Vapeo tendencia bajo la lupa

vapeo
Los cigarrillos electrónicos y el vapeo han experimentado una especie de tendencia mundial debido a una mezcla de curiosidad, marketing y falta de regulaciones y estudios científicos. Algunos investigadores no se ponen de acuerdo: mientras unos aseguran que es una puerta de entrada al tabaco, otros defienden que vaporear es más sano.
El vapeo (derivado de ‘vaping’, en inglés significa inhalar el humo de un cigarrillo electrónico) se ha convertido en una tendencia a la par o incluso más fuerte que el propio cigarrillo. Es la nueva moda que poco a poco ha ido sustituyendo en parte a los cigarrillos clásicos.
Gran cantidad de personas han encontrado en los cigarrillos electrónicos una alternativa, en teoría, más saludable que los cigarrillos. No obstante, se han levantado opiniones encontradas relacionadas a las consecuencias que vapear tiene para la salud.
Algunos expertos indican que, aunque no es “saludable”, en realidad es menos dañino que el cigarrillo; no obstante, hay opiniones de todo tipo.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) alertó del uso de estos dispositivos que abren una nueva puerta a la adicción de los jóvenes. Ya cuentan con más de 360 millones de usuarios, frente a más de 1.000 millones de fumadores de cigarrillos convencionales.

¿Qué es el vaper?

Un vaper es un cigarrillo eléctrico que fue inventado con la finalidad principal de simular el efecto del cigarro común y tratar de sustituirlo o reducir su consumo. En los últimos años se ha convertido una moda en jóvenes y adultos que utilizan el vapeo por diferentes razones: gusto personal, sabores interesantes, entre otras cosas.
En el mercado podemos encontrar diferentes modelos de vaper a diferentes precios, cada uno de ellos con una funcionalidad básica y que buscan cumplir diferentes objetivos. Algunos son similares a un cigarrillo y otro tienen un diseño más cuadrado y de más durabilidad.
También existen variedades de líquidos de vapeo, justamente esa cantidad de opciones es una de las cosas que más llama la atención de sus usuarios.
Este dispositivo libera vapor a través del calentamiento a 350 grados de un líquido que mezcla nicotina, propilenglicol, glicerina vegetal y sabores. Hasta ahí todo parece ir bien, pero al analizar las consecuencias de inhalar vapor caliente, encontramos algunos problemas.
La mayoría de los cigarrillos electrónicos tienen nicotina. Incluso aquellos que dicen no tener nicotina contienen sustancias químicas, las cuales pueden irritar y dañar los pulmones.

Beneficios de los vapers

  • Alternativa. Comprenden una interesante fórmula que permite evitar muchos de los riesgos para la salud que aporta el tabaco convencional. Pueden beneficiar a los adultos siempre y cuando se reemplacen los productos que comprenden nicotina o tabaco.
  • Control del consumo de nicotina. A diferencia de lo que ocurre con los parches o los chicles de nicotina convencionales, un vaper permite regular la cantidad que se ingiere de esta sustancia. Asimismo, emula la manera de funcionar de un cigarrillo, ya que también permiten exhalar humo.
  • Minimiza los riesgos del humo. No genera combustión, reduce notablemente la cantidad de elementos químicos que llegan al organismo, además de al medio ambiente.
  • Acaba con el mal olor. Este es uno de los factores que más presión social genera en los fumadores y es el que el tabaco deja un considerable mal olor en la boca, el líquido de un cigarrillo electrónico no tiene ningún tipo de aroma, por lo que no podrá dejar rastros desagradables.

 

¿Más saludables que el tabaco?

Los líquidos que se inhalan en el vapeo no tienen tantos compuestos químicos nocivos como los cigarrillos. Respecto a la nicotina, se pueden comprar líquidos con diferentes grados de nicotina.
La mayor crítica que reciben los vapers, es que aunque en un principio lo usaban mayormente fumadores que querían dejar de fumar o bajar el consumo de nicotina, ahora, al estar de moda, atrae a más “no fumadores” que fumadores, los cuales comienzan a formar parte de nuevos fumadores potenciales para cigarrillos u otras drogas.
Un estudio realizado este año por la revista PLOS ONE señaló que: los cigarrillos electrónicos no son demasiado efectivos para dejar el tabaco… pero sí para captar a nuevos fumadores, en especial entre jóvenes adultos y adolescentes. Algo similar concluyeron los estudios de la revista Tobacco Control, “hay un descubrimiento que cuenta con gran evidencia: el vaporeo entre adolescentes es un fuerte vaticinador del posterior uso de tabaco”.

