En qué consisten las operaciones de cambio de identidad sexual

Transexual identidad sexual

Actualmente, las personas que tienen disforia de género son mucho más afortunadas que aquellas nacidas en 1940, por ejemplo. Esto se debe a que la ciencia ha actuado en función de la mejora del físico, para que pueda encajar en la imagen mental que tiene la persona de sí misma. Sin embargo ¿sabes en qué consisten las operaciones de cambio de identidad sexual? Te explicamos un poco acerca del tema.

Las operaciones de cambio de identidad sexual no ocurren de un día para otro

Algo a destacar es que las operaciones de cambio de identidad sexual no suceden de un día para otro. Es decir, técnicamente podrías hacerlo, pero no es ese el resultado que se busca. Primero la persona debe asumir que quiere cambiarse de sexo y comenzar a tomar algunos medicamentos y hormonas. En el caso de los hombres transexuales, tomarán testosterona y en el caso de las mujeres transexuales, estas tomarán estrógenos.

Ahí se comenzarán a evidenciar algunos cambios físicos, como por ejemplo el tono de la voz y la afinación de los rasgos. En el caso de hombres trans, podremos observar cómo comienza a cambiar la sudoración, el vello facial y también se sentirán mucho más enérgicos y algo irascibles, por lo cual necesitarán de constante actividad física. Al estar algunos meses en este proceso, se procederá a hacer la operación de reasignación de sexo.

Operación de reasignación de identidad sexual: de mujer a hombre

¿En qué consisten las operaciones de cambio de identidad sexual de femenino a masculino? Te lo explicamos a continuación. Esta operación también se llama faloplastia o genitoplastia masculinizante. Consiste en construir el pene y los testículos en el cuerpo del hombre transgénero. Se puede hacer de varias formas, la primera es por medio de la donación de un pene de un donante fallecido.

Sin embargo, esta clase de operación está siendo analizada, por las repercusiones psicológicas que trae consigo. Lo más común actualmente es hacer un pene utilizando el tejido muscular del propio paciente. Por lo general, se saca del antebrazo o de la barriga. Este pene va acompañado de unos testículos de silicona y también tiene una prótesis especial para lograr erecciones ante las relaciones sexuales.

El proceso de recuperación es bastante largo, pero al final quedará un pene hecho con tejido del propio paciente y este podrá orinar por allí sin dificultad. Aún se siguen haciendo experimentaciones con respecto a la sensación sexual. Aunque, cabe destacar que, contrario a lo que se piensa, el pene sí tiene sensibilidad al tacto, porque se le conectaron los nervios al tejido.

De igual forma, existen operaciones en las cuales se “conecta” el clítoris de determinada manera, y hay pacientes que dicen experimentar mayor placer sexual que antes de la operación. Por último, existe otro método de cambio de identidad llamado metoidioplastia. En este se aprovecha el crecimiento del clítoris producto de las hormonas, para liberarlo y hacer un pene.

Operación de reasignación de identidad sexual: de hombre a mujer

¿En qué consisten las operaciones de cambio de identidad sexual de masculino a femenino? Te lo explicamos a continuación. Esta operación se le llama también vaginoplastia y consiste en extirpar el pene para poder crear una cavidad, o vagina. Lo que se hace es invertir la piel del pene y crear una cavidad suficiente, como para poder tener relaciones sexuales normales. Cabe destacar que la paciente trans debe tener un pene de mínimo 12 centímetros y buena elasticidad en esta piel.

Identidad sexual

Al igual que en los pacientes trans masculinos, la paciente trans femenina debe estar consumiendo estrógenos previamente. Luego deberá parar el tratamiento tres o cuatro semanas antes para evitar una complicación venosa. Posteriormente es sometida a una operación de 6 horas, en la cual se corta el pene por la mitad y se utiliza para formar las paredes vaginales. Una parte del glande es utilizada para formar el clítoris.

Los testículos son eliminados, así como los cuerpos cavernosos que hacen posible la erección. En los días posteriores hay que hacer tratamientos con dilatadores de diferentes tamaños, así como continuar con la hormonación. Al igual que en la operación de mujer a hombre, la recuperación es lenta, pero exitosa la mayoría de las veces. También se continúa investigando para hacerla mejor cada vez.

 

1 Trackback / Pingback

  1. 4 orientaciones sexuales que no sabías que existían -El poder de la mente

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*