Todo lo que necesitas saber sobre la Adrenalina

adrenalina y activación

Cuando hablamos de hormonas, hay muy pocas hormonas que son tan conocidas como la adrenalina. Es muy común escuchar hablar sobre esta hormona, aún cuando no todas las personas que la mencionan no saben exactamente de que se trata.

Es común escuchar hablar de como ciertas situaciones producen adrenalina en el organismo; generalmente momentos en los que hay se producen emociones fuertes, o llenos de peligro o cuando vamos en vehículos veloces, y si bien no es del todo errado, no son los únicos momentos en los que esta hormona se hace presente, ya que, de hecho, este tipo de momentos no son los únicos capaces de producir esta sustancia.

La adrenalina es una sustancia la cual tiene muchos más usos de lo que se cree. A continuación, podrás aprender todo lo relacionado con esta hormona, qué es, cuáles son sus usos, beneficios para el organismo e incluso algunos riesgos que presenta para el cuerpo humano; además, también se hablará sobre los usos médicos que tiene esta sustancia como producto, porque sí, no solo es producida por el cuerpo, también existen medicinas que la utilizan e incluso inyecciones de adrenalina que son útiles solo en ciertos casos, aunque bastante importantes.

¿Qué es la Adrenalina y para qué sirve?

La adrenalina es una hormona y también un neurotransmisor, por lo que cuenta con diversas funciones dentro del organismo. El nombre que se le da en la Denominación Común Internacional y por el que se le conoce en la comunidad científica es epinefrina; de hecho, es común que la escuches por este nombre cuando es mencionada por los médicos, incluso más que por su nombre más famoso.

Como neurotransmisor, la epinefrina se encarga de realizar una importante función en el cerebro y es la de ayudar a transmitir información entre las neuronas; mientras que como hormona tiene muchas más funciones, ya que actúa en diversas partes del cuerpo y no solo en el cerebro, interviniendo en ciertos procesos corporales, algunos de vital importancia para la supervivencia.

Pese a ser importante para la supervivencia, esta hormona no es vital, de cierta forma se puede vivir sin su presencia en el organismo. Sin embargo, esto no implica que no sea una hormona importante, ya que, pese a ser una hormona sin una función realmente necesaria para mantener el funcionamiento estable del organismo, si que lo es para mantenernos “fuera de peligro, de forma literal.

Hormona de la activación

Hormona Adrenalina

Cuando se habla de que la adrenalina cumple una función importante para la supervivencia y para mantenernos fuera de peligro se hace de forma literal; y es que esta hormona es una de las principales responsables de que el cuerpo humano sea capaz de reaccionar en ciertas situaciones de peligro, o en situaciones en la que el organismo se encuentra bajo mucha presión.

Parte de esta capacidad surge del hecho de que esta hormona prepara el cuerpo y lo coloca en un estado de excitación muy elevado, a tal punto, que el cuerpo se vuelve capaz de realizar acciones que anteriormente parecían imposibles. Es debido a esta capacidad de excitación que a la epinefrina también se le conoce como la hormona de la activación; ya que de cierta forma es capaz de “activar el cuerpo” o más precisamente activar los instintos más básicos de supervivencia; pero de esto se hablará más adelante.

¿Dónde y cómo se produce la adrenalina?

Este neurotransmisor se produce dentro del mismo organismo, aunque no se hace de forma constante como suele suceder con otros neurotransmisores u hormonas ya que como se ha mencionado, la epinefrina no interviene en procesos vitales del organismo.

La adrenalina se produce en las glándulas suprarrenales, glándulas que se encuentran justo encima de los riñones y las cuales se encargan de producir varias hormonas con diferentes funciones.

Hay que destacar que la epinefrina se denomina una sustancia monoamina, es decir, un neurotransmisor el cual se vierte en el sistema circulatorio a través del torrente sanguíneo para cumplir con sus funciones hormonales en diversas partes del cuerpo.

Como las demás monoaminas, la hormona de la activación se sintetiza a partir del aminoácido tirosina, y posteriormente es almacenada en la médula de las glándulas suprarrenales; lista para ser activada en cualquier momento.

Proceso de biosíntesis de la adrenalina

La biosíntesis de la adrenalina comienza en la médula de las glándulas suprarrenales, en dónde se procesa el aminoácido tirosina, oxidándolo para producir una sustancia conocida como levodopa, que cuando se descarboxila produce dopamina, otra de las principales hormonas segregadas por las glándulas suprarrenales.

