Saltar al contenido

Reflexión de Noam Chomsky sobre el objetivo de la educación

6 diciembre, 2019
Chomsky hablando sobre educación

En esta charla del lingüista y científico cognitivo Noam Chomsky se abordan los temas clave de la educación actual. Una excelente reflexión acerca del propósito del sistema educativo, que incluye temas tan importantes como la utilidad de los métodos de evaluación estandarizados, el sistema educativo como medio para la inserción laboral, y la preocupación de que no se estimule el pensamiento crítico, sino que más bien se capacite a los alumnos para aumentar el PIB.

Chomsky tras esta brillante exposición deja al descubierto los verdaderos intereses de las instituciones públicas. La educación que recibimos está basada en la política y en los intereses económicos, y es por ello que siendo así no conviene estimular potenciales como el pensamiento crítico, la creatividad o toda aquella cuestión que beneficie a los alumnos y los motive para desarrollar sus habilidades.

Se inculca una educación y unos conocimientos que no se adaptan al alumno, se les impone seguir unas reglas y no salirse de lo establecido. Se paraliza el principal objetivo que debería de tener la educación: estimular y enseñar a los alumnos a como aprender por si mismos. Si bien esta debería ser la principal meta a seguir, la triste realidad, como destaca Noam Chomsky es muy diferente, y no se adapta a lo que los expertos consideran que es verdaderamente aprender.

“La enseñanza debe inspirar a los estudiantes a descubrir por sí mismos, a cuestionar cuando no estén de acuerdo, a buscar alternativas, si creen que existen otras mejores, a revisar los grandes logros del pasado y aprenderlos porque les interesen” 

– Noam Chomsky

En la actualidad, la educación pública está sufriendo las consecuencias de la influencia política, y de un sistema que para nada está cuidando del talento y la motivación para el desarrollo de la creatividad y las potencialidades. Es por eso que las opciones más sensatas pasan por la vía privada. Gracias a Internet existen buscadores de formación, que nos ayudan a encontrar la formación que se adapta mejor a nuestras motivaciones y necesidades, como el de Tumaster.com.

A la hora de encontrar un empleo, la búsqueda de oposiciones se ha convertido en una de las posibilidades más atractivas, ya que nos permite encontrar algo que nos proporcione seguridad y estabilidad, en un mundo ahora mismo que sufre las consecuencias del paro y la inestabilidad laboral.

En este interesante vídeo, de una forma breve y directa, Noam Chomsky reflexiona y aclara lo que está sucediendo en el sistema educativo, cuáles son los principales intereses y qué es lo que nos espera al seguir por esta dirección impuesta y manipulada.

¿Qué se enseña?

 El contenido

Entendemos por contenido al objeto de la enseñanza en tanto lo que el docente comunica a los aprendices. Por lo tanto, el contenido a enseñar implica construir un objeto, empezar a organizar el qué de lo que se transmitirá a los estudiantes.

Por un lado es una indicación explícita respecto de aquello que debe ser intencionalmente presentado a los alumnos. La construcción de los contenidos es un proceso de producción social y cultural muy complejo y son las autoridades legítimas (campo cultural, campo del Estado y campo del Mercado) quienes determinan qué debe ser presentado a los alumnos en las escuelas.

Por el otro lado, el contenido es relativamente indeterminado o parcialmente abierto ya que se materializa en el aula. Es decir,  es un mensaje que cambia hasta su concreción en el aula. Hay cosas que se enseñan sin tener la intención de hacerlo, contenidos “ocultos”.

La cultura puede ser entendida como la reserva que se obtiene cultivando una actividad, prestándole atención, dedicación, tiempo y dinero. Está compuesta por un conjunto de pautas, procedimientos, usos y saberes que nos son transmitidos. Por eso podemos asegurar que toda práctica humana es cultural. Y, a su vez, entender que es imposible la universalización del concepto. Existen las culturas. Son un conjunto de experiencias objetivadas, compartidas y transmitidas de generación en generación.

Así concluimos que la escuela es la institución legitimada para enseñar la cultura. Lo que se enseña, el contenido, es siempre un contenido cultural legitimado y seleccionado ya que no puede enseñarse todo. Cada sociedad propone un recorte de lo que la cultura expone jerarquizando lo que se debe transmitir de forma sistemática.

La enseñanza

La enseñanza es una práctica (una acción) social en tanto implica al menos dos personas y es un intento ya que no se realiza de modo mecánico sino que se intenta transmitir un conocimiento sin saber, a priori, si efectivamente será adquirido. Por lo tanto, podemos decir que el rol del docente no garantiza la función. Son relaciones humanas y en ellas vive lo contingente, la posibilidad, a diferencia de la certeza. Si bien el fin de la enseñanza es el aprendizaje, no poseen una relación causal, sino justamente ontológica.

Justamente, lo impredecible está dado porque es un proceso abierto. Por ende no existen las consecuencias fijas o directas. Sin embargo, los docentes deben formarse y actualizarse para favorecer, corregir y guiar el aprendizaje.

La enseñanza, entendida como guía para los aprendices, es un andamiaje que el docente provee con el anhelo de facilitar el aprendizaje. Entendemos que a partir de esta ayuda el aprendiz logrará asumir el control de su actividad.

Lo que los docentes transmiten es la cultura,  apelando a capacidades simbólicas, técnicas y afectivas que le permitan al aprendiz, acceder al mundo. Y éste último se compone del pensamiento y de la vida social y política.

Así es como los docentes forjan estrategias de enseñanza circunscriptas a lo que socialmente está avalado y no lo que los maestros personalmente creen que está bien. Justamente, la enseñanza es un acto intencional que se da de forma sistemática, incluyendo la dimensión socio-política.

Por todo lo mencionado, ser un experto en la materia (conocimiento a transmitir) no alcanza. Para llevar a cabo un proceso pedagógico, es decir planificar, dirigir, comunicar, coordinar, evaluar y organizar una clase, necesitamos de un bagaje de teorías del conocimiento.

Educación

Pensar que la educación es un cúmulo de conocimientos establecidos y cristalizados que sólo depende del experto en la materia a enseñar, o al hábil en tanto persona con intuición para enseñar, es subestimar los logros tecnológicos, las reflexiones académicas y al propio movimiento social y cultural.

Las épocas construyen a los sujetos haciendo pie en lo aprendido por los anteriores, pero con el afán de lo nuevo. Si los docentes creen que todo ha sido escrito, explicado y hasta mejorado, no hay razón de seguir formándose. Habrán de apuntalar la pulsión epistemológica, aquella nos lleva a querer saber más, a seguir aprendiendo a partir de la curiosidad y de las creaciones humanas, por suerte inagotables.

En este punto, la didáctica es una fuente de herramientas para los docentes que se nutre de la práctica social, es decir que hallamos en su núcleo la dinámica y como tal, el movimiento. Construir y reconstruir: diseño y evaluación de proyectos de enseñanza, programación didáctica, estrategias de enseñanza, ambientes de aprendizaje, uso de medios y recursos, elaboración de materiales y evaluación del aprendizaje, de la calidad de la enseñanza.

Conclusión

La educación que se lleva a cabo en las instituciones escolares transmiten cultura, en un proyecto educativo socio-político, con conocimientos validados y legitimados por la comunidad. Se enseña, porque hay intención en la trasmisión y el mensaje lleva un contenido. Los docentes son los responsables directos en analizar el mensaje y proyectar qué consecuencias tendrá tal enseñanza, aun cuando sepan que esta acción no tiene un efecto asegurado. El mensaje nunca es inocente.