La sexualidad humana es biopsicosocial

Sexualidad biopsicosocial

Sexualidad biopsicosocial

La sexualidad humana solo es posible entenderla como el resultado de la interacción entre tres dimensiones: la biológica, social y psicológica. El psicoanalista austriaco Wilhelm Reich fue uno de los primeros autores que utilizó el término biopsicosocial para explicar la sexualidad humana.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) hace la siguiente definición de lo que representa la sexualidad humana:

“La integración de los elementos somáticos, emocionales, intelectuales y sociales del ser sexual por medio que sean positivamente enriquecedores y que potencien en las personas, la comunicación y el amor”.

“Un aspecto central del ser humano, presente a lo largo de su vida. Abarca al sexo, las identidades y los papeles de género, el erotismo, el placer, la intimidad, la reproducción y la orientación sexual. Se vive y se expresa a través de pensamientos, fantasías, deseos, creencias, actitudes, valores, conductas, prácticas, papeles y relaciones interpersonales. La sexualidad puede incluir todas estas dimensiones, no obstante, no todas ellas se vivencian o se expresan siempre. La sexualidad está influida por la interacción de factores biológicos, psicológicos, sociales, económicos, políticos, culturales, éticos, legales, históricos, religiosos y espirituales.

Nuestra sexualidad se compone de tres dimensiones fundamentales la biológica, psicológica y social, por ello decimos que la sexualidad humana es biopsicosocial y favorece el desarrollo de nuestra personalidad.

Mujer en actitud sexual

Explicación biopsicosocial de la sexualidad humana

  • En el aspecto biológico se responde a la pregunta ¿cómo somos? Somos seres sexuados desde que nacemos hasta que morimos. Atendiendo a nuestro sexo físico conformado por nuestras hormonas, energía, conductas reflejas y emociones básicas. Y al aspecto anatómico que nos da aspecto de lo que entendemos por machos y hembras, desde donde se ejerce la función reproductora.
  • En el aspecto psicológico se responde a la cuestión de ¿cómo nos sentimos? Haciendo referencia a nuestras emociones, sensaciones, pensamientos, fantasías, tendencias y actitudes. Bajo esta cuestión se tiene en consideración el género y la motivación de lo masculino y lo femenino.
  • En el aspecto social la pregunta a la que se da respuesta es a ¿cómo actuamos? Que corresponde a nuestra erótica, conductas aprendidas, ritos y costumbres, en función a lo que se nos enseña y se nos impone desde nuestra sociedad como un proceso de socialización. Aquí se enmarcan los prototipos, ideas y falsas creencias, por las que entendemos que unas conductas y comportamientos específicos van más asociados a un género u otro.

Hablaríamos de sexualidades

En estas tres dimensiones intervienen múltiples factores que se interrelacionan entre sí:

La sexualidad es por lo tanto un aspecto fundamental de las personas que se manifiesta a través de nuestros deseos, de nuestras actitudes, creencias, valores, fantasías, y las relaciones que mantenemos con otras personas. Se habla de sexualidades ya que no existe una sexualidad sino que cada persona vive su sexualidad de una manera diferente, que va cambiando a su vez a lo largo de su vida.

La sexualidad nos permite explorar en nuestro autoconocimiento y que seamos capaces de encontrar nuestro propio placer. Somos responsables de nuestra sexualidad con respecto a las decisiones que tomamos y cómo la vivimos.

Sobre Rafa Aragón 234 Artículos
Autor/Redactor del blog Psiqueviva. Psicólogo y sexólogo con número de colegiado: AO09281. Ilusionado por transmitir conocimientos sobre psicología, así como de promover hábitos saludables a través de las ciencias de la salud en general. Colaborador articulista en páginas como E- ciencia, La mente es maravillosa y marketing4ecommerce.

1 Trackback / Pingback

  1. Naturaleza de la homosexualidad - El Poder de la Mente

Deja un comentario