Una vez que se tiene la dopamina, una parte es utilizada por el organismo mientras que otra pasa por un proceso de oxidación que resulta en norepinefrina, una hormona y neurotransmisor que, al igual que la adrenalina, actúa en situaciones de estrés o peligro y que, de hecho, suele segregarse en conjunto con la adrenalina.

Una vez que se produce norepinefrina, parte de esta pasa por un proceso de metilación, a través del cual se transforma en adrenalina, para luego almacenarse en la médula de las glándulas suprarrenales en espera de la orden del hipotálamo para ser segregada en el torrente sanguíneo y ejercer sus efectos como hormona de activación en el organismo.

Mecanismo de acción de la adrenalina

Para que la adrenalina pueda tener efecto, es necesario que esta interactúe o, mejor dicho, se acople con receptores que se encuentran distribuidos en diferentes partes del cuerpo, y los cuales se encargan cada uno de permitir que esta hormona tenga un efecto en particular.

Los receptores hormonales de la adrenalina se pueden dividir en dos según el tipo de efecto que desencadena esta hormona al acoplarse a ellos. Estos receptores son conocidos como receptores adrenérgicos y se pueden clasificar en alfas o betas.

  • Receptores alfa

Son los receptores encargados de, entre otras cosas, la vasoconstricción renal y la constricción de los vasos sanguíneos que se encuentran en las capaz externas de la piel; además de encargarse de disminuir los procesos intestinales y de excreción. Otras de sus funciones incluyen la dilatación del iris, uno de los efectos de la epinefrina más apreciables durante su segregación.

  • Receptores beta

Los receptores beta, por su parte, son los que se encargan de funciones como la relajación intestinal y la relajación de los bronquios. También son los responsables de la aceleración cardiaca, una de las principales funciones que tiene la adrenalina.

Efectos de la adrenalina

Efectos de la adrenalina

Como bien has leído en este artículo, la adrenalina no es una hormona esencial para el funcionamiento regular del organismo, sin embargo, si que lo es para mantener la vida. Durante los milenios de evolución que ha tenido el ser humano, la adrenalina ha jugado un papel importante al ayudarnos a sobrevivir durante los momentos de peligro.

De hecho, aunque sea posible vivir sin el efecto de esta hormona, las probabilidades de morir por causa de un accidente u otras causas externas se incrementarían a tal punto, que lo más seguro seria no salir de casa.

Además, no solo se vería afectada nuestra capacidad para reaccionar ante el peligro, también se verían interrumpidas otras habilidades que afectarían nuestro estilo de vida gravemente, sobre todo cuando pasamos por situaciones de mucho estrés o presión. Incluso en situaciones en las salimos de nuestra denominada “zona de confort”, como por ejemplo cuando conocemos nuevas personas o cuando estamos viviendo nuevas experiencias que, aunque en sí no son arriesgadas o peligrosas, son algo “extraño” para nosotros.

Pero ¿por qué? ¿Qué efectos tiene la adrenalina en el cuerpo humano que es capaz de intervenir en tantas situaciones “comunes”? Cuando hablamos de los efectos que tiene la adrenalina, estos son varios, cada uno sucede con el objetivo de maximizar el estado de alerta y la capacidad de reacción que tiene el ser humano ante nuevas experiencias o ante situaciones peligrosas. Debido a ello, se abordará cada efecto de forma individual para que tengas una mejor comprensión.

  • Dilatación de las pupilas

Uno de los efectos más visibles que tiene la adrenalina en el cuerpo humano se presenta en los ojos, y se trata de la dilatación de las pupilas, efecto que ocurre al interactuar la adrenalina con receptores alfa. Este proceso ocurre con un propósito, y es que, al dilatarse las pupilas, el ser humano puede tener una mejor recepción de la luz a través de los ojos, lo cual aumenta la vista y la percepción que se tiene de los alrededores.

Al tener las pupilas dilatadas, es más probable que puedas darte cuenta de algo que ande mal a tu alrededor y que pueda suponer un peligro para tu vida. Además, este estado aumentado de alerta te permitirá percibir más rápido cualquier cambio que pueda surgir a tu alrededor y reaccionar antes en caso de que sea necesario.

  • Acelera nuestra respiración

Al hacer efecto la epinefrina en el cuerpo se incrementa de forma considerable el ritmo con el que se inhala y exhala, es decir, se incrementa el ritmo respiratorio. Al suceder esto, ocurre un incremento en la capacidad que tiene la persona para absorber oxígeno y, en consecuencia, incrementar la oxigenación de las células. En este proceso intervienen tanto receptores alfa como beta.

