La influencia de las feromonas y afrodisiacos en el deseo sexual

  • ¿Cómo intervienen las feromonas en el deseo sexual?

Las feromonas son conocidas como las sustancias químicas que liberamos los seres humanos a través de nuestro cuerpo, y también los animales; con ellas enviamos señales olfativas que tienen una estrecha relación con la atracción y el deseo sexual.

Los olores tanto masculino como femenino pueden desencadenar reacciones físicas y psicológicas, puesto que disponemos de 5 millones de neuronas olfativas capaces de transmitir mensajes a la zona del cerebro donde se encuentra nuestro olfato. Vinculándose a su vez con el sistema límbico, una estructura central en el cerebro encargada de reacciones primarias como el miedo la cólera, el odio o el éxtasis; posibilitando también sentimientos eróticos.

Todos los seres humanos poseemos un “olor distintivo” desde el nacimiento. El olor es capaz además de hacernos revivir intensos recuerdos, puesto que el sistema límbico es el asiento de la memoria a largo plazo; esto puede suponer un despertar del deseo sexual, mediante la asociación del olor de una persona que nos pueda transportar a una vivencia agradable, con lo que nos puede provocar un primer momento de idilio y de acercamiento romántico.

Cuando conocemos a una nueva persona y la consideramos atractiva, es probable que estén interviniendo los aromas que desprendemos mediante nuestro olor corporal, sin apenas darnos cuenta, nos gusta y sentimos atracción hacia su olor, y a modo de afrodisiaco esto representa un estímulo continuo para el erotismo.

Por lo que se puede decir que hay una estrecha relación entre las feromonas y afrodisiacos, si tenemos en cuenta que un afrodisiaco es la sustancia que sirve para incrementar el deseo sexual.

Feromonas y afrodisiacos en el Deseo Sexual

  • ¿Qué sabemos acerca de los afrodisiacos?

A lo largo de los años a través de las diferentes culturas, se han extendido muchos mitos, leyendas y creencias erróneas, sobre cuáles son las mejores sustancias naturales que producen una mejora en la función y deseo sexual; sirviendo de afrodisiacos para el ser humano. Sin embargo, científicamente no se había comprobado la eficacia y efectividad de ninguna sustancia natural en la falta de deseo sexual.

La mayor revisión científica hecha hasta ahora sobre este tema, fue la realizada por el investigador Massimo Marcone en la Universidad de Guelph (Canadá). Concluyendo que los verdaderos afrodisiacos son el Azafrán y el ginseng. El objetivo del profesor Marcone y su equipo, era el de encontrar alguna sustancia natural que sirviera como alternativa a los compuestos químicos como el sidenafil (Viagra) y tadalafil (Clialis). Ya que estos fármacos además de tener efectos secundarios negativos para la salud, no ayudan a incrementar la libido,  manteniéndose baja en aquellas personas que tienen falta de deseo sexual.

En cuanto a los resultados obtenidos en la investigación, sobre el azafrán y el Ginseng, Marcone afirmó en la revista Internacional del Instituto Canadiense de Ciencia y Tecnología de alimentos, Food Research Internacional, que se ha comprobado que estas sustancias naturales son verdaderos estimulantes para el rendimiento sexual. Agrega sin embargo que son necesarios más estudios para confirmar sus efectos en los seres humanos, y si se llega a demostrar la seguridad y efectividad de estos dos alimentos, podría llegar a ser una alternativa interesante para tratar algunos trastornos sexuales.

 Bibliografía consultada:

Fisher, H. (1994). Anatomía del amor. Barcelona: Anagrama.

Melnyk, J. P., & Marcone, M. F. (2011). Aphrodisiacs from plant and animal sources—A review of current scientific literature. Food Research International,44(4), 840-850.

 

SÉ EL PRIMERO EN COMENTAR

Dejar un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*