Reglamentación

La OMS denunció que en los últimos años, las grandes compañías tabacaleras han estado comercializando agresivamente cigarrillos electrónicos en busca de nuevos clientes, lo que es “una amenaza presente y real”, ya que además de nicotina, estos productos contienen aerosoles de metal y monóxido de carbono que dañan corazón y los pulmones entre otros órganos.
Las autoridades europeas han combinado su aceptación de los cigarrillos electrónicos con regulaciones más estrictas, de esta manera restringieron la venta a los niños, y además asignaron límites más bajos al contenido de nicotina, que han hecho que los nuevos dispositivos sean más aceptables para los funcionarios de salud.

¿Legales o no?

Reino Unido prohibió que las empresas de vapeo dirijan su publicidad a los adolescentes, incluso no pueden utilizar imágenes de usuarios de cigarrillos electrónicos que parezcan tener menos de 25 años.
Por su lado la Unión Europea también tiene límites más bajos en los niveles de nicotina contenidos en el líquido del cigarrillo electrónico, de esta manera solo permiten un máximo de 20 miligramos por mililitro, en comparación con los 59 miligramos por mililitro en los productos populares. Para ingresar a mercados de la UE como el Reino Unido, las compañías estadounidenses han tenido que diluir sus líquidos de nicotina.
Pero el tema es suficientemente complejo como para que se hayan publicado decenas de estudios científicos que han obtenido a veces resultados contradictorios. Sería de esperar que las autoridades sanitarias nacionales e internacionales hubieran analizado a fondo la cuestión y ofrecieran a los ciudadanos una conclusión útil, pero la verdad es que hasta ahora las reacciones han sido diferentes y contradictorias.
En España, el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, dependiente del Ministerio de Sanidad, informó que “no pueden excluirse los riesgos para la salud” de los cigarrillos electrónicos y advirtió de que “generan un aerosol que contiene nicotina en igual o mayor medida que el cigarrillo tradicional” y aconsejó “no consumir ninguno de estos productos”.

“Prohibido fumar y usar cigarros electrónicos”

Hay ciudades que han aplicado las mismas restricciones para los cigarros electrónicos que para el tabaco.
Nueva York. Incluyó estos dispositivos en la Ley de Aire Libre de Humo, la que rige en bares, oficinas, parques, playas y restaurantes. La decisión busca que todos respiren el aire más puro que sea posible y que quienes fumen o vapeen, no afecten a quienes no lo hacen.
Turquía. En 2017 prohibió a nivel nacional la fabricación de los cigarros electrónicos y su uso en los espacios públicos, tras los cuestionamientos de la OMS. Incluso, en las universidades está prohibida la venta de tabaco, aun cuando gran parte de los estudiantes tiene 18 años o más, la mayoría de edad en ese país.
Singapur. Prohibió la venta de productos derivados del tabaco y cigarros electrónicos, a menores de edad a partir del 1 de enero de 2019, lo que se incrementará cada año en un año de edad de los usuarios hasta 2021. Eesto significa que desde 2021 en adelante, solo podrán comprar quienes tengan 21 años o más

Brote de lesión pulmonar

Actualmente Estados Unidos se enfrenta a un brote de lesión pulmonar asociada con vapeo, en varios estados del país, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. Son más de 600 casos de lesiones pulmonares asociadas con el uso de cigarrillos electrónicos o productos de vapeo, los que han sido reportados y se confirman nuevos casos a diario. Obviamente las alarmas están encendidas.
Se desconoce la causa específica del brote, pero todos los casos reportados de lesión pulmonar tienen antecedentes de uso de cigarrillos electrónicos o vapeo. La mayoría de los pacientes han informado un historial de uso de productos de cigarrillos electrónicos que contienen THC o tetrahidrocannabinol, la sustancia psicoactiva en el cannabis.
Las personas que se ven afectadas de salud generalmente desarrollan tos, dificultad para respirar, náuseas, dolor en el pecho y algunas personas vomitan, tienen dolor abdominal y fiebre.
vapeo tendencia

Jóvenes punto débil

Una de las preocupaciones ante estos productos son los jóvenes y adolescentes, blanco del marketing de muchas marcas. Estudios demuestran que los jóvenes no fumadores que comienzan a vapear son más susceptibles de pasar al cigarrillo.
En Estados Unidos, las autoridades señalan de epidemia en los liceos, con una dominación de los aromas frutados, menta y mentol. Nueva York se convirtió en el segundo estado de la Unión, luego de Michigan, en prohibir la comercialización de los cigarrillos electrónicos aromatizados. Esta decisión tuvo lugar unos días después de que el presidente Donald Trump anunciase que su gobierno tomaría una medida similar en los próximos meses a nivel federal.
La moda no deja de extenderse, sobre todo entre adolescentes y jóvenes. A los chicos les encanta la posibilidad de practicar un ritual adulto.
Si no se fuma tabaco, vale la pena preguntarse si tiene sentido iniciarse en este hábito. Piense que implica un gasto económico, una probable factura en su salud y cierta alarma en otras personas convencidas de que ese humo les hace daño.

SÉ EL PRIMERO EN COMENTAR

Dejar un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*