Este es uno de los efectos más importantes para la supervivencia, sobre todo cuando se trata de uno de los mecanismos de defensa más comunes que tiene el ser humano que es la huida. A través de este efecto, el organismo es capaz de correr durante más tiempo o de realizar una actividad de alta exigencia física durante más tiempo.

La razón detrás de ello es que una mejor oxigenación de las células ofrece un mejor rendimiento físico, es por ello por lo que durante muchas actividades deportivas es muy importante tener una buena respiración.

  • Promueve la activación del glucógeno

Por lo general, en situaciones de peligro es necesario tener una fuente constante de energía, y para ello, la adrenalina promueve la activación de las reservas de energía del cuerpo, el glucógeno.

El glucógeno es una sustancia que generalmente se suele almacenar en el organismo y que, al ser necesario, es degradada en glucosa, la principal fuente de energía que tiene el cuerpo. La epinefrina es justamente capaz de fomentar este proceso de degradación para mantener los niveles de energía siempre altos.

Otro factor a tener en cuenta es que la adrenalina también promueve la producción del glucógeno, por lo que no solamente se consumen las reservas, sino que además ayuda a producir aún más.

  • Aumenta la presión arterial y la circulación

Epinefrina y activación

Uno de los efectos más importantes que tiene la adrenalina en el cuerpo y por el que suele ser representado es por el aumento de la presión arterial y el incremento en la circulación sanguínea.

Y es que cuando la epinefrina entra en efecto, nuestro corazón bombea mucha más sangre que de costumbre, y lo hace con la intención de llevar más oxígeno a nuestros músculos. Una de las razones por las que esto sucede es que, al haber un mayor bombeo de sangre y una mejor oxigenación muscular, los músculos son capaces de actuar mucho mejor, bien sea que permita correr más rápido, tener mucha más fuerza o incluso saltar más alto de lo que normalmente sería posible.

De hecho, la adrenalina es la principal razón por la que en ocasiones de peligro, las personas son capaces de realizar acciones que parecen imposibles en condiciones normales, como por ejemplo levantar objetos muy pesados para poder sacar a una persona de apuros.

  • Inhibe la función intestinal

Uno de los efectos que tiene la epinefrina dentro del organismo es que esta inhibe algunas de las funciones intestinal con el objetivo de preservar energía durante los momentos de peligro. Entre las funciones intestinales que esta hormona inhibe encontramos la digestión y la nutrición; siendo ambas funciones que consumen energía y que en momentos en los que necesitamos sobrevivir a una situación de riesgo no son necesarias.

  • Mantiene en estado de alerta el cerebro

La adrenalina también es un neurotransmisor, y una de las funciones que tiene como tal es la de ayudar a mantener el cerebro en estado de alerta, esto lo hace para estar preparado en caso de que haya que tomar acción inmediata ante cualquier peligro. De hecho, la función de neurotransmisión que tiene esta hormona se centra justamente en detectar o reconocer situaciones de riesgo y “dar la alarma”; así como también mantener a la persona despierta y alerta.

Efectos secundarios de la adrenalina

Si bien es cierto que la adrenalina ha jugado un papel muy importante para supervivencia del ser humano, esto no significa que todos sus efectos sean beneficiosos, al menos no bajo ciertas condiciones. Por lo general, un estilo de vida saludable puede disminuir los riesgos de sufrir de alguno de los efectos secundarios de esta hormona, pero, por otro lado, otros estilos de vida, algunos más comunes que otros, pueden llegar a provocarlos con mayor constancia.

A continuación, podrás ver algunos de los efectos secundarios comunes de la adrenalina; ten en cuenta que estos dependen de ciertos factores, por lo que generalmente pueden ser evitados.

  • Ansiedad

El principal problema de la sociedad actual es la ansiedad, esta es una de las principales consecuencias que tiene el estrés y, generalmente, tiene mucho que ver con la activación de adrenalina dentro del organismo.

La razón detrás de ello tiene que ver con la producción de glucosa a través del glucógeno. Cuando se segrega adrenalina, se ingresa glucosa al cuerpo para poder reponer la energía que necesitamos generalmente durante situaciones de peligro, ya sea para escapar o para cualquier otra acción. Sin embargo, el problema es que hoy en día, gran parte de las situaciones que ponen al cuerpo bajo altos niveles de estrés no suelen ser situaciones realmente peligrosas.

