La falta de deseo sexual en el hombre

Deseo sexual masculino

La falta de deseo sexual es algo que preocupa tanto a hombres como a mujeres, no es algo exclusivo de mujeres como se ha suele pensar (de forma errónea). El hombre también puede experimentar esta falta de deseo sexual, y suele recurrir a todo tipo de estrategias, puesto que tiene el concepto de que está perdiendo su masculinidad.

El hombre vive con especial preocupación su falta de deseo sexual, ya que en nuestra sociedad se ha vendido el mensaje de que “el hombre ha de estar siempre disponible sexualmente” un mensaje que no ha sido cuestionado y que sin duda genera muchos problemas. La realidad es que el hombre al igual que la mujer puede pasar por situaciones en las que su deseo sexual se vea afectado.

El problema es que el sector masculino vive esta situación como algo que ha de solucionar ya, puesto que está en juego su masculinidad. Está de moda el vigorizante sexual para hombre que presume de ayudar con la disfunción eréctil, la eyaculación precoz y a producir un fuerte deseo sexual.

Causas de falta de deseo sexual en los hombres

Por supuesto, estos mensajes conllevan una presión implícita para muchos hombres, Y la tensión que eso genera es un gran enemigo del deseo sexual. La sobreactivación del sistema nervioso simpático (el sistema que nos hace estar alerta y que reaccionemos de inmediato ante un peligro) produce problemas en la erección y también en el orgasmo. La solución frente a esto es la de comprender lo que ocurre, ver cómo influye lo que se está pensando y las expectativas que tenemos, y a continuación cambiar la perspectiva de lo que supone una relación sexual.

Otra situación común que hace que el hombre tenga un menor deseo sexual, son situaciones debidas al estrés laboral, al cansancio y el agotamiento del día a día. Cuando las exigencias son muy grandes y ponemos nuestro organismo a prueba, estamos dejando de cubrir necesidades básicas como es el descanso. Y cuando no se cubren estas necesidades básicas, el rendimiento sexual, que es una necesidad secundaria, se resiente.

Los problemas en la pareja, las frecuentes discusiones y la falta de comprensión, son otro de los problemas que puede hacer que un hombre pierda deseo sexual. Si emocionalmente tenemos rechazo o simplemente hay cosas por solucionar, es probable que veamos a la otra persona de otro modo, no nos atraiga de igual manera.

Debemos de entender que el afecto es uno de los componentes que generan deseo sexual, y la falta de afecto para muchas personas está asociada con la sexualidad. Por lo que es frecuente, que hasta que no se solucionen ciertos aspectos que están poniendo en juego el afecto, la chispa del deseo permanecerá apagada.

Estas son algunas de las causas psicosociales. Otras causas pueden ser biológicas o fisiológicas por lo que habrá que hacer las pruebas correspondientes con el médico para considerar que es lo que está influyendo en la falta del deseo sexual, ya sea a nivel hormonal o fisiológico.

 

Sobre Rafa Aragón 234 Artículos
Autor/Redactor del blog Psiqueviva. Psicólogo y sexólogo con número de colegiado: AO09281. Ilusionado por transmitir conocimientos sobre psicología, así como de promover hábitos saludables a través de las ciencias de la salud en general. Colaborador articulista en páginas como E- ciencia, La mente es maravillosa y marketing4ecommerce.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario