Identificar la demencia: Principal causa de dependencia

Alzheimer

Cuando hablamos de demencia senil nos referimos a la pérdida de las capacidades cognitivas por parte del sujeto que la padece. Esta pérdida suele suceder de forma progresiva y crónica, haciendo que la función cognitiva vaya deteriorándose con el paso del tiempo.

La demencia afecta directamente sobre la memoria, el intelecto, la orientación, la comprensión, el cálculo, la capacidad de aprendizaje o incluso el lenguaje. En la mayoría de los casos todo esto también va acompañado por un deterioro del control emocional, lo que afecta sobre el comportamiento social y motivación del paciente.

 

Demencia

 

 

 

 

 

Imagen: elrincondelcuidador.es

Según la Organización Mundial de la Salud actualmente existen 47.5 millones de personas que padecen algún tipo de demencia en el mundo. Esta cifra aumenta en 7.7 millones de nuevos casos por cada año que pasa. Es por ello que se calcula que pasaremos de 75.6 millones de casos en 2030 a 135.5 millones en 2050.

“Entre un 5% y 8% de la población mundial mayor de 60 años sufre demencia en algún momento”

De todos los casos de demencia la enfermedad de Alzheimer suele ser la causa más frecuente, representando entre un 60% y 70% de los casos de demencia.

Podemos comprobar en Asociación Alzheimer el aumento que está experimentando esta demencia cada año. Resulta necesario conocer todas las señales y síntomas de la enfermedad para poder realizar un cuidado óptimo.

Según la OMS la demencia también es una de las principales causas de discapacidad y dependencia entre personas mayores. Esto supone un gran impacto no sólo sobre las personas que la padecen sino también sobre los cuidadores de personas mayores dependientes.

Es importante saber identificar estos casos de demencia a tiempo para poder ofrecer a los pacientes los cuidados y tratamientos adecuados.

Los signos y síntomas manifestados variarán en función de la fase en la que se encuentre tal y cómo detallamos a continuación:

Etapa temprana de la demencia

Esta es la fase más difícil de identificar ya que se trata de las primeras veces en la que se manifiesta la patología de forma muy leve para después ir progresando paulatinamente. En este momento los síntomas más comunes suelen ser una ligera pérdida de la noción del tiempo, pequeños olvidos o incluso la desubicación espacial, aunque se trate de lugares conocidos.

Etapa intermedia

Conforme la demencia avanza progresivamente los síntomas se harán más claros y limitarán en mayor grado la vida del sujeto.

En esta etapa se suele manifestar un cambio de comportamiento considerable del paciente en lo que se refiere a su forma de socializarse. Empieza a olvidar nombres de personas conocidas, amigos y familiares, así como sucesos que han pasado recientemente. Es común que se encuentre desorientado y realice las mismas preguntas una y otra vez.

Cada vez le cuesta más comunicarse, relacionarse y seguir con sus vidas cotidianas por lo que empieza a precisar ayuda en su cuidado e higiene personal.

Etapa tardía

En la etapa final de la patología la dependencia se vuelve prácticamente total. El paciente experimenta limitaciones físicas además de las psíquicas, como puede ser la dificultad para caminar, lo que provoca una necesidad absoluta de asistencia por parte de un cuidador o familiar para llevar a cabo su vida cotidiana.

Se puede llegar al punto en el que no reconozca a su propia familia ni amigos y la desubicación temporal y espacial se vuelva absoluta. Su comportamiento también sigue viéndose alterado pudiéndose manifestar comportamientos agresivos.

En definitiva, la demencia es una patología crónica que no podemos ignorar. Siendo una de las principales razones de casos de dependencia y viendo los pronósticos de la OMS, queda clara la importancia de formar a la población sobre la detección y tratamiento de este tipo de enfermedades.

Artículo realizado en colaboración con psiqueviva por:

Markos Goikolea: Soy un redactor web especializado en temas de salud y bienestar. Trabajo para varias plataformas haciendo lo que más me gusta; contar historias.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario