Factores que influyen en la disfunción erectil

Hombre con disfunción erectil

Hombre con disfunción erectil

En la actualidad existen todavía mitos y falsas creencias sobre cómo ha de ser una relación sexual. Estas ideas hacen que generemos conductas que impiden que se produzca el encuentro con naturalidad y espontaneidad; lo que nos hace estar intranquilos y mantener situaciones que dificultan la erección.

Creencias desencadenantes de la disfunción erectil

El modelo de sexualidad que por el que actualmente nos regimos para llevar a cabo nuestras conductas sexuales es el “Capitalista-permisivo”. Este modelo tiene algunas características que añaden una presión extra al hombre en las relaciones sexuales. Ya que se tiene la falsa creencia de que es el hombre quien tiene “la llave del placer de la mujer”, como si ella no pudiera experimentar placer ni deseo por sí misma, como si de alguna manera su sexualidad y su disfrute dependiese exclusivamente de la habilidad del varón.

Así es como aparece la presión sobre el hombre como responsable del placer propio y el de la mujer, con la idea de “no hay mujer frígida sino hombre inexperto”. Alimentando la idea de que depende del hombre el éxito o el fracaso de la relación sexual.

Para el hombre es importante desprenderse de esta creencia que le genera tanta tensión y nerviosismo. Es conveniente que sepas que el placer y la sexualidad son algo individual y cada cual es responsable de sí mismo. Tú no eres quien despiertas el deseo sexual de tu pareja, ni eres el que ha de tener la habilidad suficiente para generar placer. Porque cada uno de vosotros es responsable de su propio placer.

Es necesario que te desprendas de la idea de que tú eres el responsable directo del placer que tu pareja obtiene. Ya que es algo conjunto, y cada uno de vosotros ha de estar pendiente de su propio placer. Tú al estar pendiente de ti, podrás disfrutar la relación sexual con tu pareja, ya que habrá menos tensiones entre ambos, y tú podrás quitarte la idea de si funciona o no, gracias a ti.

Desprenderse del coitocentrismo

Además, la idea de que la satisfacción en la relación sexual se genera solo a través del pene, y a través de la penetración, es algo que mantiene la idea de que el pene es la varita mágica con la que la mujer obtiene su orgasmo. Y por lo tanto es necesario obtener una erección fuerte y duradera, y de esa manera poder provocar múltiples orgasmos. La responsabilidad que supone esta falsa idea mantiene tus temores y preocupación. Así es como se produce la adrenalina que aumenta la ansiedad, inhibiendo el reflejo de erección, desencadenando disfunción erectil.

Al entender la relación sexual más allá de la penetración, se elimina la idea predominante del coitocentrismo, donde se tiene la presión de que solo se puede disfrutar y generar placer a través de la penetración, siendo esto un impedimento para explorar la globalidad de todo nuestro cuerpo, y el placer que somos capaces de experimentar más allá de nuestros genitales. Toda nuestra piel es susceptible al placer, ¿por qué centrarse solo en los genitales cuando albergamos muchas más posibilidades para satisfacernos?

Esas tensiones, esa angustia, y esa presión de tener que llegar a algo, conseguir un objetivo, y que además depende de ti, genera distracciones y pensamientos que te hacen salir de la experiencia,  Y por lo tanto generarte malestar y dificultad para vivenciar las sensaciones propias de la excitación y el placer; facilitando además que se desarrolle una disfunción erectil.

 

Sobre Rafa Aragón 234 Artículos
Autor/Redactor del blog Psiqueviva. Psicólogo y sexólogo con número de colegiado: AO09281. Ilusionado por transmitir conocimientos sobre psicología, así como de promover hábitos saludables a través de las ciencias de la salud en general. Colaborador articulista en páginas como E- ciencia, La mente es maravillosa y marketing4ecommerce.

1 Trackback / Pingback

  1. La falta de deseo sexual en el hombre - El Poder de la Mente

Deja un comentario