Cómo hacer los ejercicios de Kegel para fortalecer tu suelo pélvico

músculo kegel

Los ejercicios de kegel están destinados a ejercitar el músculo pubocoxígeo. Este músculo como cualquier otro de nuestro cuerpo es importante ejercitarlo y fortalecerlo, ya que de lo contrario, si se debilita nos puede acarrear serios problemas. Sin embargo, al hacer los ejercicios que son propios para fortalecerlo, no solo prevenimos sino que además protegemos, equilibramos, y contribuimos incluso, a obtener una mejor experiencia sexual.

Para qué sirven los ejercicios de kegel

Los ejercicios de Kegel reciben su nombre del ginecologo estadoudinense Arnold Kegel. Estos ejercicios fueron desarrollados en 1940, destinados a prevenir la incontinencia urinaria de las mujeres tras el parto. Lo que se consigue con estos ejercicios es fortalecer el suelo pélvico mejorando la función del esfinter tanto de la uretra como el rectal.

Estos ejercicios, además, tienen otros beneficios, y es que al fortalecer el músculo pubocoxígeo, la mujer está más preparada para no sufrir tantos dolores en el parto, por lo tanto, son de gran ayuda para el momento de la gestación. 

ejercicios de kegel para embarazadas

Mejoran tu sexualidad

Los sexólogos también recomendamos estos ejercicios ante ciertas problemáticas relacionadas con la relación sexual, como el vaginismo, dispaurenia y la anorgasmia. Los ejercicios de kegel fortalecen el suelo pélvico, lo que facilita que se pueda obtener una mejor experiencia sexual, ampliando incluso el placer. El Dortor Kegel comprobó que las mujeres que hacían dichos ejercicios conseguían ya no solo mejorar su incontinencia urinaria, sino que además lograban un mayor placer aumentando la intensidad del orgasmo.

La experiencia clínica y las investigaciones llevadas a cabo durante este tiempo, han demostrado que al aumentar la fuerza de estos músculos, existe una incremento en la predisposición de alcanzar el orgasmo, haciendo que pueda llegar a ser más intenso. Esto sucede porque aumenta el riego sanguíneo en esa parte del cuerpo, y porque hay un mayor poder de concentración en los genitales.

músculo kegel

Cómo se realizan los ejercicios de Kegel 

Esta práctica requiere de cierta concentración, sobre todo al principio. Si no estás habituada a contraer y relajar este músculo tendrás que tener paciencia.

En primer lugar hay que

  1. identificar el músculo pubocoxígeo, esto podemos hacerlo al orinar, al interrumpir el flujo de la orina estamos contrayendo este músculo, esta es una buena forma de localizarlo pero no sirve para ejercitarlo. Esto sirve a modo de prueba para asegurarte de que estás poniendo en tensión los músculos adecuados.
  2. Cuando hayas localizado este músculo ya estás preparada para ejercitarlo. Ya sea de pie, tumbada o sentada. Puedes practicarlos en cualquier lugar y momento. Lo único que tienes que hacer es contraer el músculo, ponerlo en tensión durante unos segundos y a continuación relajarlo (Unas 10 o 15 repeticiones una vez al día).
  3. Para asegurarte que estás ejercitando el músculo correcto puedes introducirte un dedo en la vagina y notarás la contracción vaginal, si tienes muy débiles los músculos, al principio no lo notarás mucho, pero al cabo de unas sesiones ya lo notarás más y dominarás la técnica.
  4. Es recomendable para crear una rutina hacer los ejercicios en un mismo lugar y en un mismo horario cada día. Asegúrate al hacerlos que no estás también tensionando los músculos abdominales, poniendo la mano sobre el abdomen.
  5. Una vez cogida la rutina, y cuando ya puedas hacerlos con cierta facilidad lo conveniente es que puedas hacerlos en el momento que desees, ya sea cepillándote los dientes, o yendo en coche hacia el trabajo. Porque además lo bueno que tiene ejercitar este músculo es que nadie lo va a notar mientras lo haces.

Modelo de ejercicio vaginal

  1. Contrae los músculos, manteniendo la concentración cuenta hasta tres y relájalos. Respira normalmente.
  2. Contrae los músculos mientras aspiras el aire, subiéndolos mientras inspiras. Es posible que esto te resulte difícil y que no puedas evitar contraer los músculos abdominales junto a los vaginales. Con un poco de práctica podrás conseguirlo sin problemas.
  3. Contrae y relaja los músculos vaginales tan rápidamente como te sea posible, respirando normalmente.
  4. Baja los músculos, como si estuvieras expulsando algo por la vagina o como si intentaras orinar con fuerza. Es posible que tiendas a aguantar la respiración, pero procura respirar de forma normal.

Ejercitadores del suelo pélvico

En la actualidad existen, además, ejercitadores que contribuyen a un mejor fortalecimiento del suelo pélvico. Estos ejercitadores tienen distintos niveles para adaptarse a tu musculatura. Ya que por lo general si no ha sido ejercitada lo normal es que esté débil y haya que comenzar con un nivel más bajo para ir aumentando. Al igual que se hace cuando ejercitas cualquier otro músculo del cuerpo.

Cuidar la salud íntima es algo primordial, por eso fortalecer el suelo pélvico resulta fundamental. Consulta con tu médico y ginecólogo toda la información que necesites saber al respecto.

Bibliografía consultada:

Heiman, J. R., & LoPiccolo, J. (2002). Disfrutar el orgasmo. Barcelona: Océano.

 

Sobre Rafa Aragón 234 Artículos
Autor/Redactor del blog Psiqueviva. Psicólogo y sexólogo con número de colegiado: AO09281. Ilusionado por transmitir conocimientos sobre psicología, así como de promover hábitos saludables a través de las ciencias de la salud en general. Colaborador articulista en páginas como E- ciencia, La mente es maravillosa y marketing4ecommerce.

2 Trackbacks / Pingbacks

  1. 5 Juguetes eróticos para disfrutar de tu sexualidad - El Poder de la Mente
  2. ¿Qué sucede durante la menopausia? - El Poder de la Mente

Deja un comentario