaginales, semen, o rectales incluso del líquido preeyaculatorio. También a través del contacto con sangre, agujas contaminadas y de la madre al niño durante el embarazo mediante la placenta o el parto y la lactancia.

Tras la infección, pueden pasar hasta 10 años para que se diagnostique el SIDA que es cuando el sistema inmunológico está gravemente dañado y no es capaz de responder a las enfermedades. Los síntomas por lo general no se desarrollan tras la infección.

Hay casos en que se es portador del virus pero no se desarrolla la enfermedad, es decir, la persona puede contagiar a otras pero ella no tiene ningún síntoma de la enfermedad.

Recuerda que…

El arma más importante contra las ETS es la prevención, es decir, tomar las medidas oportunas por medio del uso del preservativo y la higiene adecuada; elementos imprescindibles para una sexualidad responsable y que reducen considerablemente el riesgo de estas infecciones.

Preservativo para evitar ETS

Bibliografía

Francisco Cabello Santamaria, Manuel Lucas Matheu. Manual Médico de Terapia Sexual.(2002). Editorial: Psimática

https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/sexuallytransmitteddiseases.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Digital Inspiration S.L..
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Digital Inspiration S.L..
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Comentarios (2)

Quisiera saber .Cual seria la intervención psicológica para esas enfermedades

Responder

Hola Marilyn, fundamentalmente la terapia psicológica se dirige a trabajar el malestar emocional que puede originar padecer este tipo de enfermedades. Lo más habitual es que cursen con algun cuadro de ansiedad o estado de ánimo.
Saludos

Responder