Tres formas diferentes de utilizar el término autoestima

Mirando autoestima en espejo

Etimológicamente hablando el significado de autoestima sería determinar el valor de sí mismo y tener una opinión sobre sí mismo. Esto no difiere mucho de los conceptos que vamos a analizar, que son utilizados habitualmente en psicología. El valor en cuanto a lo que se es capaz de hacer de forma competente con respecto a lo que pueden hacer los demás, y la opinión, en términos generales de verse a sí mismo ante las diversas circunstancias, una apreciación positiva o negativa sobre el individuo en sí.

Sobre la autoestima se pueden diferenciar tres formas para utilizar este término: La autoestima global, el sentimiento de autovalía, y las autoevaluaciones.

 

Autoestima global

La autoestima global se mantiene estable en la edad adulta, en el tiempo y las situaciones, puesto que perdura como rasgo de la personalidad. Se puede aplicar al razonamiento que las personas dan a cómo se ven así mismas, una decisión de cómo deciden verse, que tiene que ver con componentes genéticos y temperamentales de la persona.

De manera que la persona puede sobrevalorarse mediante el optimismo o infravalorarse a través del pesimismo. La variable de la personalidad explica la subjetividad de cómo se ve uno a sí mismo en términos positivos o negativos de forma general, con respecto a cómo se pueden ver los demás en similares circunstancias y logros individuales o grupales.

Gato con reflejo de león

Sentimiento de autovalía

Sobre el sentimiento de autovalía en relación a los éxitos o fracasos que se produzcan, la autoestima estará influida por tales situaciones, sintiendo orgullo y satisfacción cuando creemos haber hecho las cosas bien, siendo a su vez reconocidas socialmente, y sintiendo vergüenza y humillación por aquellas situaciones en las que creamos haber fracasado o no haber sido lo suficientemente competentes.
De tal forma, que hablaríamos de la autoestima como estado, que varía dependiendo de las situaciones a las que nos enfrentemos, y por consiguiente el resultado de esas situaciones. Valorándose a sí mismo en relación a los resultados obtenidos en una situación importante para nosotros. Referida como autoestima estado, ya que se basa en la emoción experimentada con respecto al sentimiento de autovalía de manera atemporal.

Autoevaluación

El componente sobre la creencia de nuestras capacidades y/o habilidades determina una autoevaluación que representa una relación influyente en la confianza con la que nos mostramos ante situaciones que requieren de dichos atributos, así pues, creyendo que se dispone de unos atributos adecuados para algo en particular, esa tarea se realizará con una confianza que nos haga obtener mejores resultados, al crear una expectativas de logro, se emplearan todos los recursos de los que se dispone. Obteniendo así, posiblemente, mejores resultados.
Al contrario, el rendimiento puede disminuir, teniendo unas expectativas de fracaso anticipadas, considerando no ser capaz de alcanzar tales metas. Esta autoestima puede estar en diferentes áreas, al respecto de las capacidades y características personales que uno cree poseer, confiando en uno mismo en determinadas situaciones en las que crea disponer de los recursos requeridos, y no ante otras en las que la consideración sea escasa con respecto a lo requerido. El componente social sería la referencia para la autoevaluación.

Sobre Rafa Aragón 202 Artículos
Autor/Redactor del blog Psiqueviva. Psicólogo y sexólogo con número de colegiado: AO09281. Ilusionado por transmitir conocimientos sobre psicología, así como de promover hábitos saludables a través de las ciencias de la salud en general. Colaborador articulista en páginas como E- ciencia y La mente es maravillosa.

1 comentario

Deja un comentario