Comúnmente, las situaciones estresantes que suelen ocurrir hoy en día son de carácter sedentario, ya sea trabajo, estudios o similares, bajo esta condición, todo el glucógeno que se libera y que se convierte en glucosa es usado para agregar energía aún cuando no se está consumiendo bajo ninguna actividad física.

Este proceso ocasiona que la persona sufra de ansiedad y otras consecuencias. Por lo que puede darse el caso de que la adrenalina sea el principal desencadenante de ansiedad, y en casos más graves, de un ataque de ansiedad.

Para contrarrestarlo, es recomendable ejercitarse de forma constante, ya que de esta forma se puede gastar la energía extra que se produce al segregarse esta hormona; además de que se mantiene un estilo de vida saludable.

  • Problemas cardíacos

Uno de los principales riesgos que presenta la adrenalina es la aparición de problemas cardíacos. Normalmente, no suele ser algo común, sin embargo, cuando el cuerpo es sometido a una constante descarga de adrenalina y con altos niveles de esta hormona, el corazón ingresa en un estado de alta presión, lo cual es peligroso ya que puede llevar fácilmente a un fallo cardíaco.

Si una persona segrega reiteradamente altos niveles de adrenalina y durante periodos prolongados, lo más probable es que llegue a sufrir de un ataque al corazón; lo cual es bastante peligroso en ocasiones hasta mortal.

  • Insomnio

Otro de los efectos secundarios de la adrenalina es la dificultad para conciliar el sueño o insomnio. Como se explica más arriba, uno de los efectos que tiene la adrenalina en el cuerpo es la de mantener el organismo en un estado constante de alerta, esto imposibilita que la persona logre conciliar el sueño.

Por lo general, cuando se sufre de problemas como estrés crónico, los niveles de epinefrina en el organismo suelen ser elevados y constantes, esto puede llevar, en consecuencia, a sufrir de insomnio constantemente. Incluso algunas personas que logran dormir no logran obtener un descanso satisfactorio.

Adrenaliina dificultad para descansar

  • Nerviosismo

Similar a lo que sucede con el insomnio. Altos niveles de esta hormona en el organismo son capaces de producir un grave estado de nerviosismo en la persona, siendo el miedo frecuente a cualquier situación una de las características más comunes y vistosas.

Epinefrina en la medicina

Pese a los posibles efectos secundarios que puede llegar a tener esta hormona, la epinefrina es utilizada en la medicina más frecuentemente de lo que parece, además de ser una excelente ayuda en ciertos procedimientos médicos de riesgo y para contrarrestar algunas emergencias que puedan surgir. Para su uso médico, se utiliza epinefrina sintética que es producida en el laboratorio.

  • Para tratar la anafilaxia

Cuando una persona sufre de una alergia grave, existe la posibilidad de sufrir de un problema conocido como anafilaxia; una forma de alergia con un alto riesgo de mortalidad debido a sus síntomas. Es una situación grave que debe ser tratada de forma inmediata, y la forma de hacerlo es a través de una inyección de adrenalina.

Cuando una persona sufre de anafilaxia, al ser diagnosticada, el doctor le dará indicaciones la paciente sobre el uso de las inyecciones de adrenalina, ya que estas pueden llegar a determinar la vida del paciente. La importancia que tienen estas inyecciones es tal, que por lo general los pacientes de anafilaxia no salen de casa sin ellas, en caso de que puedan llegar a entrar en contacto con algún agente alérgeno.

  • Para contrarrestar un paro cardíaco

El paro cardíaco se refiere, como su nombre lo indica, al momento en el que el corazón deja de latir. Esto pone a la persona en una grave situación, ya que como sabrás, el corazón es uno de los órganos más importantes que tiene el organismo, y si deja de funcionar la situación se vuelve bastante mortal.

La adrenalina, por su parte, es perfecta para ayudar a reanimar al corazón, después de todo, esta hormona estimula el funcionamiento del corazón, ayudándolo a latir con más fuerza. Es por ello por lo que cuando una persona sufre de un paro cardíaco, se utiliza la epinefrina como un medio para tratar el problema.

  • Para ayudar en el uso de anestesia local

Durante ciertas operaciones, la adrenalina ayuda a alargar el tiempo de efecto de algunos anestésicos locales como la lidocaína en el organismo. Esto lo hace gracias a que esta hormona ayuda a fomentar la constricción de los vasos sanguíneos; y esto, a su vez, permite que los anestésicos locales se mantengan durante un mayor tiempo en el área aplicada.

SÉ EL PRIMERO EN COMENTAR

Dejar un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.