Problemas emocionales del paciente con su terapeuta

Paciente en terapia

En todo tipo de terapia psicológica, ya sea de enfoque cognitivo, humanista o psicodinámico, se establece un vínculo terapéutico entre paciente y terapeuta. Este vínculo además es importante para el propio proceso, desarrollo y efectividad de la terapia.

Si bien en unos enfoques se le da más importancia al vínculo que a otros, lo cierto es que también tiene que ver con el estilo del terapeuta, la problemática a tratar y las dificultades que tenga el paciente. Tanto psicólogos como psiquiatras dedicados a la terapia se ven sumergidos en este tipo de cuestiones principales.

Los pacientes cuando van a ir a terapia son muchas las preguntas que se hacen al respecto. Es inevitable que tengan miedos, y les suscite un sinfín de emociones tener que pensar que van a contarle a un desconocido sus temas más profundos e íntimos. Una buena relación terapéutica suele favorecer el tratamiento, y una mala relación lo que hace es entorpecer todo el proceso. En esto están de acuerdo la mayoría de psiquiatras y psicólogos que trabajan en terapia.

Hemos consultado a unos psiquiatras de Sevilla para conocer mejor la relación profesional que se establece con el paciente, y cuáles son los principales objetivos a trabajar para una determinada psicopatología o problemática.

Algunos de estos pensamientos automáticos son los que surgen en los pacientes, los cuales pueden influir en la terapia si no son comentados y comprendidos. Les mostraremos dichos pensamientos y algunas posibles soluciones.

Si no consigo avanzar en terapia ni cambiar, el terapeuta me despreciará y seré indigno para el proceso terapéutico

La terapia es un proceso gradual que va produciendo cambios con el tiempo, que muchas veces son imperceptibles. Cualquier pequeño avance suele ser suficiente. El terapeuta ayuda y guía al paciente dentro de su proceso en la medida de lo posible. Si tiene la impresión de que no está avanzando lo mejor es comentarlo con su psicoterapeuta. Así podrá aliviar sus preocupaciones.

El terapeuta es quien debe hacerme cambiar, y si no lo hace significa que no es un buen profesional

El terapeuta le indicará como trabajar determinados aspectos. La mayor parte de la responsabilidad es del paciente quien tiene que realizar el esfuerzo y emplear la energía suficiente como para implicarse en su proceso. El terapeuta puede cometer errores, de hecho, es normal que pueda cometerlos, ya que forma parte del proceso de acompañamiento. Comunique al terapeuta los cambios que desea obtener en su vida, y cómo piensa conseguirlos. Exprese sus dudas y opiniones al respecto e intente escuchar la devolución que le haga su terapeuta.

Si el terapeuta y yo no nos ponemos de acuerdo la terapia no puede funcionar

No tiene porque estar de acuerdo con todo lo que el terapeuta exprese bajo su punto de vista, es inevitable que no estén de acuerdo en muchas cuestiones, ya que tendréis diversas opiniones acerca de los puntos a tratar. Intente escuchar los puntos de vista de su terapeuta, y si pueden serle de utilidad. Un mínimo acuerdo puede ser suficiente. Si aún así, no existe ese mínimo acuerdo, expréselo a su terapeuta; este puede derivarle a otro terapeuta, que quizás comparta más con usted su visión de las cosas.

El terapeuta critica mi conducta y eso me desagrada

Aunque los terapeutas están formados en responder de manera empática y cordial, con respeto y de forma asertiva, sin hacer descalificaciones ni realizar juicios morales. También debemos tener en cuenta que nuestro terapeuta es una persona y puede tener algún comportamiento hostil. En este caso, sería bueno expresar cómo nos hemos sentido ante su respuesta. Si el terapeuta asume con honestidad lo ocurrido no habrá mayor problema, y cada parte podrá aceptar su responsabilidad en la interacción. A veces este hecho puede cambiar el rumbo de una terapia hacia un rápido progreso. También puede darse el caso de ver mucho más allá de lo que realmente hay, y dramatizar la situación. Es importante que revisemos nuestros pensamientos automáticos y nuestro sistema de creencias que nos hacen distorsionar ciertos mensajes.

Bibliografía

APA (1994a): Diagnostic and statistical manual of mental disorders, 4ª edición (DSM-IV), Washigton, D.C; APA.

BECK, A.T: Depression:Clinical,experimental and theoretical aspects.New York, Hoeber, 1967.

 

 

Sobre Rafa Aragón 234 Artículos
Autor/Redactor del blog Psiqueviva. Psicólogo y sexólogo con número de colegiado: AO09281. Ilusionado por transmitir conocimientos sobre psicología, así como de promover hábitos saludables a través de las ciencias de la salud en general. Colaborador articulista en páginas como E- ciencia, La mente es maravillosa y marketing4ecommerce.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario