Reflexionando sobre el papel de la mujer en la televisión

Vivimos en el siglo XXI, en la era informatizada, la era de la información, la era de la democracia y la era de la igualdad. Eso nos venden desde pequeños nuestro entorno, y es lo que se supone que sucede en todos los países del primer mundo.

A la sociedad le gusta afirmar que hemos avanzado mucho –cosa que es cierta- pero sin embargo, sigue estando muy presente en muchos hogares el machismo propio de antaño. Es muy común aún la figura de la mujer preparando la comida o poniendo la mesa mientras su marido ve la televisión y pica algo. Si esto se quedase ahí, hasta podríamos decir “sí, esto ya lo sabíamos, todavía quedan muchos prejuicios por superar”. Pero, ¿y fuera del hogar? ¿Y en lo que todos vemos, como la televisión?

La televisión muestra una figura idílica de personas y de calidad de vida, con productos gracias a los cuáles nuestros desayunos son perfectos, nuestras defensas impedirán que cualquier microorganismo penetre en nuestro cuerpo y nuestro éxito social será absolutamente arrasador con un coche, una crema o un vestido nuevo.

Es así: la televisión tiene un gran papel en nuestras vidas, incluso en esta época en la que muchos ya la están sustituyendo un poco por Internet. Pero, más allá de todas esas figuras idílicas, ¿cómo se ve a la mujer en la televisión?

Dejando de lado en cine y centrándonos en la programación, los platós de televisión, independientemente de su contenido, se han convertido en escenarios donde mujeres bellas y con un canon de belleza idílico lucen hermosos peinados, trajes y se dedican a hablar. Fijémonos en que son pocas las mujeres que aparecen de edad avanzada y tapadas hasta el cuello. Por lo general, la mujer sale perfectamente arreglada con un prominente escote, maquillaje, joyas, y a ser posible unas piernas bien mostradas que dejen muy poco a la imaginación. Da igual su edad, o incluso su clase social: una mujer en televisión siempre llevará escote o una falda/vestido/pantalón muy corto, si es que no lleva los dos.

Tenemos las mujeres de los noticiarios, que en España lucen con chaqueta y sus escotes no son prominentes, pero se les compensa con una sonrisa preciosa y unos ojos maquillados para resaltar su belleza. En el hombre el maquillaje es natural, está basado en la luz de los focos para que no muestre sus defectos en la piel. En la mujer no es natural, resalta colores y crea ilusión de tener a muchachas donde hay mujeres mayores, a menos que la mayor se vea más guapa que la joven o el público de ese programa / noticiero tenga preferencia por las de edad madura.

La Mujer En La Television

 

Tener presentadoras de noticias está de moda, los hombres ya no se llevan porque el aspecto de un hombre no atrae todas las miradas como sucede con el de una mujer. ¿Qué hay más allá de las trabajadoras habituales de televisión en programas de concursos de dinero rápido y debates donde la gente grita, insulta y habla de sexo en horario infantil? ¿Tomamos igual de en serio lo que dice una mujer en un plató de televisión que lo que dice un hombre? ¿Le tenemos menos respeto por salir ligera de ropa o le prestamos más atención porque nos atrae físicamente? ¿En qué se basa el respeto a la mujer que sale en televisión, en lo que muestra o en lo que dice? ¿No estaremos jugando a ver la mujer como un objeto de deseo al que gusta mirar pero no escuchar?

Sobre todas estas cuestiones nos ayuda a reflexionar el pequeño documental italiano “IL CORPO DELLE DONNE” (El Cuerpo de Las Mujeres). Durante 25 minutos se hace un recorrido por los platós y anuncios de la televisión italiana (que en programación es muy similar a la española) y reflexiona sobre el papel actual de la mujer en la televisión, que en Italia alcanza cotas verdaderamente preocupantes.

 

3 Trackbacks / Pingbacks

  1. Reflexionando sobre el papel de la mujer en la televisión | Escribe Dav
  2. Mujeres de plástico en televisión | equ(ALL)ity
  3. Síndrome premenstrual (SPM): síntomas y remedios - El Poder de la Mente

Deja un comentario