Cocaína: consumo y efectos

Mujer esnifando cocaina

Mujer esnifando cocaina

La cocaína es una droga estimulante que se obtiene del arbusto de la coca. Se cultiva principalmente en los países del altiplano andino, Bolivia, Perú y Colombia. En estas zonas, existe desde hace siglos un consumo tradicional consistente en mascar hojas procedentes de la planta, para liberar así su principio activo y obtener sus beneficios. Las cantidades absorbidas de este modo son muy reducidas por lo que apenas se registran consecuencias adversas.

Las culturas indígenas de los países productores usaban la coca con carácter ritual y por sus propiedades “energéticas” que les permitían realizar trabajos físicos de excepcional dureza sin cansarse. Las carencias alimenticias eran, asimismo, subsanadas gracias a los efectos inhibidores del apetito que tiene la coca.

Hasta mediados del siglo XIX la coca y sus derivados gozan de gran prestigio como estimulantes de uso terapéutico. Tiempo después, esos mismos beneficios comienzan a percibirse como “riesgos seductores” que a acabarían siendo una amenaza para la sociedad.

La dependencia física es controvertida, pero sí es la droga psicoactiva más problemática en cuanto al grado de dependencia psicológica. Hasta hace poco España se caracterizaba por una importante permisividad para el consumo de anfetaminas y escasa presencia de cocaína. Sin embargo, en la actualidad, la cocaína es la segunda droga ilícita más consumida, tras el cannabis.

Productos de Consumo

Según el proceso de elaboración y de las sustancias empleadas en el mismo se puede obtener:

  • La pasta de coca, el sulfato de cocaína, o basuca, que se fuma mezclada con marihuana o tabaco.
  • La base libre.
  • El “crack” o la cocaína base, que se fuma mezclada con tabaco.
  • El clorhidrato de cocaína.

La pasta de coca, base libre y crack

La pasta de coca, conocida como cocaína barata o del pobre, se obtiene tras macerar con agua y otros disolventes las hojas de coca, obteniéndose de esta forma la cocaína cruda o basuca.

El crack es la cocaína que no ha sido neutralizada por un ácido para convertirse en clorhidrato de cocaína. Este tipo de cocaína viene en forma de cristales de roca que se pueden calentar y cuyos vapores se pueden fumar.

La absorción de la cocaína (tanto de base libre y crack) es muy rápida y los efectos se producen tras la primera inhalación de forma inmediata durando sus efectos entre cuatro y seis horas.

El riesgo de consumo abarca todas las edades, desde niños y adolescentes hasta ancianos, pero de forma especial entre los 18 y 30 años. Es igual en ambos sexos, clase social y profesiones.

Clorhidrato de cocaína

Este producto se conoce como cocaína cara o del ejecutivo. En la actualidad su consumo es generalizado, alcanzando todos los estratos sociales y en los países desarrollados ha seguido una tendencia claramente ascendente.

El consumo habitual es por vía nasal (esnifado) o por contacto con las mucosas (frotando contra las encías). Algunos consumidores se la inyectan, sola o mezclada con otras drogas.

Hombre esnifando cocaina

Efectos de la cocaína

Efectos inmediatos del clorhidrato de cocaína a dosis bajas:

  • Euforia (hiperestimulación, claridad mental y disminución de la fatiga)
  • Falta de apetito
  • Entusiasmo del estado de animo con mayor seguridad en si mismo
  • Disminución de las inhibiciones
  • Percepción de competencia y capacidad
  • Aumento del ritmo cardíaco y la presión arterial
  • Aumento de la temperatura corporal y sudoración
  • Dilatación pupilar

Si la dosis es elevada aparece una gran ansiedad y agresividad, alucinaciones, delirios, temblores y movimientos convulsivos. Tras ceder sus efectos iniciales, aparece  el llamado “bajón” (crash) con un tremendo cansancio, apatía, irritabilidad y conducta impulsiva

 Efectos a largo plazo:

  • Perforación del tabique nasal
  • Pérdida del sentido del olfato
  • Ronquera
  • Problemas para tragar
  • Secreciones nasales crónicas
  • Problemas de asma o dificultades para respirar
  • Desnutrición
  • Nauseas
  • Dolor abdominal
  • Apatía sexual o impotencia
  • Alteraciones neurológicas: dolores de cabeza y accidentes vasculares
  • Arritmias cardíacas
  • Ataques al corazón
  • Dolor en el pecho
  • Riesgos de mortalidad perinatal, abortos y problemas nerviosos en el recién nacido
  • Problemas en el embarazo y lactancia

La sintomatología psíquica que aparece con el consumo excesivo en un sujeto suele estar relacionada con los siguientes factores: tipo de sustancia, expectativas del sujeto, personalidad previa, estado orgánico y circunstancias ambientales.

En general, los efectos más comunes que provocan el consumo de cocaína son  irritabilidad, desasosiego, crisis ansiedad, depresión y disminución de memoria, atención, capacidad de concentración, juicio, razonamiento y control emocional de los impulsos.

Además en ciertos casos aparece la “psicosis cocaínica” que consiste en la aparición de ideas delirantes de persecución que aparecen poco después de la administración de la sustancia que lleva a la persona a un estado de confusión, pudiendo producir verdaderas crisis de pánico, perdida del sentido de realidad y cuadros alucinatorios. Este cuadro también puede llevar a reacciones agresivas hacia las personas del entorno del sujeto. Pueden aparecer además alteraciones de la imagen corporal, alucinaciones táctiles que describen la presencia de animales o insectos encima de la piel y que pueden ocasionar lesiones por rascado.

Las personas que se inyectan cocaína pueden experimentar una reacción alérgica aguda y al igual que cualquier usuario de drogas inyectables, tienen mayor riesgo de contraer el VIH y otras enfermedades de transmisión sanguínea. También suele aparecer un elevado riesgo de accidentes y conducta antisocial.

Bibliografía

 www.nida.nih.gov

www.tuotromedico.com

www.alboranpsicologia.com

www.mind-surf.net

“Drogas:mas información, menos riesgos. Tu guia” Plan nacional sobre drogas. Ministerio del interior.

 

 

 

Sobre Cristina Prieto 12 Artículos
Soy Psicóloga Sanitaria y Sexóloga Clínica. Me dedico a la evaluación, asesoramiento y tratamiento psicológico, sexual y de pareja en una consulta privada en Majadahonda (Madrid) además de atender a domicilio. Así mismo me desempeño en el área educativa como docente, impartiendo talleres de educación sexual y prevención de violencia de género. Para más información, puedes visitar mi página web: www.cristinaprietopsicologia.com

Sé el primero en comentar

Deja un comentario